Resurrección – Lev Tolstói

Resulta increíble que Tolstoi diera forma definitiva a Resurrección siendo un anciano de más de ochenta años ya que demuestra una claridad de ideas que ya la quisiéramos muchos cuarentones. La trama de la historia sirve como vehículo a través del cuál expresar y trasmitir su visión personal sobre la penosa situación política, religiosa y social de la Rusia Zarista, que a punto estaba de dar sus últimos coletazos, y que se manifestaba en un gran número de injusticias y situaciones miserables en las que el pueblo ruso llevaba todas las de de perder y sus mandatarios todas las de ganar. Sin embargo, Tolstoi no se limita a denunciar los males de su país sino que además propone soluciones utópicas e idealistas en las que están presentes siempre las enseñanzas de Jesucristo tal como aparecen reflejadas en los evangelios. Para ello, el autor utiliza la figura del príncipe Nejliúdov que a lo largo de la trama funciona como su perfecto alter-ego, adoptando en todo momento el rol de transmisor de sus ideas. LEER MÁS

Como su propio nombre indica Resurrección es la historia de una redención, la que experimenta el príncipe Nejliúdov, el cuál se siente culpable de la lamentable situación que padece Katia Máslova. La joven ha sido encarcelada injustamente, acusada de un crimen que no ha cometido. En su juventud, Nejliúdov sedujo y abandonó a Katia y él se siente responsable de su desgraciado sino así como de su encarcelamiento, ya que ha sido acusada por un error burocrático del jurado popular del cuál formó parte el propio Nejliúdov. Por ese motivo, el príncipe se siente en la obligación de librarla de la cárcel y está dispuesto incluso a casarse con ella. No voy a desvelar más detalles del argumento pero sirva esta breve sinopsis para explicar como a partir de un argumento más propio de un melodrama de época, Tolstoi hace un repaso de la penosa situación de la Justicia y del resto de administraciones públicas soviéticas formada por un funcionariado apático e insensible que no duda en encarcelar a ciudadanos injustamente o por error. De igual modo, realiza una descripción bastante detallada y descorazonadora de la inhumana existencia de los encarcelados en prisión, especialmente de las mujeres, así como de la penosa situación de los que eran trasladados a Siberia, condenados a trabajos forzados. Aquí, Tolstoi expresa interesantes reflexiones: ¿Cómo algunos seres humanos que no son mucho mejores, llenos de defectos y pecados, se erigen en el derecho de castigar a otros y llevarlos a prisión? Para el autor (y para Nejliúdov), la prisión no sólo no sirve para rehabilitar a los condenados sino que además los corrompen y pervierten, transformándolos en peores personas.

De igual modo, a través de la figura del Príncipe Nejliúdov se nos describe un retrato bastante completo y fidedigno, no falto de acidez, sobre el modo de vida de la aristocracia y la alta burguesía de la Rusia Zarista. Conforme éste se va haciendo consciente del cuál es la realidad social de su país, Nejliúdov se sentirá un desclasado, un sujeto que no se siente identificado con los usos y costumbres de su clase social, rituales en los que antes participaba sin rubor y con los que comulgaba perfectamente y se sentía cómodo y feliz; otro punto de contacto con Tolstoi que por aquel entonces vivía como un ermitaño. Incluso, llegó a abandonar a su familia para iniciar una peregrinación a ninguna parte, durante la cuál enfermó y falleció al llegar a una estación ferroviaria.

Otro punto de contacto entre Nejliúdov y Tolstoi reside en su idea de que la tierra no debía de pertenecer a un único propietario o terrateniente sino que debía de ser de todos. En el bloque central de la novela Nejliúdov decide repartir sus tierras entre los campesinos que trabajan para él, decisión que no es entendida demasiado bien por estos y que no termina de ser resuelta satisfactoriamente al final de la novela, quizá porque todos los proyectos iniciados por el autor en ese sentido fracasaron. Tolstoi también quiso repartir sus propiedades entre sus siervos pero esta idea no contó con la aprobación de su esposa y no pudo llevarse a cabo. Sin embargo, el autor se hacia su propio calzado y araba la tierra para extraer de ella sus alimentos.

Por lo tanto, Resurrección significa una suerte de reunión del pensamiento de Tolstoi; testamento ideológico en el que expresar sus conclusiones sobre la vida y de cómo se podrían solucionar todos los problemas de la Humanidad si todos nos pusiéramos de acuerdo en amar y respetar al prójimo y se pusiera en práctica la doctrina del Amor de Cristo. Quizá estas conclusiones nos pueden parecer algo cándidas, ingenuas o poco probables- lejos estaba Tolstoi de imaginar por aquel entonces los acontecimientos futuros que iban a convulsionar a su país pocos años después tras el derrocamiento de los Zares y la instauración del comunismo – pero lo cierto es que resultan sorprendentes formuladas por un anciano de más de ochenta años ya que se nos muestran exentas de pesimismo o desesperanza y llenas de fuerza, convicción y solidez. Y en eso radica, pienso yo, la emoción que me trasmite este texto, tan denso como inolvidable.

JOSEPH B MACGREGOR https://thebronkus.wordpress.com/

FICHA DEL LIBRO

Título: Resurrección | Autor: Lev Tolstói | Editorial: La Otra Orilla | Páginas: 480 | Precio: 18€ | Reseñado por MacGregor

9 comentarios en “Resurrección – Lev Tolstói”

  1. Magnífica reseña, MacGregor. Este es el libro que aún no he leído de Tolstoi, aunque he visto una película basada en él y conozco la trama. Quizás la fuerte carga ideológico-religiosa me frenó un poco la lectura. Pero la verdad es que lo has presentado de un modo bastante atractivo. Quizás me anime, siendo como soy tolstoiana, (en el sentido literario)

  2. Muchas gracias por esta interesante reseña. El libro acaba de caer en mis manos y quería conocer alguna referencia sobre él, puesto que se trata de una edición antigua que no contiene sinopsis en solapas o contraportada. Lo cierto es que las primeras líneas de la obra, por sí solas, ya invitan poderosamente a continuar la lectura. Me permito citarlas aquí:

    “Por mucho que cientos de miles de personas, reunidas en un corto espacio de terreno al que se han apegado, se esfuercen en llenar el suelo de piedras para que no crezca nada en él; por mucho que limpien ese terreno hasta de la última brizna de hierba; por mucho que impregnen el aire con el humo del carbón y el petróleo, por mucho que corten los árboles y obliguen a marcharse a todos los animales y aves, la primavera, hasta en la ciudad, siempre es primavera”.

    Fabuloso.

  3. Gracias por la reseña, estoy bastante de acuerdo en su contenido; es un gran libro. Tan solo quería señalar un error que se desliza en el texto, un anacronismo, sin duda involuntario: cuando dice que Tolstoi quiere hacer un repaso de la penosa situación de la Justicia y del resto de administraciones públicas se refiere a ellas como “soviéticas “, cuando el libro fue publicado en 1899, casi veinte años antes de la revolución rusa. Mejor decir “zaristas”, ¿no? Gracias de nuevo por la reseña.
    Saludos.

  4. Hace pocos días he terminado de leer Resurrección de Tolstoi. Es el primer libro que leo de este autor y me ha gustado mucho. Parece que fue su última obra que se publicó completa. Fue escrita en plena vejez, y condensa su pensamiento. O sea, he empezado por el final.

    Desde el punto de vista del formato se divide en tres partes cuyos capítulos son cortos, lo que a mi juicio facilita la lectura. La edición que he manejado es la de Alianza Editorial 13/20 cuya letra es muy asequible. El libro, aunque tiene unas 650 páginas no se hace pesado en ningún momento. Digo esto desde el punto de vista físico también, ya que son volúmenes muy manejables. (algo muy importante para mi que me gusta leer tumbado).

    Cuenta la historia de un señorito que echa a perder a una chica y pasados unos años se da cuenta del mal tan tremendo que ha hecho. Intenta repararlo, en la medida de lo posible pero ya es tarde.

    Este argumento es el marco que sirve para provocar en él un proceso de reflexión que viene a ser como si le hubieran quitado un velo que no le dejaba ver, oír, pensar ni sentir, o como si le hubieran quitado la capa exterior o coraza que impedía que toda esa miseria calara tan hondo.

    Desfilan por su historia jueces corrompidos, funcionarios insensibles, sobornables, religiosos cuyo oficio es pura inercia, nobles que son todo menos eso, amigos que han cambiado, mujeres buenas, no tan buenas y malas, idealistas, aprovechados, psicópatas, sectarios, fanáticos. A lo largo de sus páginas uno siente esperanza, ternura, frustración, desolación, vergüenza..

    Pretende ser reflejo de Rusia en aquella época de los mil ochocientos, pero es perfectamente aplicable aquí y ahora ya que los sentimientos y las pasiones humanas poco han cambiado desde entonces.

    • Muy bueno tu comentario Angel, totalmente de acuerdo cuando dices “aplicable aqui”, no se donde tu vives, pero no creo que hoy en dia, haya lugar de la tierra donde el contenido de lo que tu finalmente apuntas, no tenga vigencia.
      LLegue a ella porque estuve leyendo las “Confesiones de J.J. Rousseau y Tolstoi aparece citado en muchos de los contenidos de esta obra de Rousseau.
      Cito una de la que me parece con total actualidad. CAPITULO XI, dialogo de Nejludov con el abogado Fanarin cuando este último dice; “sepa Ud, que jueces, fiscales y magistrados no son sino empleados que esperan el sueldo a fin de mes,
      y para ganar ese sueldo, juzgan y condenan al lucero del alba”.
      Gracias por tu aporte.

  5. lamentablemente en el pPeru mi pais los libros son caros a veces inalcanzables por el poco respeto a la cultura evidio apaises como españa o argentina.TOLSTOI siempre es para mi un representante de la humanidad e podido ver en peliculas ana karenina en 4 versiones guerra y paz y ultimamente resurreccion me auno al hecho de que el contenido de sus novelas dejan esperanza , desolacion , fustracion impotencia y sobre todo ver la ferocidad de nosotros pobres seres humanos gracias ( recomiendo ver la pelicula la ultima estacion con la gran hellen mirren)

  6. Sin ánimo de emitir el mas mínimo spoiler, pero el final no me consuela, no hay caso.
    Es la primera obra que leo de él, ¿las demás son similares?
    El desarrollo me pareció muy interesante e intenso pero, ya saben, es como lanzarse en paracaídas y que éste no se abra… según yo claro.

    De todas maneras el libro deja muy recomendadas sus demás obras, sólo que advierte más precaución la próxima vez.

  7. Muy de acuerdo con tus comentarios. para mi Tolstoi es un gran pensador de la humanidad que afectó poderosamente a muchos, entre ellos a Gandhi en quien inspiro su satyagraha , podria parecer pesimista, pero esa no fue su intención creo, en el fondo sostiene la esperanza de que las enseñanzas de Cristo sean entendidas baste leer EL REINO DE DIOS ESTA EN VOSOTROS o LA MUERTE DE IVAN ILYCH En RESURRECCION nos preguntamos hasta donde puede llevar el arrepentimiento.

Los comentarios están cerrados.