Comparativas

Estocolmo y sus sagas

19 de Septiembre de 2015


Con el telón de fondo de la ciudad de Estocolmo enfrentamos a la campeona de las sagas de este milenio (Millenium) con la candidata alemana para plantarle cara (Los rostros de Victoria Bergman).

Cuatro entregas de Millenium han hecho de la saga la más conocida en el mundo de la novela negra. Lisbeth Salander ha sido sacralizada en el profano mundo de los personajes femeninos más radicales y solo la muerte de Stieg Larsson hacia prever la conclusión de la colección quedándose en trilogía. La incorporación de David Lagencrantz para la cuarta parte estira el presente y el futuro de la misma indefinidamente.

Mientras Erik Axl Sund, es decir, estos dos alemanes con pintas raras han saltado a la arena del thriller psicológico compartiendo escenario con Millenium. Misma ciudad, mismo tiempo, diferentes asesinatos, diferentes planteamientos.

En Millenium 4 la trama es enrevesada y hasta cierto grado adictiva. Sobre todo después de la página 200. Se juega con el lector dejándole pistas que se irán resolviendo más adelante lo cual le permite interactuar. Las largas explicaciones son un poco áridas pero el lector ocasional (o de periódicos) gusta de esas explicaciones para saber qué terreno pisa.

Lisbeth Salander es ya una superheroína en esta entrega . No flaquea hasta la última página (literalmente) y sus adeptos pueden colocarla en los altares por todo lo que hace.

La multitud de personajes y de localizaciones se soluciona con un recurso magnífico: el resumen progresivo, a saber, cada cincuenta o cien páginas el autor hace que sus personajes comenten lo sucedido en esas páginas. De esa forma se colocan pequeñas rocas en el río para que vayamos saltando de una en una.

Hay una cierta nota de humor que las tres anteriores obras no tenían. De hecho la primera escena de acción parece de Mortadelo y Filemón o de Pippi Calzaslargas como la propia novela dice. Un cierto tono almodovariano flota por todo el texto. Es una forma de jugar con la exageraciones que encontramos para que sea más fácil aceptarlas.

Para nota alta Lagencrantz usa un recurso propio de García Marquez: anticipar lo que va a suceder muchas páginas antes. Todos recordamos el comienzo de Cien años de soledad “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.” El nuevo autor de Millenium lo usa en los momentos claves. Por ejemplo, en la página 443 después de que su nuevo compañero Andrei se disculpara para no tomar unas cervezas con Blomqvist leemos: “Mikael recordaría ese momento durante un buen tiempo”. Parece fácil copiarlo pero hay que estar ahí para hacerlo bien.

El que tache de torpes e inútiles a los suecos y a sus habitantes en muchos ámbitos permite que los del sur de Europa lo leamos con mucha imparcialidad.

Por contraste Los rostros de Victoria Bergman parten de un argumento más ortodoxo y más realista. Dos son sus personajes principales: La inspectora Kihlberg y la terapeuta Zetterlund se verán formando equipo en la resolución de este y otros casos. A medida que su relación se estrecha, tendrán que enfrentarse a las mismas preguntas: ¿cómo es posible que en una persona afloren semejantes rasgos de inhumanidad?, ¿cuándo es la víctima la que se convierte en depredador?

Erik Axl Sund ofrecen una trilogía  que no alcanza a ser un thriller sino una obra policiaca con grandes dosis psicológicas, casi ninguna escena de acción y muchos ingredientes de los noticiarios de cada día. Abuso de menores, indiferencia o maltrato de inmigrantes, machismo y sexismo en todas sus escalas, amor y desamor, y violencia, mucha violencia pero sin regodeos innecesarios son las bases de su éxito.

 

He de decir que las primeras cien páginas enganchan de verdad. El lector se encuentra sediento de resoluciones. Sin embargo las partes centrales de la primera y la segunda entrega se entretienen con múltiples lineas argumentales que hacen avanzar poco el desarrollo y preparar el pequeño desenlace de la primera y la segunda a la espera de la conclusión final en la tercera.

 Cada entrega se acaba con un buen sabor de boca y deseos inminentes de seguir con la siguiente parte. El argumento va cambiando según se avanza la obra creando innovadoras expectativas en el lector
 

Ritmo aceptable, argumentos muy actuales, y mujeres protagonistas proclaman el éxito de esta obra que ha vendido millones en Europa. Su lectura fácil y su formato pequeño harán que duré muy poco en nuestras manos.

En su contra está el ser un único libro en tres partes. Dividirlo en trilogía es una estrategia de mercado. Con un sólo volumen de mil páginas lo habrían bordado y estaríamos esperando más entregas pero tan dosificado pierde interés comparada con Millenium

 
Resumen: Creo la candidata Los rostros de Victoria Bergman tienen menos intensidad que Millenium y que la obligación de leer la segunda y tercera parte puede frenar un poco su lectura.
La ganadora clara vuelve a ser Lisbeth Salander.

Log in to flag

Lo que no te mata te hace más fuerte (Millennium 4)

David Lagercrantz

Resumen

Lisbeth Salander está inquieta. Ha participado en un ataque hacker sin razón aparente y está asumiendo riesgos que normalmente evitaría. Mientras, la revista Millennium ha cambiado de propietarios. Quienes le critican, insisten en que Mikael Blomkvist ya es historia. Una noche, Blomkvist recibe la llamada del profesor Frans Balder...

Log in to flag

Catarsis (Los rostros de Victoria Bergman 3)

Erik Axl Sund

Resumen

¿Cómo una víctima se convierte en monstruo? Un viaje a las profundidades de la psique humana. El desenlace final de «Los rostros de Victoria Bergman», la trilogía que arrasa en toda Europa. Un automóvil calcinado. En su interior, los cuerpos de dos mujeres. Se trata de los cadáveres de las principales sospechosas de un viejo crimen...

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?