La Prueba

La Prueba

Lo que no te mata te hace más fuerte (Millennium 4)

David Lagercrantz

  • 464

Lo que no te mata te hace más fuerte (Millennium 4)

David Lagercrantz

Resumen

Lisbeth Salander está inquieta. Ha participado en un ataque hacker sin razón aparente y está asumiendo riesgos que normalmente evitaría. Mientras, la revista Millennium ha cambiado de propietarios. Quienes le critican, insisten en que Mikael Blomkvist ya es historia. Una noche, Blomkvist recibe la llamada del profesor Frans Balder...

18 de Septiembre de 2015

Iniciamos esta sección poniendo a prueba la obra que pretende ser la más vendida de la temporada, la cuarta parte de Millenium escrita ahora por David Lagencrantz. El título original en sueco es mas corto que el que se le ha dado en español. Se queda en “Lo que no nos mata”. Aquí se le añade “nos hace más fuerte” siguiendo la moda de alargar innecesariamente lo que podría ser breve. Cómo bien sabrán ustedes, esta frase es de Nietzsche y en el libro se aplica, como no, a Lisbeth Salander y su cruda infancia. Grandes preguntas se ciernen sobre esta obra e intentaremos contestarlas todas: 

 

 

¿Se nota que no es Stieg Larsson quien lo ha escrito?

 

Eso es como preguntar si lleva cebolla la tortilla. Si te dicen que no, te la comes y ni te enteras, y si te dicen que sí la detectas al instante. Mi respuesta es no. Después de leer los anteriores soy incapaz de detectar que no sea Stieg Larsson. Y no se nota porque se utilizan muchos recursos estilísticos del fallecido autor sueco. Anticipamos algunos.

    - Diálogos ágiles y muy vivos
    - Largas disquisiciones sobre asuntos técnicos, militares, de espionaje, etc
    - Descripciones exageradas de los secundarios y los terciarios
    - Deux ex machina continuos para salvar a sus protagonistas principales. De los secundarios como ya se anticipó en algunos spoilers por parte de la editorial hay algunas bajas.
    - Todos los personajes son buenos o son malos. El único gris es el investigador Bublansky y es por causa de sus dudas religiosas
    - Pocas escenas de acción pero bien contadas
    - Puntos de vista diferentes de la misma escena enfocados en distintos personajes.
    - Estilo periodístico general, fresco y dinámico

Así las cosas resulta fácil entrar en la obra y leerla al margen de quien la haya escrito. Tampoco le hubieran dado nunca el premio Nobel a Larsson lo cual quiere decir que editorialmente se puede crear un producto procesado como es este que contente a sus seguidores. En cualquier caso citaré a Jesucristo quien dijo “El alumno no es superior a su maestro, pero todo el que esté perfectamente instruido será como su maestro.”

 

LO MEJOR

 

La trama es enrevesada y hasta cierto grado adictiva. Sobre todo después de la página 200. Se juega con el lector dejándole pistas que se irán resolviendo más adelante lo cual le permite interactuar. Las largas explicaciones son un poco áridas pero el lector ocasional (o de periódicos) gusta de esas explicaciones para saber qué terreno pisa.

2) Lisbeth Salander es ya una superheroína en esta entrega . No flaquea hasta la última página (literalmente) y sus adeptos pueden colocarla en los altares por todo lo que hace.

3)La multitud de personajes y de localizaciones se soluciona con un recurso magnífico: el resumen progresivo, a saber, cada cincuenta o cien páginas el autor hace que sus personajes comenten lo sucedido en esas páginas. De esa forma se colocan pequeñas rocas en el río para que vayamos saltando de una en una.

4)Hay una cierta nota de humor que las tres anteriores obras no tenían. De hecho la primera escena de acción parece de Mortadelo y Filemón o de Pippi Calzaslargas como la propia novela dice. Un cierto tono almodovariano flota por todo el texto. Es una forma de jugar con la exageraciones que encontramos para que sea más fácil aceptarlas.

5)Para nota alta Lagencrantz usa un recurso propio de García Marquez: anticipar lo que va a suceder muchas páginas antes. Todos recordamos el comienzo de Cien años de soledad “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.” El nuevo autor de Millenium lo usa en los momentos claves. Por ejemplo, en la página 443 después de que su nuevo compañero Andrei se disculpara para no tomar unas cervezas con Blomqvist leemos: “Mikael recordaría ese momento durante un buen tiempo”. Parece fácil copiarlo pero hay que estar ahí para hacerlo bien.

6) El que tache de torpes e inútiles a los suecos y a sus habitantes en muchos ámbitos permite que los del sur de Europa lo leamos con mucha imparcialidad

LO PEOR

 

Empiezo por la encuadernación. A mí me indigna que una obra así, que seguro va a pasar de mano en mano, se quede descuajaringada por el lomo con solo una lectura. Al ir pegada en vez de cosida la obsolescencia programada cumple antes su cometido. No solo se ahorra en costes sino que se obliga al lector a no prestársela a nadie si la quiere conservar,

2) La acción no comienza hasta la página doscientos, lo cual hace que el lector dedique varias horas hasta sentir que llega lo sabroso de la trama. Creo que eso alejará a los novatos de la saga, pues solo habiendo leído las anteriores y previendo lo que vendrá se consigue alargar la espera.

3) Antes mencionaba los deux ex machina continuos o recursos teatrales de última hora.  Se abusa de ellos, y aunque ciertamente tiene tintes de fantasía, tantas salidas la colocan a veces más cerca de James Bond o Misión imposible que de un libro serío.

4) El papel de superwoman de Liisbeth Salander roza el esperpento. Se le atribuyen poderes que sobrepasan lo creíble. Por ejemplo se habla en la página 612 de un libro de actas sobre corrupción de la NSA “lleno de jerga interna, abreviaturas extrañas y referencias de lo más críptico, que sin embargo, como ella estaba puesta en el tema, lo entendió sin problemas.” Demasiado fácil, y como esta hay muchas.

 

¿Puedo comenzar en la saga con este libro sin haber leído los anteriores?

 

La respuesta es sí, pero con reservas. Las primeras doscientas páginas se encargar de recapitular lo suficiente. Más allá de la 400 una conversación cubre los huecos que quedan, pero seguro que queda muy colgado todo si no se han leído los previos.

 

Resumen

 

Un buen producto de consumo rápido, entretenido, multiventas y con dosis de actualidad y periodismo de investigación interesante. Como buena novela negra incluye crítica social. La moraleja la encontramos en la página 521 “El espionaje industrial es parte de la misión patriótica”.

 

 

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?