Resena

Reseña

La biblioteca de los libros rechazados

David Foenkinos

Por Rafael Martín
  • 260
  • 0

La biblioteca de los libros rechazados

David Foenkinos

Resumen

El autor que conquistó a más de tres millones de lectores con La delicadeza y ganó el Premio Renaudot y el Goncourt des Lycéens con Charlotte, vuelve con una trepidante novela de misterio, en la que no faltan el romanticismo y el humor y que demuestra que un solo libro puede cambiar la vida de los lectores. ...

10 de Julio de 2017

David Foenkinos (París, 1974) está tendiendo en sus novelas hacia ese tipo de narración y esa estética ‘Amélie’ de cierta influencia en el reciente cine francés. Se trata de plantear una historia amable en la que los personajes principales se ganan el derecho a la redención y la felicidad, y los secundarios acceden a su cuota correspondiente según sus méritos. Los guiños a cámara se sustituyen por apartes del narrador en forma de notas, mientras se mantienen los cambios bruscos de encuadre. No es casualidad que para la versión cinematográfica de su éxito ‘La delicadeza’, que él mismo adaptó y dirigió, Foenkinos eligiera a Audrey Tautou para encarnar a su personaje.

La portada que Alfaguara ha elegido para la última novela del francés se aviene perfectamente con el estilo del que hablamos, aunque el título original, ‘Le mystère Henri Pick’, se ha cambiado por ‘La biblioteca de los libros rechazados’, buscando atraer a ese lectorado que siente debilidad por las bibliotecas y los libros malditos. Esa zanahoria, de hecho, puede haber espantado a hastiados seguidores del tema cansados de mediocridades. Si es su caso, le invito a darle una oportunidad a un texto bien escrito, agradable de leer y que mantiene la intriga hasta el final.

El misterio en cuestión es el de la autoría de una obra maestra hallada en una biblioteca de un pueblo de Bretaña. El descubrimiento corre a cargo de una pareja formada por una joven editora mimada por el éxito y un joven escritor despreciado por aquel, y tiene lugar en una biblioteca donde se acumulan los textos que no fueron admitidos por ninguna editorial para su publicación. Foenkinos nos recuerda que esa idea corresponde al escritor beat Richard Brautigan, y a nosotros nos suena a planteamiento vilamatiano, o más bien a su equivalente francés, el que Jean-Yves Jouannais desarrolló en ‘Artistas sin obra’.

Esa propuesta permite a Foenkinos tanto el juego de la intertextualidad como el divertimento de convocar a personajes del mundo de la edición francesa actual, desde los propios editores hasta críticos, periodistas y, por supuesto, autores, ya sean emergentes como Binet o más mediáticos como Beigbeder o Houellebecq. Porque aquí se debate el espinoso tema del peso que una hábil promoción puede tener en el devenir de una obra literaria, y el azaroso destino de aquellas que quedan al margen de los circuitos habituales.

Tan azaroso como el de las relaciones sentimentales que, como no podría ser de otra forma, Foenkinos desmenuza ante el lector, expectante, por otra parte, ante la aparición en escena de un crítico literario dispuesto a reivindicarse desenmascarando al supuesto autor de la genial obra. Entre las dos intrigas, la sentimental y la literaria, se establecen sutiles conexiones que pretenden dotar de unidad al texto, mientras introducen equivalencias entre este y la obra descubierta. Un juego de espejos que no viene a recargar, sin embargo, la ligereza de una lectura digna de un comienzo de verano.

 

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?