Actualidad

Septiembre puede esperar

27 de Septiembre de 2017

Una escritora desaparecida. 

Un misterio sin resolver. 

Una estudiante decidida a desvelar los secretos del pasado

Septiembre puede esperar, de Susana Fortes (Planeta, 2017) es un original thriller en el que la autora nos invita a un juego literario en el que se van mezclando las realidades de las dos protagonistas, en una trama de intriga, misterio y suspense, con continuos giros y revelaciones, que se desarrolla en un apasionante contexto histórico de espionaje.
 

Susana Fortes es licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Santiago de Compostela y en Historia de América por la Universidad de Barcelona. Recientemente ha estado en Estados Unidos compaginando la docencia de español en el Estado de Luisiana con conferencias universitarias en la Universidad Interestatal de San Francisco. En la actualidad reside en Valencia donde imparte clases en un instituto.

Con su primera novela, Querido Corto Maltés, ganó en 1994 el Premio Nuevos Narradores. En 2001 fue finalista del Premio Primavera, convocado por la editorial Espasa, con la novela Fronteras de arena. Además ha publicado Las cenizas de la Bounty (Espasa 1998); Tiernos y traidores (Seix Barral 1999), y el cuaderno de cine Adiós, muñeca (Espasa, 2002).

El azar de Laura Ulloa (Planeta, 2006), que recibió el Premio de la Crítica en la categoría de narrativa otorgado por la Asociación de escritores y críticos de la Comunidad Valenciana, y Quatttrocento, se ha convertido en un fenómeno de ventas internacional. Su última novela, Esperando a Robert Capa, ha recibido el Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2010. Susana Fortes colabora habitualmente en el diario El País, así como en revistas de cine y literatura.

Con Septiembre puede esperar nos invita a disfrutar con una historia de protagonistas potentes, que se adentra en sus mentes y corazones, ofreciéndonos un relato intenso y emocionante a la vez que una trama de misterio y suspense perfectamente hilvanada y resuelta.

Rebeca Aldán nos adentra y guía por la historia con su relato en primera persona. Estudiante española de filología especializada en literatura inglesa contemporánea decide realizar su tesis sobre Emily J. Parker, una misteriosa escritora que desapareció sin dejar rastro en Londres, el 8 de mayo de 1955, mientras la ciudad celebra el décimo aniversario del final de la II Guerra Mundial.

La protagonista se esfuerza por convencer a los profesores del Departamento de Filología Inglesa para que dirijan su tesis sobre la desaparición de Emily, pero se encuentra con el rechazo de todos al considerar que el proyecto parece poco serie fruto más bien de una detective aficionada. Pero, finalmente, un profesor británico jubilado acepta encargarse de la tesis y le ofrece su ayuda si decide ir a Londres.

De forma providencia, Rebeca consigue una beca que le permite dejar todo atrás y viajar hasta la capital inglesa para seguir los pasos de la misteriosa escritora, una de las novelistas más individuales y sutiles de su generación. Convencida de que en la vida siempre hay una secuencia que responde a alguna clase de lógica y que todo tiene un porqué, se dispone a nadar en el pasado para descubrir qué le ocurrió a Emily, encajar las piezas de su misteriosa vida y atar todos los cabos sueltos que se va a ir encontrando por un camino que se va a mostrar mucho más complejo y enigmático de lo que podía imaginar y que va a sumergirla en las entrañas del apasionante mundo del espionaje británico y de las siempre complicadas relaciones sentimentales y pasiones secretas.

Y poco más se puede contar de la trama, lo mejor es dejarse seducir por la propuesta de la autora y seguir los pasos de Rebeca mientras sigue los pasos de Emily, viendo cómo las dos vidas se van entrelazando y casi confundiendo, permitiéndonos conocer mejor a cada uno de los dos personajes, llenos de matices y rincones por descubrir. Vida, historia y literatura se dan la mano así a lo largo de toda la trama.

Y, tranquilos, aunque todo parece cada vez más complejo y confuso, Rebeca seguirá con tenacidad el acertado consejo de su abuelo: "si uno se mantiene firme en un surco y resiste, acaba encontrando lo que busca".

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?