Actualidad

Alianza recupera la figura de Schwob, precursor de Borges

1 de Marzo de 2017

Con espléndidas traducciones de Mauro Armiño y Antonio Álvarez de la Rosa, Alianza Editorial publica en su colección El Libro de Bolsillo la Biblioteca Marcel Schwob con cuatro volúmenes: Vidas imaginarias, Corazón doble, El libro de Monelle El rey de la máscara de oro / La cruzada de los niños.

 

Se recoge en ellos la obra narrativa de un autor fundamental, secreto durante mucho tiempo y cada vez más conocido, porque la potente sombra de sus propuestas narrativas se ha proyectado en la literatura posterior.
 

Schwob está en el origen de la Historia universal de la infamia de Borges, pero también –a través del argentino- en la raíz del Confabulario de Arreola, de las Falsificaciones de Denevi, las Fabulaciones de Perucho y los Sueños de sueños de Tabucchi, recreadores de vidas y de voces. Y se podrían añadir más nombres que han asumido la herencia de Schwob: Cunqueiro, Bolaño, Vila-Matas...
 

Y es que hay una red de relaciones -lógicas y secretas a la vez- que une en algún alto lugar de la literatura a Stevenson con Villon y a este con Shakespeare o Poe. Muchas de las líneas de esa red las ha trazado o las ha recorrido Marcel Schwob, que -escribe Antonio Álvarez de la Rosa en la 'Presentación' de Vidas imaginarias- "asumió que la brújula vital de un escritor solo marca el norte de su escritura, el deseo de crear, sabedor de que toda lectura interesante, literaria o erudita, sirve para alimentar la pluma, la irresistible atracción de dejar de ser uno para mudarse e instalarse en los mundos que va creando, imanes de lo maravilloso y de lo insólito."

Decía Borges hace décadas que “en todas partes del mundo hay devotos de Marcel Schwob que constituyen pequeñas sociedades secretas.” Hoy las cosas han cambiado: el número de devotos de Schwob ha aumentado mucho, a la sombra creciente de un autor irrepetible y con colecciones como esta de la Biblioteca Marcel Schwob en El Libro de Bolsillo de Alianza Editorial sus lectores ya no forman parte de esas pequeñas sociedades secretas.

 

Santos Domínguez

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?