Reseña de El eco de la piel de Elia Barceló

Elia Barceló no es autora de un género en particular. Ha demostrado ser capaz de escribir ciencia ficción, novela negra, juvenil, y también la llamada realista o costumbrista. Con una voz sólida, personal y única se ha labrado una reputación dentro del mundo de la literatura que sus últimos trabajos como El color del silencio y esta El eco de piel no hace más que acrecentar. Ella trabaja con pasión en sus obras y, sin duda está en sus mejores años como escritora. El eco de la piel es, posiblemente su novela más lograda, una obra para entrar con paso firme dentro de lo que se llama novela literaria, que no es ni más ni menos que literatura con mayúsculas.

La premisa que la autora alicantina plantea es la siguiente ¿Quién recordará tu vida? ¿Quién sabrá realmente quién fuiste? Somos lo que nos narramos a nosotras mismas, somos seres tejidos con palabras propias y ajenas, la piel que serpentea por los caminos del tiempo. Para interpretar esta idea podía haber elegido mil argumentos pero se decanta por la cercanía del mundo que conoce, la fabricación de calzado en Alicante. Elia Barceló crea a dos grandes mujeres Ofelia Arráez y Sandra su biógrafa que sin haberse cruzado en el tiempo viajarán por él conectando esos hilos que tejen lo que realmente somos..

Cuando a Sandra Valdés, joven historiadora en paro, le encargan que escriba la biografía de Ofelia Arráez —la gran empresaria y constructora, referente obligado en el mundo de la moda del calzado femenino—, ella acepta el reto sin imaginar los secretos que se ocultan en los noventa años de esa mujer contradictoria y poderosa, sin saber que lo que va a descubrir cambiará también su vida.

Es esta una novela fuerte potente, no solo en el contenido sino también en la forma al usar con una técnica narrativa peculiar y una estructura sorprendente. Todo vale para encandilar al lector con el truco de magia que representa página tras página. Y cuando acaba el contenido, cuando el truco ha funcionado ante nuestros ojos, nos arrastra a misterioso final en el que el mecanismo del truco será desvelado volviendo a sorprendernos.

Uno se enamora de los personajes de esta novela, todos con sus defectos y virtudes. Cada uno reflejado con su idiosincrasia propia muy bien tejida al margen de la edad o la función que cada uno representa.

La búsqueda de la identidad hará al lector plantearse quién es para sí mismo, quién es para los demás y qué se contará de su vida cuando falte. El eco de la piel es casi enciclopédica por la cantidad ingente de asuntos que trata, la historia de España desde la guerra civil hasta ahora, la fabricación de zapatos, hasta aprenderemos de botánica. Seguiremos la conversión de una mujer de pueblo hasta llegar a su Cosmopolitismo pasando de pronto por París y Nueva York con un contraste muy bien conseguido. Pero fundamentalmente nos habla de personas, nos habla sobre nuestra corrupción cuando engañamos a quienes tenemos al lado, cómo nos gusta el dinero, el poder, y la displicencia y cómo nos excusamos siempre en esas búsquedas.

Una obra maravillosa de una escritora en la plenitud de su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *