La autoayuda, un género que ha de estar respaldado por profesionales

A estas alturas no hay quien discuta el éxito de los libros de autoayuda. Su posicionamiento en los primeros puestos del mercado editorial, viene dado por el apetito masivo de un conjunto de lectores que necesita de alguna manera, encontrar fórmulas de aplicación cotidiana para lograr ciertas habilidades a la hora de afrontar la vida, ya sea desde un punto de vista social, sentimental, o de otra índole. Ante este panorama, cabe tomarse la molestia de incidir un poco en lo que subyace detrás de algo así.

Una de las razones que explica este triunfo del género en cuestión, hay que buscarlo en varios elementos que se combinan a la perfección como piezas de un mismo engranaje. En este sentido, encontramos en un primer término el contenido de este tipo de libros, se trata de un asunto que entraña temas muy específicos acerca de la conducta humana y sobre las pautas a seguir de cara a obtener ciertos logros personales. Sin duda, una temática que puede seducir a cualquiera, pues todos contamos de alguna manera con la necesidad de un mejor desarrollo personal.

Por otro lado, tenemos el gran motor que se encarga de mantener vivas estas publicaciones, es decir, el lector. Un lector cuyo perfil es poliédrico, pero que sin embargo, guarda un punto clave a partir del cual se despliega todo su interés por la autoayuda: el afán por mejorar y ayudarse a sí mismo frente a los obstáculos que la existencia comporta.

La confección ideal

Una vez tomada la decisión de embarcarse en este ramillete de lecturas, es aconsejable investigar quién está detrás de la autoría de los libros que pretendemos seleccionar. Y es que el problema del éxito de la autoayuda, es que ha servido para que cualquiera se crea capacitado para llevar a cabo una escritura de estas dimensiones emocionales, por lo que conviene asegurarse de que el autor está capacitado para ello.

En este contexto, nunca sobra cerciorarse de que el autor cuenta con cursos universitarios que sirvan para respaldar tanto su credibilidad como el contenido que aporta. Ésta es una manera de comprobar que estamos frente a una persona cualificada, tanto en la teoría como en la práctica, y que sus competencias profesionales están a la altura de lo que vende. De hecho, la importancia de un curso universitario no sólo radica en los beneficios que reporta de cara a un mejor futuro laboral, sino en las habilidades y capacitación que aporta al interesado.

Todo autor de algo tan sensible como la autoayuda, debe contar con una trayectoria académica específica que le permita desarrollar su temática de una forma profesional. No basta con haber pasado por la universidad, sino que lo ideal es que además de eso, lo haya hecho centrándose en ramas concretas del conocimiento que habiliten para la enseñanza de la autoayuda.

En este caso, lo más idóneo es que incorpore en su currículum algún curso online coaching para garantizar una confección ideal en sus publicaciones. Se trata de un curso que profundiza en la manera de formar profesionales que sean capaces de entrenar a personas en la consecución de objetivos personales. Para ello, se proyectan una serie de técnicas concretas, encaminadas a una certificación de garantía.

¿Son útiles los libros de autoayuda?

Son numerosos los estudios de carácter oficial que han concluido la repercusión positiva que este tipo de lecturas tiene para el ser humano, y es que su gran virtud está en el hecho de que en múltiples casos, el sujeto ha logrado calmar diferentes conflictos de carácter emocional.
De igual modo, contribuyen de un modo efectivo y a través de las diferentes terapias y métodos, a generar en el lector los hábitos necesarios para mejorar su desarrollo personal, en todos los sentidos. Eso sí, se trata de un trabajo en el que la impaciencia no tiene cabida, puesto que sus resultados están previstos para un medio y largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *