Reseña y Entrevista a Ana B. Nieto por El club de las 50 palabras

El club de 50 palabras es el libro más tierno y mágico que nos vamos a encontrar en este comienzo de 2019.
En el la autora Ana B. Nieto presenta a David un niño que vive con su madre soltera en una localidad a orillas del Mediterráneo. Ella pertenece al club de las 50 palabras, un club de lectura en el cual 50 mujeres han llegado un acuerdo para leer libros en inglés y comentarlos en la España de los años 50. Un día de la madre de David le dice que tiene que marcharse de viaje y que volverá “Lo antes posible”. Ese abandono, siendo tan pequeño, le transmite la sensación de que hay algo oculto detrás del viaje de su madre. Una inundación de agua salada en el sótano de la casa sirve de detonante para que David cree una historia de imaginación y magia que le hará imaginar que su madre tiene vínculos con el mar y que del otro lado del océano está llamándole y comunicándose con él.
Así, cuando va creciendo, se convierte en el hombre más joven en dar la vuelta al mundo en un velero. Todo ello movido por el deseo de encontrarse a diario con su madre en ese mar que cree que se la ha arrebatado.

Por tanto la memoria, el ajustarla al deseo que tenemos, y la sensación de pérdida que nos permite ajustar esa memoria están implícitos en esta tierna y mágica novela. Dejemos ahora que la autora Ana B. Nieto conteste unas preguntas relacionadas con El club de las 50 palabras

1. ¿Qué papel juega la memoria en tu novela?

Actúa como vehículo narrativo porque el que habla es un hombre mayor, que sin embargo ha alcanzado ese punto en que se recupera gran parte de la inocencia y se vuelve a conectar con el mundo de la infancia. Cuanta más distancia hay entre lo sucedido y lo relatado, más se puede transformar ese relato biográfico y cobrar tintes novelescos, poéticos, mitológicos… El tiempo actúa sobre él de una manera fascinante e impredecible. En ese sentido, lo que conocemos como biografías son siempre reconstrucciones, ficciones, lo cual no quiere decir que no sean verdaderas porque el tiempo ayuda a desechar lo superfluo y abrillantar lo fundamental. Cambia la forma, pero se revela el fondo.

2. ¿Cómo nos afecta lo que hemos perdido?

Somos tanto lo que tenemos como lo que nos falta. Los vacíos, al igual que las sombras, ocupan un sitio en nuestro interior. Las cosas que se pueden hacer para lidiar con eso pueden ser extraordinarias en el mal sentido y también en el bueno. Quien ha perdido mucho, si se deja dominar por el miedo a perder más, se puede convertir en alguien atroz. En cambio, si se libera de ese miedo, es capaz de despertar lo maravilloso, de hacer cosas que asombran a los demás. Es como una gran piedra que te puede aplastar o sobre la que puedes subirte como mirador del mundo, dependiendo de si estás por debajo o por encima de ella.

Recomiéndanos tu obra en un par de frases

El vínculo entre una madre y un hijo, ese misterio interior, es capaz de sostener una vida entera y conducirla a un viaje extraordinario. Una novela poética, de emociones profundas, sobre la inspiración vital y el poder necesario de las ilusiones.

 

Sin duda, la apuesta más tierna mágica y entretenida que tenemos para este mes de enero es esta novela, El club de las 50 palabras, un libro que no dejará a nadie indiferente y qué emocionada a cualquiera que se acerque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *