La satisfacción de leer y regalar libros de papel (y que lleguen perfectos en su caja)

Los lectores actuales pueden elegir entre libros digitales y libros impresos. Entre las cosas que les gustan a quienes prefieren leer libros impresos se encuentran ciertos valores que no solo son acertados para ellos sino también para aquellos a quienes se los regalan.

Por ejemplo, puedes pasar horas en una librería y sentir que no has perdido el tiempo. Todo lo contrario, sientes que has disfrutado de algo especial. Además sabes bien que la belleza de un libro impreso no la supera nada, el lomo, la portada, las hojas, son algo que tus manos necesitan experimentar y nunca lograrás satisfacer a través de una pantalla táctil. Y qué decir del olor de un libro ¿no es algo inigualable y necesario en tu vida? Incluso existen perfumes con olor a libros, o velas aromáticas ideales para acompañar la lectura o simplemente recordar ese aroma que las tablets jamás tendrán.

Pero sin duda quienes aprecian los libros impresos tienen a su alcance la posibilidad de compartir su pasión con otros. Regalar libros en las citas, los aniversarios o los días señalados como Sant Jordi es un placer inigualable para ellos. También para quienes los reciben debe ser un placer.

No obstante, en ocasiones puede suceder que esa experiencia tan buena se menoscabe mucho por la presentación. Quién no ha recibido un libro desastrado, mal envuelto, húmedo o que el cartero ha tirado de cualquier manera. Afortunadamente ahora hay cajas para libros especialmente diseñadas para que los libros no sufran por el camino y lleguen intactos a su destino. Así nos aseguramos que nuestra inversión en lectura llega intacta a la persona que queremos halagar con nuestro regalo.

Otra cosa que solo entiende quien prefiere leer libros impresos es sentir la satisfacción que da el pasar una página, eso te da vida. Nunca es igual hacerlo en papel a hacerlo digitalmente. Deslizar no es igual a pasar una página. Jamás.
¿Eres de los que guardan recuerdos importantes dentro de sus hojas? Fotos, cartas, rosas, sobre todo las rosas, ¿dónde vas a guardar una rosa en un ebook?
Seguro que también disfrutas de ir a las presentaciones de tu autor o autora favorito ¿te has preguntado dónde te va a firmar la tablet? Nadie te puede firmar un libro atrapado en el iPad, en teoría.
Por último, seguramente estés de acuerdo con la teoría de John Waters: “Si vas a la casa de alguien, y no tiene libros… no folles con esa persona”

Amen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *