Reseña de Amnesia de Federico Axat

     “Me llamo John Brenner, tengo veintisiete años y soy exalcohólico. La noche del sábado 15 de mayo desperté en el suelo de mi casa sin poder recordar absolutamente nada de las últimas horas. A mi lado había una botella de vodka vacía, una pistola y el cadáver de una chica joven y hermosa que no había visto nunca antes en mi vida”.

He leído todos los libros de Federico Axat y este no iba a faltarme. Hoy traigo a mi estantería virtual, Amnesia.

John Brenner despierta encontrando una mujer muerta en su sala de estar. Sufre un ataque de pánico y sale corriendo y, al regresar, todo está como si no hubiera pasado nada. Brenner habla entonces con su hermano que le llama en ese momento quien le dice que tal vez sean alucinaciones, pero… ¿y si no lo son?

Amnesia bien podría subtitularse como “De zarigüellas, pantanos y mariposas en Carnival Falls” y es que, si ya en “La última salida” el autor hacía un guiño a anteriores obras, en este decide hacer una inmersión completa volviendo a Carnival Falls. Eso hace que la lectura sea divertida para quien conozca la obra de Axat ya que descubrirá unas cuantas alusiones directas y otros tantos guiños más o menos camuflados para los lectores avanzados en su obra. Incluso da la clave de un cameo anterior. Diré sin embargo que no hay que obsesionarse demasiado con el tema ya que eso supone el peligro de buscar donde no existe, y cuando uno lee a Exat es, no me cabe duda, para divertirse.

Empezamos la novela con un clásico, ese personaje que nos va despistando entre su inocencia, su culpabilidad o a saber qué punto intermedio entre ambas será el que le ha otorgado su creador. Está claro que domina este tipo de personas que, además, dudan del resto tanto como nosotros mismos de sus palabras. John es el hombre perdido perfecto para que el lector quiera acompañarle, dudando de todos y deseando confiar en todos, nos hace sumergirnos en cada descubrimiento paso a paso preguntándonos cómo narices va a conseguir el autor salir de semejante entuerto. Y lo hace, a su modo pero lo hace de una forma satisfactoria y con sonrisa en la ultima línea, como aquel director que, tras la representación de su obra en un teatro, sale y saluda al público que aplaude agradecido por el entrenimiento disfrutado. y eso es justamente esta novela, estructurada en capítulos cortos y con una acción que no se detiene en ningún momento, el autor consigue mantener el interés de un lector que comienza un tanto despistado y que, precisamente por ese motivo, se va aferrando a los pocos datos que cree fiables de la historia mientras se pregunta qué diablos pasa en ese lugar llamado Carnival Falls.

Amnesia es una novela francamente entretenida en la que el autor y el lector juegan hasta el último momento. Una opción recomendable para olvidarnos del mundo.

PD: Soy consciente de lo poco que he avanzado de la trama, pero ni quiero desvelar nada de libros anteriores, ni tampoco de este. Y es que estamos ante uno de esos libros que a uno le gusta comentar pero que no debe dejar que le comenten sin haberlo leído.

Por: Entre montones de libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *