Caída libre: 3 ejemplares de regalo de esta magnífica y fresca novela

Y las ganadoras han sido:

Trinidad Cepillo Guillamon
Begoña Sanz Errecart
Natalia Salvador Morales

Roca Editorial te regala esta magnífica lectura para septiembre.

 

Para participar en el concurso solo tienes que leer la parte del dossier que encuentras abajo y decirnos el apodo del amante de una de las protagonistas.

Mándanos la respuesta a caidalibre@elplacerdelalectura.com hasta el domingo 17 de septiembre y participarás en el sorteo de los 3 ejemplares que la editorial regala y envía.

¿A qué esperas?

 

Esta es la historia de tres mujeres en estado crítico, Ángela, Carolina y Luisa, cuyas circunstancias personales
las pondrán contra la pared pero que sabrán de forma valiente y colaboradora revertirlas para lograr
recuperar la sonrisa. Una novela por y para mujeres ganadora del Premio Internacional de Narrativa Marta
de Mont Marçal 2018.

Sexo, mobbing, humor, menopausia, niños, persecuciones, líos, agresiones, intrigas, pero sobre todo amor
propio y amistad en una novela superactual.

La trama se sitúa en el barrio barcelonés de Gracia, como homenaje y crónica de su mutación. Caída libre se
desarrolla también en espacios inventados: los Tachenko viven en un dúplex imaginario en el paseo de Gracia.
“Son las ocho de la mañana del último jueves de marzo en Barcelona. Tres mujeres caminan a paso rápido
por el paseo de Gracia. No se conocen. Si alguien —un ángel, una vidente, una inteligencia artificial— dijera
a esas tres mujeres que a partir de ese momento sus vidas se cruzarán de forma inextricable, que todos los
planes que han hecho para esa jornada son parte de otro plan, mayor y más oscuro, donde deberán
apostárselo todo a una carta, no le creerían. Pero ese jueves de marzo todavía no lo saben.”

Ángela

Angela trabaja como editora en Ediciones de Abril. Se encarga de un sello de no ficción y de ensayo y
divulgación que ha vivido tiempos mejores; la tranquilidad en su trabajo tiene los días contados. Su jefe Jorge
Bauzá la tiene machacada con las previsiones de ventas y sabe que su asiento se tambalea cada vez más.
“Si no llegamos a objetivos, tendremos que plantearnos qué hacemos con tu sello.”
Ángela ha superado la barrera de los cincuenta y se adentra en la menopausia. Ha enviudado dos años atrás
dado que su amor de toda la vida, Marc, la dejo cuando a él le dio un infarto. La hija de ambos, Cecilia, vive
con ella, pero el momento de independizarse está a la vuelta de la esquina.
En medio de este panorama aparece Roberto Iglesias, un compañero de la facultad al que los años han
maltratado. Una cita absurda con él destapa la caja de los truenos. Su antiguo compañero ha sido un afamado
promotor que ahora, con las vacas flacas, dice estar perseguido por la mafia rusa.
Cuando Ángela vuelve a ser presionada por su jefe para sacar un bombazo editorial, se le enciende la
bombilla: ¿no tendrá algún viso de realidad la historia de Iglesias y podrá plasmarse en un libro? Cuando
Roberto le comenta que ya lo tiene escrito, Ángela ve allí su tabla de salvación.
Bauzá, su jefe, está de acuerdo con la condición de que el autor sea la figura visible de la promoción. Pero
una semana antes de salir a la venta Los prestamistas, que así es como se llama el libro, Roberto Iglesias
desaparece. Para encontrarlo, deberá adentrarse en el mundo de las mafias inmobiliarias de la mano del
comisario Jotapé Castillejos.
Ángela entra en caída libre.

Carolina

Carolina es una alta ejecutiva de Alimex, una multinacional de productos de alimentación. En el horizonte
está la jubilación de director ejecutivo para España de la compañía, y solo hay dos candidatos, un atractivo
alemán llamado Geier y la propia Carolina. Ella se sabe preparada para el puesto, pero tendrá que competir
con uñas y dientes, y sobre todo, no cometer ningún fallo.
“Carolina es una mujer grande en un cuerpo muy pequeño, con unas tetas muy bien puestas. “
En su vida privada es una mujer liberada que busca en el sexo el contrapunto de su trabajo. Sin compromiso,
sin control, sin límites, las relaciones esporádicas con buenos amantes son su realidad. Cuando conoce al
Presidiario, como ella lo llama, encuentra lo que ella busca, un hombre rudo y soez que sin complejos le da
toda la caña que ella necesita.
Cada vez más brusco, el Presidiario acaba por agotarla, pero comienza el acoso por seguir manteniendo
relaciones con ella. Hasta que un error de Carolina permite que el Presidiario conozca su lugar de trabajo y
de residencia. A partir de ese momento el acoso se convierte en chantaje por unas fotos comprometedoras.
Si las ven en Alimex toda su carrera se vendrá abajo.
Carolina está en caída libre.

Luisa

Luisa no lleva una buena vida. Cuando se quedó embarazada de Danny, su actual novio, se forjó la leyenda
de que había abandonado a su marido Jaime y a su hijo Gabriel. El problema es que su exmarido sigue siendo
el jefe de su departamento en el Centro de Cultura en el que trabaja. El mobbing se masca en el ambiente.
“El rumor en expansión de que era una calentorra que se había fugado con un melenudo la dejó malparada.”
Ahora ella y Danny intentan sobrevivir con Gabriel y su nueva hija Lola en un pisito alquilado en el barrio de
Gracia. Si las cosas ya van mal, se ponen peor cuando la Gorda Sebosa, la nueva mujer de su ex, se empecina
en litigar por la custodia y la pensión de Gabriel. Sin medios para contender en los tribunales y amargada día
a día Luisa está en caída libre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *