Muerte contrarreloj en el Tour de Francia. JORGE ZEPEDA novela una frenética batalla entre la traici ón, el triunfo y el crimen

419345.jpg?t=636039083210000000
En cada etapa del Tour de Francia, hay ciclistas dispuestos a morir contrarreloj en descensos suicidas a más de 90 km/h.
¿Por qué no estarían también dispuestos a matar para ganarlo?
En la nueva novela de Jorge Zepeda, todos se convierten en víctimas y culpables.
2281079.jpg?t=636656221640000000 «Me atraía mucho la posibilidad de escribir una trama de suspense en un círculo cerrado en el que unos a otros se miren las caras y se pregunten cuál es el asesino. Y qué mejor círculo que el pelotón de ciclistas en el Tour, donde las pasiones están desatadas y la épica del sacrificio, la solidaridad y la traición se encuentra al límite.»

Derechos internacionales vendidos a diez idiomas: francés (Actes Sud, junio 2019) , inglés (Random House US), italiano (Piemme), entre otros…

2281080.png?t=636656223070000000
LA NOVELA

El escritor y periodista Jorge Zepeda, abandona temporalmente el political noir y da un paso adelante, en lo que se refiere al género negro.

“Muerte contrarreloj” es una historia trepidante que sumergirá al lector, no solo en la intriga de descubrir quién es el asesino, sino también en la adrenalina propia de una competición, mortal en si misma, que el autor conoce de primera mano. En 2017 siguió de cerca varias vueltas ciclistas, incluido el tour, como reportero deportivo viviendo de cerca la épica que rodea esta competición con altas dosis de heroísmo, solidaridad y también renuncia.

En sus manos, el Tour de Francia funciona como una especie de Orient Express, a lo Agatha Christie donde cada uno de los ciclistas son perfectos sospechosos. Una investigación contrarreloj en una ciudad rodante, que recorre más de tres mil kilómetros, y en el que cohabitan cientos de personas entre corredores, mecánicos, masajistas, conductores, periodistas… y en la que solo hay 21 días para poder atrapar al asesino.

¿A qué estarías dispuesto a llegar para ganar el Tour de Francia?
Muerte contrarreloj es una novela sobre la amistad de un par de amigos que se conocen en un campamento durante su adolescencia, ambos con vocación de ciclistas. Uno, Steve Panata, creció entre rosas y algodones en el seno de una familia próspera que le dio todos los elementos para que se convirtiera en un deportista exitoso. En su vida, el ciclismo profesional era una opción más, entre otras, de un futuro necesariamente pródigo y holgado.

«En realidad, los dos nos fascinamos mutuamente. Cuando nos conocimos él tenía veintiún años, yo veintitrés. Steve había crecido entre algodones como hijo único y mimado de una pareja de abogados prominentes de Santa Fe, Nuevo México. Sus padres consintieron y apoyaron su obsesión por la bicicleta y lo dotaron de instructores semiprofesionales cuando decidió participar en las competencias juveniles de su país: terminó arrasando en todas ellas, siempre rodeado y protegido por una pequeña troupe financiada primero por su familia y luego por los patrocinadores, atraídos por el potencial que exudaba este chico de oro.»

El otro, Marc Moreu, nació y vivió hasta su adolescencia en Medellín. Hijo de un matrimonio desestructurado, de padre francés y madre colombiana, creció sin amor, entre adversidades y obstáculos de todo tipo, lo cual le llevó a utilizar el ciclismo sólo para no despeñarse en la vida. Terminó siendo ciclista —como otros acaban de oficinistas o vendedores— porque ese fue el tronco al que pudo aferrarse cuando simplemente intentaba mantenerse a flote en medio de la corriente. Paradójicamente fue la holgazanería en el momento de madrugar cada mañana e ir a la escuela, a 7 kilómetros de su casa, lo que le transformó, con el paso de los años, en uno de los escaladores más valorados del ciclismo mundial.

«Mi nueva bicicleta me permitió recorrer el despertador a las 5.30; más tarde comencé a cronometrar mis trayectos para prolongar el tiempo de sueño. Terminó convirtiéndose en una obsesión: cada semana intentaba recortar en uno o dos minutos la duración del camino a la escuela. Disminuí el peso de la mochila, aprendí a sacar provecho de cada curva, conté las ocasiones en que aplicaba el freno y las reduje al mínimo indispensable. El aprendizaje de las técnicas y las estrategias vendría después, pero allí construí la verdadera sustancia de la que está hecho un ciclista profesional: la capacidad para infligirse dolor, llevarse al límite y continuar.»

Steve y Marc, los dos protagonistas de “Muerte contrarreloj” se hacen hermanos en una cofradía incondicional y de absoluta lealtad, y acaban convirtiéndose en la mancuerna más exitosa del ciclismo contemporáneo. Marc es la cadena que lleva a Steve por las montañas, el hombre casi mágico, casi poseedor de un tercer pulmón, que consigue mantener el ritmo de Steve y llevarlo a la victoria. Steve ha ganado cuatro Tours de Francia consecutivos y ahora, en 2016, está preparado para ganar su quinto Tour y meterse en la liga de las leyendas, junto a Anquetil, Merckx, Hinault e Indurain.

Pero la relación entre estos dos hombres entra en crisis poco a poco y la amistad se pone en vilo. Las amistades siempre están llenas de incidencias, más si está en juego el maillot amarillo o el amor de tu vida.

Asesinato en el Tour de Francia
El Tour del 2016 empieza con muchas dificultades para Marc Moreau y para todos los participantes, debido a cuatro accidentes graves y cosas que no cuadran: Un coche atropella al mejor montañero de uno de los equipos, dos semanas antes de empezar el Tour, cosa que deja a su equipo sin posibilidades. Una joven promesa del ciclismo es asaltada y golpeada, dejándola fuera de la competición. Un velocista de otro equipo sufre una intoxicación que le hace perder la primera contrarreloj. Además dos hooligans italianos se cruzan en medio del equipo Movistar provocando una múltiple caída que les deja sin posibilidades. Y por último y más importante, Fleming, un corredor británico, ha sido hallado recientemente en el baño de su habitación, con cortes en las muñecas.

A pesar de los incidentes, en los primeros días de la carrera, la mayoría de la gente prefiere concentrarse en la competición. Marc, miembro clave del equipo cuatro veces campeón, será de los primeros en descubrir la posible existencia de un plan oculto para sabotear el tour con el objetivo de amañarlo o, todavía peor, cancelar la presente edición por primera vez en sus cien años de historia.

Nuestro protagonista, ex policia militar, será reclutado por el inspector encargado del caso para que investigue desde dentro del pelotón. Marc sabe mejor que nadie que con tal de ganar una etapa, hay ciclistas dispuestos a morir en descensos suicidas a más de noventa kilómetros por hora, y, aunque al principio le cuesta admitirlo, todo apunta a que también hay algunos dispuestos a matar para conseguirlo.

«—Eso lo puede hacer cualquiera —protesté. Me resultaba difícil creer que un miembro de nuestra cerrada comunidad pudiera atentar contra uno de los suyos; pese a la rivalidad, el pelotón era una familia y por extensión también los mecánicos, médicos, masajistas, directivos e instructores—. Todo aficionado al ciclismo identifica a los corredores favoritos y conoce sus fortalezas y debilidades.»

Tras recibir varios ataques que ponen en peligro su vida, Marc se enfrentará no sólo al reto de encontrar al asesino entre sus compañeros, sino también de resolver la lucha que mantiene consigo mismo desde hace no poco. ¿Será capaz de traicionar a su amigo y hermano, cuatro veces campeón, y optar por primera vez en su vida al Tour de Francia? ¿O seguirá como hasta ahora, siendo el gregario -el mejor del pelotón- de Steve, a quien protege durante 21 días de los rivales, del viento cruzado, de los accidente y tropiezos, del hambre y la sed, y sobre todo de la alta montaña, donde sus amigos podrían hacerlo trizas.
En una competición que parece destinada a la desgracia y en la que todos los involucrados se convierten en víctimas y culpables, Moreau tiene la oportunidad de su vida y, al lado de Fiona —su novia y jefe de mecánicos— y Steve Panata, tendrá que decidir entre la traición, el triunfo e incluso la muerte en una frenética batalla en solitario contra el cronómetro.

«El ciclismo no es un juego: se dice “Vamos a jugar al fúbol, básquet o tenis”, nadie dice “Vamos a jugar al ciclismo” porque el ciclismo no se juega, se pelea, en el ciclismo se combate.»

EL AUTOR
Jorge Zepeda Patterson es economista y sociólogo, con estudios de doctorado en Ciencias Políticas en la Sorbona de París. Fundó y dirigió los diarios Siglo 21 y Público, y fue director de El Universal. Actualmente es analista en radio, televisión y prensa escrita, y dirige el diario Sinembargo.mx. También ha escrito y editado media docena de libros de análisis político. Recibió el prestigioso Premio Maria Moors Cabor de la Universidad de Columbia.
Como novelista, se estrenó con Los corruptores (Destino, 2013), finalista del premio Dashiell Hammett y primera parte de la serie «Los Azules», con un éxito de crítica arrollador. La segunda parte, Milena o el fémur más bello del mundo, ganó el Premio Planeta en 2014. La tercera, Los usurpadores, fue publicada por Destino en 2016. Con Muerte contrarrelojintroduce nuevos personajes en su universo literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *