Más de 100.000 lectores después, regresa el fenómeno MARÍA ORUÑA con “Donde fuimos invencibles”

María Oruña

vuelve a crear una intriga fabulosa en tierras cántabras con esa fuerza tan viva de acercarnos al lado oscuro del alma.

1847377.png?t=636585251280000000

Los misterios de

Puerto escondido y Un lugar a donde ir

fueron sólo el principio.

La serie protagonizada por la teniente Valentina Redondo, con más de 100.000 lectores, ha consolidado un estilo propio, completamente identificable. Una marca o sello de María Oruña: un noir que cautiva con altas dosis de intriga y suspense, pero que a la vez apunta a las pasiones y los sentimientos y se repliega invariablemente en lo más oscuro del alma humana, como secreto a desvelar.

1847500.jpg?t=636585301190000000 1847501.jpg?t=636585301370000000

1584391.jpg?t=636546305030000000

<<Finalmente, ante la eterna pregunta sobre si existen o no los fantasmas… como buena gallega, debo responder de la misma forma que si me preguntasen si existe o no las meigas: por supuesto que no, pero haberlas… haylas.>>

MARÍA ORUÑA

UN FENÓMENO “ESCONDIDO”
“Un día soñé un misterio sencillo, pero tan antiguo como el hombre. Un misterio que, a pesar del transcurso de los años, de los siglos, nunca hubiese sido desvelado. Y pensé en escribirlo y mostrarlo, por si así encontrase alguna verdad.” María Oruña

En 2015, con su primera novela Puerto escondido, María Oruña creó a la teniente Valentina Redondo, oficial de la Guardia Civil a cargo de la UOPJ (Unidad Orgánica de Policía de Investigación Judicial de Cantabria en Santander). Una carismática mujer de treinta y tantos, fuerte de carácter, un tanto obsesionada por el orden y el control de las situaciones. Pero a la vez, intuitiva y dotada de notable sensibilidad –o incluso, inteligencia emocional–, no en vano graduada en psicología. Dualidad que se hacía evidente en un rasgo físico característico del personaje, la heterocromía del iris. Redondo tiene un ojo verde y otro café.

La sabueso de mirada bicolor no tardaría en cautivar a los lectores de género primero, y al público en general después, a través del boca oreja y, sobre todo, del impacto en las redes sociales. Redes en donde el nombre de la autora gallega circulaba como una contraseña, para obtener poco después con el segundo caso de la teniente, Un lugar a donde ir, la confirmación de la crítica. Había nacido un fenómeno oculto –u escondido, mejor dicho, para hacer justicia al enigmático paraje original del pequeño pueblo costero cantábrico de Suances donde la serie sigue creciendo–. Un fenómeno que ahora sale a la luz y se consolida sin ambages con el tercer caso de la teniente Redondo, Donde fuimos invencibles, porque la serie ya suma más de 100.000 ejemplares vendidos, trece reediciones de la primera entrega y cuatro de la segunda.

Abogada laboralista en actividad, María Oruña despliega en sus tramas un agudo conocimiento criminalista y una notable precisión a la hora de narrar procedimientos policiales y forenses. Pero a la vez, la autora gallega también es una apasionada de la historia y la arqueología que escarba en el pasado de sus personajes –no en vano se define como una arqueóloga del crimen– hasta exhumar una trama inquietante.

DONDE FUIMOS INVENCIBLES

La novela

1571874.png?t=636543957490000000 —«Nos sentíamos invencibles porque amábamos la vida. Sin pensarla como los ancianos, sin ignorarla como los niños. La juventud estaba en nosotros. ¿Qué más podíamos pedir?»

PUBLICACIÓN: 1O DE ABRIL

La muerte vuelve a visitar el tranquilo y apacible pueblo costero de Suances, pero esta vez ya entrado agosto, cuando la teniente Valentina Redondo apura el verano en servicio y se apresta a coger unas merecidas vacaciones. El viejo jardinero de la Quinta del Amo, un antiguo y señorial palacio construido a principios del siglo XX y ubicado a metros del Ayuntamiento, aparece una mañana tendido sobre el césped. Hacia allí se dirige Redondo junto a su equipo, el subteniente Santiago Sabadelle y el sargento Riveiro, y lo que parece el mero trámite de una muerte natural, probablemente a causa de un ataque cardíaco, comienza a revelar señales misterio. Un misterio relacionado a sucesos inexplicables ligados al viejo caserón habitado por extrañas presencias.

De ellas habla Carlos Green, un joven escritor estadounidense que se ha refugiado en la Quinta o Palacio del Amo desde comienzos de junio para acabar la novela que trae entre manos y, de paso alimentar el recuerdo sobre el que construye su historia, porque allí pasó los mejores veranos de su juventud. Tras la muerte de su abuela, Green ha recibido en herencia el caserón, mucho tiempo deshabitado, y se dispone a venderlo una vez finalizado su libro, cuando la muerte del jardinero y las inexplicables presencias que alteran la paz de la finca ponen a prueba su incredulidad.

El escepticismo de Redondo corre parejo al del escritor, pero la forense Clara Múgica (otro personaje conocido para el lector de la saga) no tardará en certificar que la muerte del jardinero no tiene nada de natural y lo peor de todo es que no será la única ligada aquella casona de apariciones fantasmales y extraños suceso que escapan a la razón. Al extremo de que el rico heredero recurrirá incluso a un experto en fenómenos paranormales o cazafantasmasllamado Christian Valle, y Redondo no sólo tendrá que lidiar con él para desvelar el misterio, sino también con su antagonista, el reputado profesor Machín, un científico de la vieja escuela empeñado en encontrar explicaciones racionales para todas aquellas manifestaciones inexplicables que alimentan la pseudo ciencia.

1847433.jpg?t=636585278840000000Se trata, sin duda, de uno de los casos más difíciles de la teniente Redondo, no sólo porque la investigación la llevará hasta un viejo y preciado ejemplar de un libro de Copérnico del siglo XV en paradero desconocido o incluso hasta la estrella de Hollywood, Jane Randolph, protagonista de filmes como La mujer pantera, La princesa de Éboli y Abbott y Costello contra los fantasmas, entre otras películas, que habitó la casa; sino porque no podrá desentrañar el misterio sin recurrir a métodos muy poco ortodoxos.
Incluso, entre otras extravagancias del caso, le será de vital importancia la ayuda que pueda brindarle su pareja, el filólogo londinense Oliver Gordon, que ha comenzado a tomar clases de surf. Una actividad en la que hará buenas migas con el rico escritor americano, ya que Carlos Green fue en su juventud un campeón del surf, antes de que una fea lesión lo alejara definitiva del circuito profesional.

Construida en un equilibrado contrapunto, Donde fuimos invencibles combina tres voces narrativas bien diferenciadas: un narrador en tercera persona focalizado en la teniente de la mirada bicolor y su investigación, otro que sigue de cerca los avances del cazafantasmasChristian Valle y sus curiosas polémicas con el profesor Machín; y por último, un narrador confesional en primera persona, que remite a la reveladora novela autobiográfica de Carlos Green, El ladrón de olas, cuyo borrador en progreso se intercala en el relato.

Mediante este procedimiento, Oruña trama una sutil intriga que rinde tributo no sólo a la mejor novela de misterio, sino también a la tradición del relato de fantasmas. Los deliciosos guiños en ese sentido son evidentes, con menciones o alusiones a Los diez negritos de Agatha Christie, a Otra vuelta de tuerca de Henry James o incluso al filme de Stanley Kubrick El resplandor, basado en la novela homónima de otro gran maestro del suspense y la intriga: Stephen King.

Con todos esos ingredientes, sabiamente dosificados, María Oruña cocina una inquietante intriga en tierras cántabras, con un pie en el thriller psicológico y otro en la fantasmagórica novela de misterio, en la que todos los personajes tienen algo que contar y también que ocultar. Porque, más allá de las explicaciones científicas o paranormales, hay lugares que guardan secretos en su oscuro aliento atemporal. Al igual que se ocultan las sombras en las profundidades del alma humana.

CANTABRIA INFINITA

Hay lugares que guardan un aliento atemporal y secreto…

“Recuerdo cómo nos sorprendió el paisaje, la calma, el verde de los prados. En el horizonte, según las curvas de la carretera, se veía a ratos el mar. Cuando llegamos al Palacio del Amo tuve la sensación, por primera vez, de entrar en la vieja y literaria Europa, la de los cuentos infantiles. Aquellos torreones incitaban a pasar, a curiosear, y los jardines parecían guardar secretos ancestrales que mi mente infantil exageraba a la máxima potencia.”

1847436.jpg?t=636585282150000000María Oruña se desvela una vez más como una gran conocedora de Cantabria y de sus paisajes, pero sobre todo de las sensaciones que estos lugares transmiten y de su historia. Como ya sucedió con sus novelas anteriores, logra así que el lector se adentre fácilmente en tiempos y espacios acogidos por el olvido, devolviéndolos a la vida y jugando con la memoria.
Esta vez recurre a personajes reales como la familia del Amo, cuyo progenitor, un cántabro que hizo las américas, se casó con una rica heredera de California. De él, su hijo Jaime del Amo heredó el Palacio del Amo en Suances, escenario principal de la trama. Allí acudía el rico heredero algunos veranos junto a su mujer, la actriz de Hollywood, Jane Randolph. Aunque la pareja tenía su residencia fija en Suiza, él dejó dispuesto ser enterrado en Suances, donde a su muerte lo trasladaron con honores de Estado por sus acciones de mecenazgo. Un filántropo en toda regla, condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, que gracias a la pluma de la escritora abandona su discreto espacio en el recuerdo y se convierten aquí en leyenda.

Ningún hombre ni mujer es eterno, pero solo algunos pertenecen en el tiempo. ¿Qué les hace diferentes? ¿Su intrepidez, su vehemencia, su grandeza, su locura? Personas extraordinarias que se convierten en leyenda y que, sin pretenderlo, permanecen.

Por otro lado, María Oruña otorga al hoy semi ruinoso Palacio del Amo, un papel principal en la trama de forma que recobra su esplendor y elegancia. Bajo un rayo de luz le devuelve a la vida, haciéndonos comprender que hay lugares que guardan un aliento misterioso, atemporal y secreto.

Ellos ya han leído a María Oruña
“María Oruña prefiere la Historia, con mayúsculas, a la magia […]. La arqueóloga del crimen”.

Laura Fernández, El Mundo

“Los diálogos entre los miembros de la Guardia Civil, no exentos de cierta dosis de humor, la tensión entre algunos de sus protagonistas y el suspense de una compleja trama son algunas de las claves de ese talento narrativo que nos descubre Puerto escondido”.

Josep Playà Maset, La Vanguardia

“”Puerto escondido”, como artefacto literario, es de esos libros que se lee atraído por lo que va a contar después. Técnica de intriga, habilidad de la autora, personajes que retratan mucho de lo que la vida es, tanto de ilusión, como de desencanto, y una trama que lo asocia al thriller”.

Pacho Rodríguez, La Voz de Galicia

“Técnica de intriga, habilidad de la autora, personajes que retratan mucho de lo que la vida es tanto de ilusión como de desencanto, y una trama que lo asocia al thriller…”

La Voz de Galicia

“Un extraordinario viaje en el tiempo. La autora propone en Un lugar a donde ir un sólido entretenimiento cargado de intriga e inteligencia.”

La Nueva España

“La autora ha madurado en cuanto a su técnica y ofrece a los aficionados unos crímenes con un grado de elaboración –sobre todo uno– verdaderamente sorprendente“

El Correo Español

“Ahí está María Oruña, desplegando su pasmosa facilidad para diseñar laberintos. Esas tramas complejas que ella ve como puzzles en los que el lector tiene que encajar las piezas después de darles muchas vueltas. Todo sea por jugar.”

El Correo Gallego

“Muchos son los puntos fuertes de esta historia. María da un paso más allá tanto en la labor de investigación previa, como en la elaboración de los personajes y el desarrollo de la historia.”

Libros y literatura

“A través de las páginas de esta nueva entrega María Oruña se apuntala dentro del mundo literario como una escritora con recursos, buena capacidad descriptiva y empática y una poderosa imaginación.”

El Imparcial

@

“”Puerto escondido” es una novela marcada por los secretos, las pasiones y la supervivencia. Una historia en la que es fácil sumergirse y que mezcla hábilmente géneros para llevar al lector por un apasionante viaje lleno de idílicos escenarios y personajes que me encantaría poder recuperar en siguientes libros.”

@Entremontonesdelibros

“”Puerto escondido” consigue traducir en palabras aquella experiencia que todo lector busca: leer con placer, con devoción, con esa voracidad propia de las historias que no te sueltan. María Oruña, desconocida por estas lides, llega para quedarse, para establecerse en un mundo tan caótico como el editorial, pero con las cosas claras, con una mirada tan firme como poderosa.”

@Agolpedeletra

“Si los secretos siempre terminan saliendo a la luz, lo mismo ocurrirá con Puerto escondido de María Oruña. Una nueva autora que ha llegado pisando fuerte para quedarse. Y será muy bien recibida.”

@abrirunlibro

“Una trama compleja, que nos engancha en cada página y que nos muestra que este género goza de una salud excelente en nuestro país, con autores, como es el caso, que nos deleitan con propuestas de calidad y con argumentos que nos deparan gratas sorpresas en su desarrollo, sobresaliendo del tono anodino que podemos encontrar en muchos de los autores nórdicos que se limitan a copiar a escritores referentes.”

@elplacerdelalectura

“Un nuevo descubrimiento literario: la estupenda primera novela negra de María Oruña. Una tragedia del pasado, fruto de la ambición, de la pasión, de la traición y de la locura, que estallará en el presente con imprevisibles consecuencias.”

@planetaeris

“No es solo un libro recomendable, ES IMPRESCINDIBLE.”

@buscandomiequilibrio

“Escritora española, para mí desconocida. ¡Un hallazgo! Excelente. 10/10 es mi puntuación.”

@enclavedemí

“He disfrutado muchísimo leyendo Puerto escondido. Una novela que combina el misterio con las intrigas familiares y que es puro entretenimiento.”

@librosquehayqueleer

“María Oruña. Se estrena con sobresaliente, impecables las tramas, los personajes, la ambientación y el equipo investigador. No encontramos lagunas ni flecos sueltos, todo encaja a la perfección en este fantástico puzzle negro, familiar y psicológico bañado con tintes históricos.”

@librosyexcursiones

“Una exquisita mezcla entre una novela histórica, muy realista y profunda, y otra de investigación criminal, misteriosa y adictiva. El lector no encontrará grandes sorpresas, ni giros argumentales inesperados, pero sí disfrutará de un relato ágil e interesante, muy bien hilado y exento de estereotipos. RECOMENDABLE 100%.”

@pangealibros

“Brillante el desarrollo de la trama policíaca y la ambientación en Cantabria que la autora parece conocer palmo a palmo y que son el escenario perfecto para una novela negra.”

@topcultural

Donde fuimos invencibles en extractos
“Un hombre yacía sobre el césped tumbado boca arriba, inerte. Parecía muerto. De pie a su lado, todavía con las manos encogidas sobre sus labios, una mujer terminaba de ahogar un grito.”

“–El genio del lugar, el verdadero duende de este sitio. Al menos, ¡eso decía mi abuela Martha! –explicó Green con una sueva sonrisa vestida de nostalgia–. Lo llamaba el jardín secreto. Decía que ese duende era el guardián del mejor tesoro de este palacio –resaltó, mostrando con su mano, como si descorriese un telón, que en efecto aquella estancia era asombrosa.”

“–¡The Shining, de Jack Nicholson! Claro, lo había entendido… pero no, señor Sabadelle, no tengo intención de volverme loco –resopló, mirando a Valentina–. Aunque les aseguro que aquí suceden cosas extrañas.”

“–Señor Green, sentémonos y tomemos ese café. Empecemos por el principio y por el motivo por el que estamos aquí: Leo Díaz Pombo. Después, si el parece –sugirió enigmática–, hablaremos de fantasmas.”

“–¿Ve, señor, Valle? Simplicidad frente a fantasías que argumenten lo complejo. Recuerden el principio del fraile Guillermo de Ockham: En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable.”

“A Valentina pocas cosas la asustaban; sin embargo, para una persona como ella, que necesitaba tenerlo todo ordenado y bajo control, que alguien accediese a su espacio personal le resultaba extremadamente molesto. Molesto e inquietante.”

“–Aquí hay algo maligno. No se confíe ni un segundo. El mayor triunfo del diablo ha sido hacer creer a la gente que no existe. Llevo tiempo viniendo a limpiar a esta casa…”

“Se había sentido ridículo contando sus sensaciones a aquella teniente. Menos mal que no había comentado anda sobre sus moratones, porque el guardia bajito, el que no paraba de chasquear la lengua, le habría gastado alguna broma burlona que lo habría dejado en evidencia.”

“De pronto, Green se quedó paralizado. Una gota de sudor nervioso se deslizó por su nuca. La vieja gramola del jardín secreto acababa de comenzar a sonar. Patti Page cantaba sobre un amor perdido. Su voz femenina, suave y delicada, entonaba The Tennessee Waltz.”

“–El de la web de Otra vuelta de tuerca, quiero decir. No puede haber muchos investigadores paranormales que vivan en Santander y se llamen Christian Valle, supongo…”

“–Le confirmo lo que sospechábamos, teniente. La evaluación inicial concluye que el incendio ha sido provocado. Hemos localizado hasta cuatro focos, y ni siquiera va a ser necesario que traigamos los perros para detectar acelerantes, el olor a gasolina es evidente…”

“–Pues estamos como al principo –reflexionó Valentina con cara de preocupación–. Para lo único que nos vale toda esa historia es para fabular que Jane Randolph fuese el fantasma del jardín secreto.”

Siete negritos, se repitió. Sin embargo, antes de examinarlos uno a uno y de comprobar las posibles videocámaras de vigilancia de toda la zona, aquella mañana aún tenían pendiente hablar con el único negrito que no estaba en la lista: el cada vez más interesante y enigmático Carlos Green.”

“El abogado podía perfectamente… Los tiempos eran un poco justos, pero era una posibilidad. Se preparó para recibir al que parecía perfilarse como el octavo negrito.”

LA AUTORA
www.mariaoruna.com
1584392.jpg?t=636546305670000000
María Oruña (Vigo, 1976), gallega de padre cántabro, desde pequeña visita con frecuencia Cantabria. Allí ha ambientado sus tres novelas hasta el momento, todas publicadas en Destino: Puerto escondido(2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, el francés y el catalán; Un lugar a donde ir (2016) y su último libro, Donde fuimos invencibles (2017). En todas estas historias, los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado el cariño de miles de lectores.

Además, María Oruña es abogada y actualmente compagina esta profesión con la escritura.

1847442.jpg@Mariaoruna

1847441.jpg María Oruña – Escritora/writer

1847440.jpg @Maria_Oruna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *