Un despiadado retrato del mundo editorial

LA INTEGRACIÓN

LUCIANO BIANCIARDI

«Las obras de Bianciardi son narraciones despiadadas y divertidísimas de las aventuras en las redacciones y las editoriales de la gran metrópolis».
Umberto Eco
«Una de las cualidades que más me gustan y aprecio de Luciano Bianciardi es su autoironía, la capacidad de saber tomarse el pelo, de burlarse de sí mismo: hay que tener un gran equilibrio, una gran seguridad y una buena dosis de inconsciencia para convertirnos en juglares de nosotros mismos, del mundo y la forma en que vivimos, de nuestros tics y también, ¡claro que sí!, de nuestros errores».
Dario Fo


«El fin del mundo como lo conocíamos». Eso vino a decir, en parte, esta sarcástica, y a la vez entrañable, novela de Bianciardi —una de las mejores que escribió, una de nuestras preferidas— cuando se publicó por primera vez, en 1960.
Dos hermanos se mudan a Milán desde una pequeña ciudad de provincias en los años cincuenta, durante la posguerra: Luciano y Marcello, dos figuras opuestas pero complementarias. Luciano, jugador de fútbol fracasado y antifascista, es la voz que nos habla y alter ego del autor. Ambos hermanos están convencidos de que la vida en una gran ciudad representa la única posibilidad de reaccionar ante la frustración —y la sensación de impotencia— que ha dejado la guerra. Ambos acaban en el mundillo intelectual, que enseguida vivirá un boom económico, y se emplean en el sector editorial. Bianciardi satiriza de manera despiadada las neurosis habituales de ese microcosmos, las reuniones inútiles, las discusiones sin sentido, la excesiva vanidad de muchos intelectuales…

Esta novela es una crítica amarga, pero también muy divertida, de cierta industria cultural europea. Y, al mismo tiempo, con un estilo corrosivo, su autor logra captar a la perfección la vida cotidiana en las metrópolis de la segunda mitad del siglo xx.

Sí, una inesperada y suculenta combinación de El apartamento de Billy Wilder con algunas obras teatrales de Beckett.

Traducción de Miguel Ros González
14 × 21,5 cm / 144 páginas / 14 € / 978-84-16544-62-2
En librerías a partir del 9 de abril de 2018

LUCIANO BIANCIARDI
(Grosseto, 1922 – Milán, 1971)

Es una de las figuras fundamentales de la cultura italiana de los años cincuenta y sesenta. Rebelde y romántico, anarquista y revolucionario, Bianciardi era un hombre versátil: además de escritor, fue bibliotecario, profesor, editor, periodista y traductor (firmó un centenar de traducciones de algunos de los más importantes escritores norteamericanos: Faulkner, Steinbeck, Miller, Bellow, Brautigan…). En 1954 se muda a Milán, donde empieza a trabajar en la editorial Feltrinelli, con la intención de llevar a cabo en esa ciudad la «revolución cultural» que había resultado imposible en la provincia. Intolerante con las imposiciones empresariales y deseoso de romper los esquemas culturales de su época, es despedido al poco tiempo. Comienza entonces su larga trayectoria como traductor y la redacción de La vida agria y El trabajo cultural, ambos publicados en castellano por Errata naturae. Inconformista, se niega a plegarse a los dictados de la industria cultural que lo rodea incluso después del gran éxito de sus novelas. Cada vez se encierra más en sí mismo y se entrega al alcohol, que lo conducirá a la muerte en 1971.

Descarga aquí un PDF con las primeras páginas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *