El amor del revés de Luisgé Martín

dedc31b8a541a8498101b23864db7dfcdb1293fc

En el pronaos del templo de Apolo en Delfos estaba escrito el aforismo griego “Conócete a ti mismo”. Luisgé Martín que es un gran viajero seguramente habrá estado en Delfos y se habrá empapado de esa máxima, como demuestra en su último libro “El amor del revés”. Un gran libro, de una sinceridad tan grande que en ocasiones hasta duele leer algunos de sus íntimos pasajes.

El escritor madrileño abandona, momentáneamente, la ficción para escribir su autobiografía sentimental. La cartografía de sus pesadumbres, de sus tristezas y alegrías, de sus amarguras y de sus afectividades. Luisgé Martín se desnuda ante el lector sin ningún tipo de pudor, sin dejarse nada o ,al menos, eso supongo, de sus interioridades y pesadumbres.

El amor del revés” es un libro de memorias compuesto por sus recuerdos en la distancia pero, también, de los escritos que fue guardando en sus diarios, de las cartas que envío y de las que guarda copia y de las que no envió por pudor o por timidez -una de las grandes constantes de su vida-. Más por esto último porque Luis es tímido y siempre ha luchado contra esa timidez, unas veces con éxito y otras no.

En alguno de sus libros, ya contó algo de su vida pero disfrazándolo con otros nombres. En “Los amores confiados” ya relató con mucha imaginería sentimental su relación con Antonio, quizá su primer gran amor. Aquí, lo cuenta tal y como fue, ahora que se ha vuelto más sabio y reflexivo, como él mismo dice.

En sus libros, siempre se ha mostrado muy hermético cuando hablaba, en las pocas ocasiones que lo hizo, de sus sentimientos. En “El amor al revés” lo ha contado todo tal cual él lo vivió, que no quiere decir que haya sido así por Luisgé Martín es muestra, en muchas ocasiones, cruel con él mismo y con sus recuerdos. No deja de fustigarse en toda la narración y los calificativos que emplea no son precisamente vacuos.

El libro aborda el tema del conflicto de la identidad desde el comienzo. “El amor del revés” inicia la narración con los recuerdos infantiles de su familia, las primeras lecturas compartidas con su padre. Desde el primer momento, aborda la gran cuestión del libro -¿quién soy realmente?-. Algo que sabe en su fuero interno pero que no quiere reconocer. Un compromiso de silencio, una máscara de la realidad planea en su vida y en el libro. En la adolescencia comenzó su desubicación sexual y el autor se enfrentó a ella compadeciéndose a sí mismo. No quería ser lo que era y para ello acometió algún acto demasiado estrambótico.

La literatura le ayudó a conocerse a sí mismo. En el libro, descubrimos sus lecturas, sus gustos y sus pasiones por algún autor; como descubrimos sus gustos y sus pasiones por algunos de los hombres que ha amado o con los que tan solo ha tenido relaciones íntimas circunstanciales. Luis no se corta un pelo en contar lo más escabroso de su personalidad, siempre con un tono de fustigamiento hacia sí mismo. Por el libro, pasan sus grandes amores, sus aventuras juveniles y maduras hasta llegar hasta su matrimonio con Axier, precisamente del que menos habla en todo el libro.

Luisgé Martín ha escrito un libro sincero, valiente y esclarecedor. Su estilo es parecido al de sus novelas, con un lenguaje nítido, apasionado, de una brillantez estilística como hay pocas en España, que hace que te rindas ante sus muchos recursos formales. Por supuesto, que el libro engancha y sí algo rasca, es lo que cuenta y no como lo cuenta. Demasiado natural e ingenuo para lo pudoroso que se muestra en este su striptease emocional y sentimental.

 

 

 

 

Reseñado por Javier Velasco Oliaga

 

Escrito por Luisgé Martín

Luisgé Martín (Madrid, 1962) es licenciado en filología hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y MBA por el Instituto de Empresa. Ha sido galardonado con el Premio Ramón Gómez de la Serna de narrativa, el Antonio Machado y el Vargas Llosa de relatos, y el Premio Llanes de Viajes. En Anagrama ha publicado las novelas La mujer desombra, acogida unánimemente como una obra maestra: «Un gran libro. Incómodo. Valiente» (Marta Sanz); «Un modo inesperado de afrontar los paseos por el filo del abismo» (Enrique Turpin, LaVanguardia); «Interrumpir la lectura cuesta tanto como no mirar el coche estrellado en el arcén» (Rafael Reig); «La habilidad de Luisgé Martín es haber conseguido que las condiciones de lo horrible no susciten en el lector rechazo frontal al nutrir una buena novela» (J. M. Pozuelo Yvancos, ABC); «Una hermosísima y difícil historia de amor» (Javier Goñi, Mercurio); La misma ciudad: «Una espléndida novela psicológica y existencialista sobre un hombre que aprovecha el 11-S para cambiar de identidad» (Ángel Basanta, El Mundo); «Un relato de aventuras, de la mayor aventura que nos cabe a todos experimentar: la de cambiar de vida» (Vicente Molina Foix, Tiempo); «Soberbia. Estamos encantados de que siga caminando por el lado más oscuro de esa cosa tan rara que es la vida» (Bernardo M. Briz, Shanguide); y La vida equivocada: «Una poderosa indagación en la vida quebrantada» (Francisco Solano, El País); «Las preguntas rotundas sobre la vida, la identidad y la muerte están afrontadas con seriedad» (Nadal Suau, El Mundo).

Ficha técnicaAnagrama

LEE UN FRAGMENTO

ISBN 978-84-339-9819-4
EAN 9788433998194
PVP SIN IVA 18,17 €
PVP CON IVA 18,90 €
NÚM. DE PÁGINAS 280
COLECCIÓN Narrativas hispánicas
CÓDIGO NH 571
PUBLICACIÓN 21/09/2016

El amor del revés es la autobiografía sentimental de un muchacho que, al llegar a la adolescencia, descubre que su corazón está podrido por una enfermedad maligna: la homosexualidad: «En 1977, a los quince años de edad, cuando tuve la certeza definitiva de que era homosexual, me juré a mí mismo, aterrado, que nadie lo sabría nunca. Como la de Scarlett O’Hara en Lo que el viento sellevó, fue una promesa solemne. En 2006, sin embargo, me casé con un hombre en una ceremonia civil ante ciento cincuenta invitados, entre los que estaban mis amigos de la infancia, mis compañeros de estudios, mis colegas de trabajo y toda mi familia. En esos veintinueve años que habían transcurrido entre una fecha y otra, yo había sufrido una metamorfosis inversa a la de Gregorio Samsa: había dejado de ser una cucaracha y me había ido convirtiendo poco a poco en un ser humano.»

El amor del revés es la historia de un camino de perfección que trata de poner al descubierto, sin clichés y sin moralismos, la intimidad desnuda de alguien que de repente se siente apartado de las normas sociales y trata de sobrevivir entre ellas. El autor cuenta su propia vida con una sinceridad a veces hiriente: el descubrimiento de su condición sexual, los primeros amores juveniles, los problemas psicológicos derivados de su inadaptación, la terapia conductual que realizó para cambiar sus inclinaciones enfermas, la exploración del sexo, las primeras relaciones afectivas, los contactos con el mundo gay y el descubrimiento progresivo y tardío de la felicidad, «el valor exacto de la ternura».

Es también el retrato de una sociedad infectada por la intolerancia y por el prejuicio, que busca enfermedades imaginarias para marcar su propio territorio moral. Hasta ahora Luisgé Martín había ido filtrando detalles de su biografía en sus novelas. En este libro convierte en objeto de la narración su propia vida, ejemplar en el sentido clásico del término: sirve para vislumbrar a través de ella las debilidades y las grandezas de la naturaleza humana; sus miserias, sus ambiciones y sus logros. El resultado de su empeño es una obra de una franqueza arrolladora y una calidad literaria excepcional que rememora décadas de máscaras, tanteos y exploraciones, en un trayecto primero doloroso y después liberador hacia el conocimiento de uno mismo. Un retrato íntimo y sin velos, una portentosa contribución a la literatura autobiográfica.

Dsiponible en librerías a partir del 21 de septiembre de 2016. 

Luisgé Martín nos cuenta en este vídeo lo que significó para él escribir El amor del revés. Míralo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *