La caída Memorias de un padre en 424 pasos de Diogo Mainardi

PN885_G

¿Un libro mas sobre cómo ser padre paso a paso? o ¿un libro de autoayuda para aprender a serlo? Cuando leí el título en la página de la editorial fue lo primero que pensé aunque tenía una duda ya que Anagrama Editorial no suele publicar libros de este estilo, cuando recibo el pedido y ya lo tengo entre mis manos abro la primera página sin haber leído absolutamente nada sobre el (ni siquiera quise leer de que iba la novela) y me encuentro con la siguiente frase “1 Tito tiene parálisis cerebral”, ya leyendo este inicio sabía muy bien que había mucho mas dentro del libro “La caída – Memorias de un padre en 424 pasos” de Diogo Mainardi.

La historia es circular, el mundo no solo gira también lo hace la historia del planeta y todo da vueltas incesantemente para llegar al mismo punto de inicio sin que jamás aprendamos a no repetir los errores que se han cometido, eso es básicamente de lo que se aferra el guionista, productor y escritor brasileño Diogo Mainardi para contar paso a paso como pudo seguir adelante luego de que por un terrible acto de negligencia médica y por culpa de una amniotomia mal ejecutada su hijo Tito nacería con una parálisis cerebral la cual a medida que crecía se complicaría mas y mas.

Diogo Mainardi utilizando un orden y división de lectura por números con 424 pasos enseñará al lector como fue la difícil tarea para poder continuar siendo el apoyo absoluto para su hijo Tito y aprendiendo a ser padres con todo ese peso sobre sus hombros. Utilizando a veces un muy particular sentido del humor mezclado con la tristeza y siempre bajo el manto de la historia universal como la verdadera y única culpable de la desgracia, mas el día a día utilizando ejemplos tan extravagantes como el videojuego Assasin’s Creed II, personajes del humor como Abbott y Costello, músicos como Neil Young o U2, la película “Vértigo” de Alfred Hitchcock, escritores como Marcel Proust, Dante Alighieri, William Shakespereare o Ezra Pound, hechos históricos como la Segunda Guerra Mundial y hasta el mismísimo Dr. Josef Mengele son los personajes con los que se ayuda a dar fuerza y ver esta terrible experiencia como algo mas que superar, todo ello acompañado con fotografías no solo de su propio hijo sino también de muchos de los personajes y hechos históricos citados anteriormente haciendo su lectura un balance entre un drama y humor.

Me gusta mucho el juego que el autor hace con la palabra pasos y la verdadera razón de ella dentro de la vida de Mainardi y Tito. Es un libro hermoso a pesar de lo dura que puede resultar la historia pero el hecho de continuar adelante a pesar de todo y de saber que el verdadero culpable de lo que nos sucede cada vez que vivimos una tragedia es la historia de la humanidad me ha dejado un grato sabor de boca. La manera en que escribe me ha enganchado por completo, ver la vida como un paso a paso en la lucha diaria de esta familia hace que el libro sea aun mas interesante.

 

 

 

 

 

Reseñado por Jesús Santana

Librero de Caracas

http://bitacoradelscriptorium.blogspot.com.es/

Escrito por  Diogo Mainardi

Diogo Mainardi (São Paulo, 1962) es escritor, productor, guionista de cine y columnista en la revista Veja. Además participa en el programa televisivo Manhattan Connection, del canal GloboNews. Ha publicado las novelas Malthus (Premio Jabuti), Arquipélago, Poligono das secas, Contra o Brasil y las crónicas de A tapas e pontapés y Lula é minha anta. Vive en Venecia.

Subir

Ficha técnicaEditorial Anagrama

PVP con IVA 16,90 €
Núm. de páginas 176
Traducción Rita da Costa

El libro arranca con una frase escueta, demoledora: «Tito tiene parálisis cerebral.» Es el primero de los 424 pasos en que se divide este testimonio literario escrito a pinceladas, a fogonazos, sin caer en el sentimentalismo desbordado, sin dejarse arrastrar por la autocompasión. Diogo Mainardi es un periodista y escritor brasileño. Cuando nació su hijo Tito, él y su familia vivían en Venecia y un error imperdonable de la ginecóloga provocó que al niño le faltase oxígeno durante el parto. Lejos de sucumbir a la desolación, el autor se hizo un propósito: «Yo acepté la parálisis cerebral de Tito. La acepté con naturalidad. La acepté con deslumbramiento. La acepté con entusiasmo. La acepté con amor», porque, como dice más adelante: «Tener un hijo con parálisis cerebral es la aventura más emocionante que existe.»

La caída es el relato de esta aventura, la lucha por sacar adelante a Tito, por comunicarse con él, por conseguir que camine, en un recorrido que lleva de Venecia a las playas de Ipanema, a Boston y de regreso a Venecia. Y esta aventura se lleva a cabo con un bagaje cultural que ayuda al padre a entender lo sucedido y a plasmarlo literariamente: desde Proust y su obsesión por la memoria y las analogías con Rembrandt y su hijo, también llamado Tito, hasta Freud, Abbott y Costello, Dante, John Ruskin, Ezra Pound, el videojuego Assassin’s Creed II, los componentes de U2 y su amigo de infancia, Vértigo de Hitchcock, Pietro Lombardo y Tintoretto, Shakespeare, Leopardi, pasando por Neil Young, que también ha vivido la experiencia de tener un hijo con parálisis cerebral… El resultado es un libro bellísimo, lúcido e inimitable que nos habla de la paternidad, del amor, de la voluntad de superación, de la comprensión del diferente y de la pasión por la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *