Los ciervos llegan sin avisar de Berna González Harbour

Captura-de-pantalla-2015-04-07-a-las-12.18.23Carmen, una economista en paro que ve cómo se desmorona todo a su alrededor. Ante un presente descorazonador, Carmen decide echar la vista atrás y resolver un enigma enterrado en el pasado. ¿Fue ella testigo de un accidente mortal o realmente no se trataba de un hecho fortuito?

Berna González Harbour, directora de Babelia, inicia con este planteamiento una novela negra con todos los rasgos que definen al género. Todos menos uno: quién investiga el ‘“accidente” para tratar de esclarecer la verdad no es un detective, ni un policía, ni un juez, ni siquiera un periodista. Simplemente se trata de una mujer en paro. ¿Puede un personaje de estas características ser creíble? Por supuesto. Ese es el gran éxito de esta obra, plantear una protagonista que pudiera ser cualquiera de nosotros. Nos pone, por tanto, la lupa de investigador a todos sus lectores.

Sobre el cómo surgió esta idea nos dice:

Conduciendo por el norte de España, iba tranquila por la carretera y, en plena recta, me encuentro el cuerpo de un camionero tumbado. El camión por allí volcado; más lejos, me pareció ver a un motorista rodando. Así que, bajé a atender al camionero. Él respiraba acelerado… Luego, me explicaron que ese jadeo y esos ruidos eran los estertores de la muerte… Y de ahí, no hay retorno. El hombre tenía una cara de buena persona, le tomé de la mano pero yo no podía hacer nada. En 10 minutos, llego una ambulancia y se lo llevó. Llegué a Madrid y nunca supe de él. Con los años, me fue volviendo aquella vivencia. Quién era, a quien dejó atrás, moriría o no… Con “Margen de error”, mi segunda novela, quería revisar ese asunto. Yo no podía volver atrás para averiguarlo. Así que creé un personaje para arreglar este asunto. La protagonista decide volver para saber qué pasó. El resto es ficción. Ella resuelve lo que yo no he podido. Aún así, Carmen es un persona real, es una economista en paro, por lo que no tiene herramientas ni es policía para investigar.

Berna como periodista siempre incluye mucha crítica social es sus obras. Preguntada por ello nos contesta:

Es un libro de crítica. Sí sigue muy vinculada al género negro, ya que es el que mejor saber representar a los que tienen poder y a los que no lo tienen. Es novela social, además de negra. Intenta retratar un mundo en el que hemos perdido todo: trabajo, pareja, vida social… Ha acabado con las certezas y la comodidad en las que vivíamos antes de la crisis.  Ha acabado con nuestra autoestima. Vivíamos una burbuja de cenas, cañas, puentes… No trata un problema tanto económico; es más bien, algo intimo de las personas que lo pierden todo. El empleo y lo que acompaña al trabajo se ha perdido.

La novela negra lleva un quinquenio triunfando mientras otros géneros sufren pérdidas. La autora nos explica por qué cree que es así:

Triunfa porque es entretenida, es divertida, está bien escrita, es pura literatura. No queremos ver lo malo de otros. He querido pintar lo de otros y lo mío también. Sabe conectar una realidad borrosa sin certezas con una literatura de calidad. Es sofisticada en la forma de hacer las tramas. Con tantos detalles, parecen técnicos de autopsias. (Se ríe). En este caso, está diluido, ya que no es una novela negra al uso.

Con estas mimbres no nos queda más que recomendar la nueva novela negra de Berna. Una obra fresca y dinámica, con mucho suspense, en la que cualquiera de nosotros puede sentirse protagonista.

 

Reseñado por Pepe Rodríguez

Escrito por Berna González Harbour

Berna González Harbour, (Santander, 1965)

Es periodista, subdirectora del diario El País y colaboradora de la Cadena SER. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, ha estado vinculada desde sus inicios a la cobertura de noticias de Internacional, ha sido corresponsal en Moscú, enviada especial en una veintena de países en conflicto y redactora jefa de esta sección. Autora de Los mercaderes de niños (1993), ganó el accésit del Premio José Hierro con Viaje al fondo de un embudo (1995). En sus novelas policíacas Verano en rojo y Margen de error, da vida a la comisaria Ruiz.

Ficha técnica

  • Núm. de páginas 224
  • Precio 9,95€
«El camionero apareció en mitad de la carretera, joven y fuerte como ese ciervo que lideraba la escapada, pero con peor suerte. También la muerte puede llegar así, sin avisar».
Hay veces en que la única forma de avanzar es retroceder. Carmen, una economista en paro, decide echar la vista atrás y resolver un enigma enterrado en el pasado. ¿Fue ella testigo de un accidente mortal o de un crimen? En ocasiones, abrir puertas cerradas por el tiempo no es recomendable. Y puede cambiarte la vida. Carmen lo tiene claro. Elige comprender, sean cuales sean las consecuencias. Y adentrarse en un mundo en el que la cordura es un privilegio más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by short sale specialist
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas