Los lazos de Florence Noiville

Los lazos_rgb_alta copiaLos lazos

Mi amiga piensa que los lazos sirven para fijar, atar, encadenar… En cambio, a mí me gusta la palabra lazo. Tiene un regusto de ternura. También de afecto.

Anna, la hija huérfana de Marie desde los catorce años

Mi madre no llevaba gafas, salvo para conducir o ir al cine. No era cuestión de coquetería. Era más bien una forma de ser. Necesitaba el aura delicada que, para los miopes, envolvía cada cosa como una gasa. Sin aristas cortantes ni protuberancias. Vivía en un mundo dulcificado. Su mirada no tropezaba con ningún detalle superfluo.

La historia según Marie, la madre fallecida en accidente de tráfico cuando Anna era adolescente

No se puede borrar así como así una relación maestro-alumno.

A los dieciocho años, no solo represento para ti a la mujer que hay que conquistar, el “huracán rubio” que irrumpe en vuestra pareja. También soy la que desencadena el odio de las otras mujeres.

Un día escribiré nuestra historia. Te lo dije en broma. Bueno, no del todo. Quería explicármelo a mí misma. Quería escribir Lolita desde un punto de vista femenino.

Y no olvides a Baudelaire: “Los libros auténticos son inmorales. Toda la literatura nace del pecado”

Conservé las fotos. En cambio, arranqué todas las fotos en que salías tú. Lo siento por tus biógrafos. También he quemado tus cartas. El pasado es un combustible excelente.

Éramos como Jano. Un cuerpo con dos rostros. Tan atados uno al otro que los nudos eran imposibles de deshacer. Ninguno de nosotros deseaba  hacerlo.

Nunca hay que dejar a las jovencitas jugar con cerillas

La opinión de la madre de Marie, la abuela Suzanne

No hubo reticencias, ni negación, enseguida me dijo que sí, que era su profesor de literatura. Enseguida comprendí que no era una relación pasajera, que era algo más serio que había llegado más lejos. Enseguida me revolví contra ese hombre.

La opinión del padre de Marie

Un amante maduro era sin duda mejor que un novatillo sin pasado

Las opinión de las amigas de Marie

“No te condeno pero no te comprendo. Lo que estás haciendo es irreversible”

La opinión de H. El profesor de literatura

[…]

La clave

Contratiempo. Mi madre llega demasiado tarde a la vida de H. Suzanne y mi madre se cruzan sin verse. Marie y Anna son una cita fallida y una ausencia constante. Esta historia es una serie de encuentros fracasados

 

Reseñado por Pepe Rodríguez

Escrito por Florence Noiville

Florence Noiville es una escritora y periodista francesa. En un principio se dedicó a las finanzas en Estados Unidos, tras licenciarse en Derecho y en Economía en una de las más selectas escuelas superiores francesas, mundo que dejó por la escritura. Trabaja para el diario Le Monde para el que hace información cultural y crítica literaria, y ha dirigido su suplemento Le Monde des livres. También ha llevado programas literarios en radio y televisión. Además de Los lazos, ha publicado la novela La Donation, la biografía de Isaac B. Singer, el ensayo Soy economista y os pido disculpas, así como un buen número de cuentos infantiles y ensayos divulgativos de carácter histórico, destinados a un lector juvenil.

 

Ficha técnicaAlianza Editorial

  • Páginas: 152
  • Publicación: Marzo 2015
  • Precio: 16,00€
  • Traducción: Alicia Martorell Linares

Anna descubre una larga carta escrita por su madre, Marie, una escritora de éxito, tras haber fallecido. Iba dirigida al que fue su primer gran amor, H., su profesor de literatura cuando ella tenía diecisiete años. Un hombre, casado y con dos hijos, al que nada le unía: ni la edad, ni la clase social, ni su aspecto desaliñado… Pero al que amaba y admiraba profundamente al haberle él abierto los ojos al mundo, al arte, a la literatura…
¿Llegó a enviar aquella carta? ¿La recibió H.? Según la va leyendo, Anna quiere saber más de ese hombre. Pregunta a su familia y a los compañeros de su madre, tratando de entender aquella relación; de conocer mejor a su madre, desaparecida cuando Anna tenía catorce años en un accidente de tráfico, y al mismo tiempo a sí misma. A través de esta carta, madre e hija establecen un diálogo tan íntimo como imprevisto.
«Los lazos» es un pequeño homenaje a la «Lolita» de Nabokov, pero contado desde el punto de vista de la propia Lolita. A través de una escritura tan sensible como poética, Florence Noiville demuestra su talento para profundizar con delicadeza en los complejos recovecos del corazón humano, y cómo se ve sacudido por la fuerza de la atracción, las pasiones y el dolor de la ausencia. A partir de este fragmento de amor loco, al margen de la lógica y la razón, observado con lupa desde diferentes puntos de vista, intenta responder a la misma pregunta que se hacen madre e hija: “¿Qué ocurre en nuestro interior cuando creamos ataduras con un ser al que nunca hubiéramos debido acercarnos?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *