Y de repente, Teresa de Jesús Sánchez Adalid

Y de repente, Teresa

Y de repente, Teresa, de Jesús Sánchez Adalid (Ediciones B, 2015) es la novela oficial del V Centenario del nacimiento de Teresa de Jesús, el relato sobre la historia del proceso de La Inquisición contra su persona, un episodio oculto durante siglos y que el autor saca a la luz.

El jurista y teólogo Jesús Sánchez Adalid, autor de obras referentes en el género de la novela histórica como La luz del Oriente, El mozárabe, El cautivo, La Sublime Puerta, Treinta doblones de oro o El caballero de Alcántara, y galardonado con numerosos premios literarios como el Novela Histórica Ciudad de Zaragoza, Fernando Lara, Alfonso X El Sabio o Troa Libros con Valores, nos sumerge en esta ocasión en la vida de un personaje fascinante, de cuyo nacimiento este año se celebra el V Centenario.

El autor nos cautiva nuevamente con una narración culta, exquisita, al mismo tiempo que fresca y amena, con el estilo y estructura de las obras de la época, para guiarnos por la historia cogiéndonos de la mano y llevándonos por diferentes lugares acompañando a sus protagonistas en un contexto histórico descrito con detalle, rigor y maestría. Si la novela ya resulta de por sí reveladora sobre la vida de santa Teresa de Jesús, la amplia nota final del autor nos ofrece un cuadro completo sobre el personaje y los datos históricos y episodios narrados en la misma.

Por lo tanto estamos ante un libro imprescindible para conocer la verdad sobre la vida de Teresa de Jesús, descubrir sus problemas con la Inquisición, uno de los episodios menos conocidos sobre su persona y, especialmente, aprender sobre una época que se sitúa durante el reinado de Felipe II y donde la Inquisición se lanzó “con denuedo y auténtica obsesión a controlar la sociedad española”. Un reino que se había impuesto la misión de frenar la Reforma, aniquilar todos los brotes protestantes y “defender la fe, atesorar el dogma y librarlo de cualquier amenaza”, a cualquier precio, provocando que todos sus habitantes viviesen inquietos y ansiosos “bajo la mirada omnipresente de la Inquisición”.

La novela comienza en el año 1572 deteniéndose en la figura de Don Rodrigo de Castro Osorio, inquisidor apostólico, de cincuenta años, con presencia señorial, culto, implacable, sereno, tenaz y ambicioso, situándolo en medio de una sociedad estructurada en “la desconfianza, la delación y el temor”. Con todo lujo de detalles la trama nos muestra cómo actuaba la Inquisición, sus métodos, entresijos, procedimientos y artimañas para controlar a la población e imponer un reinado de temor y angustia.

Don Rodrigo de Castro se ha propuesto investigar a las mujeres que tienen visiones y revelaciones por si pertenecieran a la secta mística de “las alumbradas”. Para ello ha nombrado a dos colaboradores de su máxima confianza, un fraile dominico y un caballero de la Orden de Alcántara, a los que alecciona en las “artes” del Santo Oficio donde “todo se inicia a fuerza de investigar, de hacer pesquisas, indagaciones, de buscar y averiguar, sin que se note, sin aspavientos, sin forzar las cosas… El inquisidor no ha de hacerse notar; aunque todo el mundo debe saber que está ahí, en alguna parte, despierto, como un ojo atento y siempre abierto que todo lo ve…”. Toda una declaración de intenciones. Y en medio de este juego de intrigas, sospechas y fundamentalismo, surge la figura de Teresa de Jesús, “una que se afana por unir lo presente y lo eterno; separar la verdad de la apariencia y vivir una fe auténtica y una espiritualidad pura”.

Sin duda alguna podemos confirmar que el propósito del autor, manifestado en la nota final, ha sido cumplido con creces y no es otro que, a través de una novela histórica “establecer un puente entre el pasado que recrea y el presente en que se escribe y es leída… ver con la mirada del presente aquello que sucedió y que hoy nos parece incomprensible y hasta terrible; sintiendo que siempre quedará el deseo de cambiarlo…”

 

 

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

Escrito por Jesús Sánchez Adalid

Jesús Sánchez Adalid

Jesús Sánchez Adalid nació en Villanueva de la Serena (Badajoz). Se licenció en Derecho por la Universidad de Extremadura y realizó los cursos de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Ejerció de juez durante dos años, tras los cuales estudió Filosofía y Teología. Además, es licenciado en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia de Salamanca. Colabora habitualmente en RNE. Gracias al apasionante tratamiento de los personajes, que emprenden fascinantes periplos espirituales, hoy un amplísimo público se ha convertido en seguidor incondicional de su obra, traducida ya a varias lenguas. Sus novelas “La luz del Oriente”, “El mozárabe”, “Félix de Lusitania”, “La tierra sin mal”, “El cautivo” y “La Sublime Puerta” (publicadas por Ediciones B) han sido acogidas con entusiasmo por la crítica y el público. En 2007 ganó el premio Fernando Lara por su novela “El alma de la ciudad”.

Ficha técnica

Páginas: 496 / Formato: 15 x 23 cm / ISBN: 978-84-666-5496-8
PVP: 19.50 €

La Inquisición contra Teresa de Jesús.

Un proceso oculto durante siglos que por fin sale a la luz.

Durante el reinado de Felipe II, la Inquisición se lanza con denuedo y auténtica obsesión a controlar la sociedad española. Nadie está libre de sospecha.

Don Rodrigo de Castro es un inquisidor implacable, ambicioso y cauto, que se ha consagrado concienzudamente a realizar pesquisas sobre aquellas mujeres que caen en éxtasis o tienen visiones y misteriosas revelaciones, por si fueran “alumbradas”, es decir, adeptas a la secta mística que tanto preocupa al Santo Oficio, que la considera herética y relacionada con el protestantismo.

Y para hacer las averiguaciones pertinentes, De Castro ha nombrado a dos comisarios, un fraile dominico y un caballero de la Orden de Alcántara, con atribuciones especiales y secretas.

En medio de todo eso, una mujer se afana por unir lo presente y lo eterno; separar la verdad de la apariencia y vivir una fe auténtica y una espiritualidad pura: Teresa de Jesús, la figura más grande y universal de la España del XVI, que no obstante su fina intuición, su magistral escritura y su virtud probada, fue acosada por los inquisidores, algo que se ocultó en los siglos subsiguientes y que hoy, por fin, es sacado a la luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *