La estrella de Ratner de Don DeLillo

la-estrella-de-ratner_9788432224102

Esta es una novela extraña y algo incoherente pero  a pesar de ello no ha dejado de maravillarme. Submundo y Ruido de fondo crean un marco de referencia de la escritura de DeLillo que La estrella de Ratner rompe. Escrita una década antes, su estilo y definición están más cercanos a Pynchon o Vonnegut, incluso un aficionado a Philip K. Dick, hallará referencias a su forma de encarar los temas y personajes con un humor elegante. También D. F. Wallace y su ‘Broma infinita’ parecen ahora tener ciertas deudas ‘estelares’, aunque volveré sobre ello en el último párrafo.

El formato tiene más de tebeo setentero de ciencia-ficción que de novela. El lector se ve de repente rodeado de personajes sacados de un zoo científico mezclado con teorías conspirativas unidas a la amenaza alienígena provocada por la llegada de un mensaje interestelar.

La trama sigue a Billy Twillig, un adolescente genio de las matemáticas galardonado con el Nobel, al que el gobierno transporta a una instalación remota para unirse a un grupo de científicos que intentan descifrar una señal de radio misteriosa recibido de la estrella que da título al libro. La premisa básica de la trama se basa en el descubrimiento de los púlsares (que también fue la base de una novela muy diferente pero también muy interesante de Stanislaw Lem). En realidad es una excusa del autor para exponer todo tipo de ideologías científicas sobre el universo y su origen. DeLillo nos presenta a un gran elenco de personajes extraños que aparecen y desaparecen como por ensalmo a medida que Twillig se va acercando a la resolución del misterio. Sobre todo cuando descubre que el ordenador se alquila a tiempo parcial para un pequeño grupo de científicos que están trabajando en algo muy diferente dentro de las partes más profundas del instalación.

Todo ello se traduce en que los investigadores terminan profundizando en su propio subconsciente, como si la mente pudiera ser representada como una serie de capas geológicas, con la verdad ancestral incrustada en  la cueva más profunda. Tanta mezcla resulta algo difícil de seguir, sobre todo porque Delillo, al igual que nos tiene acostumbrado Pynchon, incluye sus digresiones sobre  matemáticas avanzadas y astrofísica de su documentación dentro de la propia novela.

Se sabe que David Foster Wallace tenía una copia anotada de esta novela, y aunque su obra no tiene un parecido sorprendente con la DeLillo, con La estrella de Ratner en particular sí. ‘La broma infinita’ con su protagonista igualmente talentoso, los temas generales de la obsesión, la depresión, el materialismo científico, etc. También que ambas tengan una bis cómica en el sentido más amplio y una gran tendencia hacia el diálogo largo, tendido y locamente inteligentemente que se desarrolla en pasajes que mezclan el vocabulario más técnico con el más barriobajero. No estoy sugiriendo que Wallace fuese en  ningún sentido un imitador de Delillo, pero fue, sin duda, una gran influencia para él. Sin duda sería un ejercicio interesante leer una obra junto a la otra.

 

Pepe Rodríguez

 

Escrito por Don DeLillo

Nació y creció en Nueva York. Es autor de quince novelas y varias obras de teatro. Ha ganado numerosos premios, como el National Book Award por Ruido de fondo (1985; Seix Barral, 2006), el International Fiction Prize por Libra (1988; Seix Barral, 2006), el PEN/Faulkner Award de Ficción por Mao II (1991; Seix Barral, 2008), la Medalla Howells por Submundo (1997; Seix Barral, 2009) y el PEN/Saul Bellow Award y el Jerusalem Prize a toda su carrera.

Ficha técnica

Precio: 21Páginas: 552

Traductor: Javier Calvo

Una señal de radio procedente de un astro lejano, la estrella Ratner, ha llegado a la Tierra. Todo indica que se trata de un mensaje enviado por una inteligencia extraterrestre.
En un lugar secreto de Asia central, los mejores científicos de todo el mundo han fracasado en sus intentos de descifrarlo. La única esperanza es Billy Twillig, un joven matemático del Bronx que con sólo catorce años ya ha sido galardonado con el Premio Nobel. El genio inocente de Billy se encuentra pronto enfrentado a los desvaríos de una comunidad de académicos lunáticos que compiten entre sí para resolver el enigma del universo. De este viaje al centro del cerebro y sus ficciones a bordo de una peligrosa nave de locos, nadie regresará siendo el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *