El Círculo de Dave Eggers

650_RH29082.jpgDe los peligros latentes en el uso interesado de las tecnologías de la información y comunicación, nos vienen advirtiendo desde hace tiempo. De su descontrolada expansión sin atender a posibles daños colaterales, vamos siendo cada vez más conscientes. Porque ya sabemos lo provechoso que es rastrear los movimientos de los consumidores virtuales por la red y los beneficios que puede generar la venta de esa información. Pero Dave Eggers va más allá en su última novela, reincidiendo en el viejo dilema de hasta dónde estaríamos dispuestos a sacrificar nuestra privacidad en aras de resolver problemas endémicos de la colectividad. Y lo hace concibiendo, en un futuro inminente, una gigantesca corporación capaz de asumir y desarrollar todo tipo de proyectos tecnológicos que conduzcan a la globalización extrema: el Círculo.

Entre sus miles de empleados se encuentra Mae Holland, recién llegada del deprimente sector público y adscrita inicialmente a Experiencia del Cliente, el lugar donde se resuelven las consultas de las empresas cuyos intereses en la red gestiona el Círculo; una de las muchas dependencias distribuidas en un campus que alberga a miles de empleados. La dinámica de la compañía y su carismática dirección recuerdan las de otras empresas reales del sector, en las que la savia de una juventud informal y entusiasta es el motor de la creatividad sin límites.

Una de las señas de identidad de la corporación es la obsesión por la comunicación entre los empleados, mediante una red interna, y de estos con el exterior mediante las redes sociales, cuyo control corresponde ahora al Círculo después de fagocitar Google, Twitter y Facebook. El otro objetivo esencial es la transparencia, cuyas virtudes se ilustran desarrollando programas de prevención de la delincuencia, como la implantación de chips en niños para evitar secuestros, o la ubicua presencia de diminutas cámaras que emiten en directo y que también pueden servir para denunciar sistemas totalitarios. Esa transparencia puede llevarse al extremo de la exhibición transportando una cámara de transmisión permanente, desterrando así, de forma definitiva, la corrupción en el caso de los políticos, y cualquier comportamiento reprobable en el del resto de ciudadanos.

Todo un arsenal tecnológico al servicio del control del individuo y de la perfección de la democracia entendida, en última instancia, como la participación universal mediante la expresión instantánea de opiniones a través de la red, seguida de la inmediata realización del deseo de la mayoría. Un mecanismo ciertamente útil si no fuera por el desprecio de las minorías disidentes y por la posibilidad de manipulación de la opinión pública, sobre todo si está sumergida en una corriente de pensamiento único.

Mediante una precisión a la que no es ajena la traducción de Javier Calvo, y de la mano de minuciosas y repetitivas descripciones, Eggers nos sumerge en el estresante ambiente de trabajo de Mae dominado por la cuantificación, ya sea de sus constantes vitales, de su actividad en las redes o de su valoración por los usuarios, integrándola en un sistema de rankings que espolea tanto como embrutece y aliena. Además, la sensación de verosimilitud que transmite todo el texto produce verdaderos escalofríos al asistir a la imparable propagación del influjo del Círculo, e imaginar a la humanidad convertida en una gran secta dispuesta a imponer su ideario y a reconducir al descarriado. Una humanidad cada vez más infantil en su exigencia de afecto y consideración al comunicarse mediante las redes, cuyo carácter expresa uno de los previsibles personajes que se resisten a la dictadura digital: “gente hablando de otra gente a sus espaldas. Eso es la gran mayoría de las redes sociales (…). Vuestras herramientas han elevado los cotilleos, los rumores y las conjeturas al nivel de la comunicación válida de masas.”

La inquietante novela de Eggers es, pues, una distopía orwelliana en la que el secreto es pernicioso y la memoria infinita, porque de la nube no se borra nada y el anonimato es imposible, y en la que los sueños de democracia perfecta parecen avocados a convertirse en asfixiante pesadilla.

Reseñado por Rafael Martín

Escrito por Dave EggersDave Eggers

  • Además de ser uno de los autores más destacados de la reciente literatura norteamericana, Dave Eggers (Boston, 1970) ha lanzado su propio sello editorial y es fundador y editor de las revistas  McSweeney’s y The Believer, que en poco tiempo se han convertido en objetos de culto literario. Asimismo, es cofundador de 826 Valencia, un centro de voluntariado que ayuda a niños y adolescentes con programas extraescolares y clases de escritura. Todo esto hizo que en 2005 la revista Time lo incluyera en su lista de las cien personas más influyentes de Estados Unidos. En 2007 fue galardonado con el premio Heinz, en reconocimiento tanto a sus logros literarios como a su labor humanitaria.
    En Literatura Random House hemos publicado Ahora sabréis lo que es correr (2004), Guardianes de la intimidad (2005), Qué es el qué (2008, finalista del premio del National Book Critics Circle),  Los monstruos (2009), sus memorias Una historia conmovedora, asombrosa y genial (2010), Zeitoun (2010), Un  holograma para el rey (2013), y El Círculo (2014).

La crítica ha dicho

«El Gran Hermano ya está aquí, y somos nosotros mismos.» Time

«Una parábola sobre los peligros de la era digital. Eggers nos recuerda cómo la utopía digital puede conducir a la “dataficación” de nuestra vida diaria, cómo la creencia en la sabiduría de la mayoría puede hundirnos en el decreto de las masas, cómo abrazar la idea de comunidad puede llevarnos a la anulación del individuo.» The New York Times

«El Círculo es una hábil y moderna síntesis de ingenio swiftiano y pronosticación orwelliana […] un trabajo tan relacionado con nuestro tiempo que podría ser considerado la observación satírica más acertada del principio de la era de internet.» The Guardian

«Fascinante […]. Eggers consigue que nos suba la adrenalina […]. Una novela de ideas […]. Puro entretenimiento, pero del estimulante.» Margaret Atwood, The New York Review of Books

«La mayoría nos imaginamos el totalitarismo como algo que se impone, pero ¿y si fuéramos los cómplices en nuestra propia opresión? Este es el escenario de la ambiciosa, aterrorizante y siniestramente verosímil nueva novela de Eggers […]. Las comparaciones con Un mundo feliz y 1984 serán inevitables.» Booklist

«Ambientada, valiente y audazmente, en un futuro no muy lejano, la novela es en parte sátira y en parte thriller corporativo. Pero sobre todo es una historia que nos alerta sobre las amenazas contra la privacidad, la libertad y la democracia.» USA Today

Ficha técnica

RANDOM

Traductor JAVIER CALVO PERALES
Páginas 448
Precio con IVA 22,90 €

El día que Mae Holland es contratada para trabajar en el Círculo, la empresa de internet más influyente del mundo, sabe que se le ha concedido la oportunidad de su vida.
A través de un innovador sistema operativo, el Círculo unifica direcciones de email, perfiles de redes sociales, operaciones bancarias y contraseñas de usuarios dando lugar a una única identidad virtual y veraz, en pos de una nueva era de civilidad y transparencia.
Mae está entusiasmada con la modernidad y la actividad de la compañía, las espaciosas oficinas de diseño, las cafeterías acristaladas y las acogedoras instalaciones del campus. Cada día se celebran fiestas, conciertos al aire libre y actividades deportivas. Hay clubs de todo tipo, e incluso puede visitarse un exclusivo acuario de peces exóticos de la fosa de las Marianas. Mae se siente afortunada de formar parte del centro del mundo, a pesar de que se aleje cada vez más de su vida fuera del campus y de que su rol dentro del Círculo acabe siendo del dominio público.
Lo que empieza como la fascinante historia de ambición e idealismo de una mujer se convierte en una trepidante novela de suspense que plantea cuestiones tan vitales como la memoria, el pasado, la privacidad, la democracia y los límites del conocimiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *