Elizabeth ha desaparecido de Emma Heayly

14_Elizabet_ha_desaparecido_300dpi-669x1024

Elizabeth ha desaparecido (ed. Duomo, 2014) es el debut literario de Emma Heayly, una autora con una curiosa historia. Su oficio como encuadernadora de libros en Londres despertó su interés por escribir, inscribiéndose en un Máster de Escritura Creativa en la University of East Anglia. El resultado es una novela de las que se degustan sorbo a sorbo, una historia con una protagonista inolvidable, una entrañable anciana que nos cautivará y conmoverá desde la primera página de una novela cuya trama gira alrededor de un sugerente misterio: “¿Cómo resuelves un misterio cuando no recuerdas las pistas?”

Maud, a sus setenta años,  lucha contra las lagunas de su mente, intentando sobrevivir en casa con la ayuda de su hija y una cuidadora. Para mantener sus recuerdos y desenvolverse en el día a día,  tiene la casa repleta de papelitos que se han convertido en su memoria de papel. Uno de ellos contiene un mensaje que le enfrentará a un misterio: Elizabeth ha desaparecido.

Elizabeth es la única amiga que le queda; el resto. o están muertos, o han sido ingresados en alguna residencia. Aficionada a la compra de objetos esperando encontrar algún día un tesoro olvidado, su compañía hacía disfrutar a Maud y sacarle de la rutina diaria.

Pero la sospecha de que su amiga ha desaparecido crea en la protagonista un estado de inquietud que le lleva a decidir averiguar qué ha ocurrido realmente con ella y si sus sospechas de que está en peligro son fundadas o solo una obsesión de su confusa mente, tal y como sospecha que piensan todos los que la rodean.

Comienza así la investigación de Maud, mientas se sumerge en sus recuerdos, lidia con los despistes y descuidos de su memoria y rememora otra desaparición que marcó su vida, la de su hermana en Londres durante la Segunda Guerra Mundial. Una protagonista que se enfrenta al interrogante de dos desapariciones, dos misterios, dos búsquedas desesperadas; contando con sus desordenados recuerdos y su imprecisa mente como únicas herramientas para encontrar la respuesta. Y una pregunta siempre en el horizonte ¿se puede fiar de su mente? Pregunta que nos lleva hacia otra igual de sugerente ¿se puede fiar el lector?

Y esta es la base argumental de una novela de la que no puedo desvelar más. Solo recomendarte que te dejes seducir por la prosa elegante de la autora, el perfil entrañable de la protagonista y el misterio de una trama que se mueve con acierto entre pasado y presente a través de la mente de Maud, navegando entre dos interesantes historias que se van entrelazando hasta terminar encajando con precisión.

Comienza a leerlo AQUÍ

 

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

Escrito por EMMA HEALEY

Foto EMMA HEALEY Creció en Londres, donde aprendió el oficio de encuadernar libros, lo cual la animó a escribir. En 2011 se inscribió en un Máster de Escritura Creativa en la University of East Anglia y de allí ha salido con su primera novela: Elizabeth ha desaparecido.

Ficha técnica

Captura de pantalla 2014-11-09 a la(s) 13.43.44

Traducción: Antonio-Prometeo Moya

Páginas: 320 PVP: 18.50 €

¿Cómo resuelves un misterio cuando no recuerdas las pistas? 

UNA HEROÍNA INOLVIDABLE QUE TE HARÁ REIR Y LLORAR

Traducción: Bea Galán

«Sin noticias de Elizabeth». Maud está convencida de que su amiga ha desaparecido, pero nadie le cree. Tiene setenta años y su contacto con la realidad no es el mismo de antes. Hay papelitos por toda la casa: listas de la compra y recetas, números de teléfono, apuntes sobre cosas que han ocurrido. Es su memoria de papel, que impide que Maud olvide las cosas. Y ahora tiene en sus manos una nota con un simple mensaje: «Elizabeth ha desaparecido». Es su letra pero no recuerda haberla escrito. ¿Qué le ha sucedido? Maud está segura de que su amiga podría estar en peligro. Encontrarla se convierte en una obsesión que la lleva a rememorar la desaparición de su hermana en Londres durante la Segunda Guerra Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *