Una erasmus en Bruselas de Alfredo Escardino

Captura-de-pantalla-2014-03-17-a-las-18.45.13

Esta es una novela que rezuma frescura y buen humor, aunque entre líneas pone a caldo unas cuantas cosas. Cristina Vilanova, la protagonista, recuerda sus años juveniles de estudiante en Bruselas. Relaciones de amistad y amorosas, relaciones de trabajo, estudio, parafernalia y problemas típicos universitarios, etc. Todo ello demostrando un profundo conocimiento del tema, tanto estudiantil como la complicada madeja de la Unión Europea (CEE, entonces) en Bruselas, que el autor ha conocido por sus años estudiando y trabajando en la capital belga. Ambientada en el 88, antes de la caída del muro, está contada en dos líneas de discurso: el de la propia protagonista, en primera persona, y el de un narrador omnisciente que complementa lo que la joven estudiante, en su ingenuidad, no puede saber.

Cristina es una joven valenciana de 23 añitos, estudiante de Derecho y con novio en Valencia pero que, sin comerlo ni beberlo, es receptora de una beca Erasmus y sale para Bruselas chapurreando el francés y sin pajolera idea de inglés, pero bien aprovisionada de ardor juvenil y dispuesta a comerse el mundo. Y allí comienza a integrarse en la vida estudiantil universitaria, que va mucho más deprisa que la española. La vorágine  de las novedades le produce un vértigo y una especie de obnubilación. Nuevas amigas, nuevos amigos, nuevos amores…todo a la vez, casi. Encontramos muchos ecos a situaciones vistas en filmes como El diario de Bridget Jones, o Cuatro bodas y un funeral, por ejemplo. Sobre todo en cuanto a la comicidad de los temas y al ambiente juvenil. Cristina va abordando las múltiples dificultades que se le presentan, y a su vida universitaria se le añaden preocupaciones y conflictos respecto a su futuro próximo, incertidumbres que casi todos hemos tenido a esas edades cuando se pasa de la protección familiar y el ambiente festivo estudiantil a lanzarse al terrible mundo laboral, a la competencia y a la dureza que supone. Y si además, le añadimos el ingrediente del amor (o el sexo), pues la cosa se complica. Y Cristina, como todos, tiene un límite…

Pero no sólo es ese el tema de la novela, si bien es el central. Hay un macguffin, que diría Hitchcock, una excusa o motivo recurrente que, al modo de las muñecas rusas, encontramos una dentro de la otra. Y esa otra historia es más complicada, nos trae ecos de Simenon…y diría más, del propio Hitchcock. Unas joyas de familia desperdigadas a lo largo de siglos están siendo buscadas y encontradas…en manos de diversos dueños. Una de ellas la tiene Cristina, herencia de su bisabuela. Ello la sumerge en una trama de intriga en la que algunos no son lo que parecen y otros son claramente corruptos y traidores. Con esa historia, el autor nos muestra que no es oro todo lo que reluce, y que hay una trastienda en todo este mundo de la alta política y las finanzas, de los cargos de la Europa comunitaria, del mundo universitario europeo y hasta de los propios estudiantes, movidos cada uno por motivos insondables.

Despliega el autor una serie de caracteres, tanto el grupo de los personajes españoles, a cual más variopinto, como el de los ingleses, belgas, franceses y alemanes. De modo humorístico resalta esas diferencias que existen entre los españoles y los europeos del norte, mostrando costumbres no solo culinarias, sino higiénicas y de horarios, como solo un español que ha convivido con otros especímenes europeos sabe ver. Y es de destacar, además de la corrección del texto, la capacidad del autor para introducirse en el personaje femenino y resultar convincente.
En suma, una novela que encantará no sólo a los lectores jóvenes y universitarios, sino a aquellos que lo fuimos en décadas pasadas, y recordamos esos años con placer.

 

Reseñado por Ariodante

700x370

Escrito por Alfredo Escardino

Alfredo Escardino nació en 1961 en Valencia, ciudad en la que vivió hasta concluir sus estudios universitarios. Tras licenciarse en Derecho, pasó varios años completando su formación en el extranjero. Es en esa época cuando obtuvo sus títulos de posgrado en el Instituto de Estudios Europeos de la Universidad Libre de Bruselas y en el Colegio de Europa de Brujas e hizo sus prácticas profesionales en la Comisión Europea como stagiaire. De vuelta a Valencia, en 1991, compaginó el ejercicio de la abogacía con la docencia universitaria e hizo una incursión en el mundo del periodismo colaborando durante algunos años con el diario Las Provincias. En 2002 regresó a Bruselas tras ingresar en el cuerpo superior de funcionarios de la Comisión Europea, institución en la que trabajó hasta finales de la década. Todas esas vivencias le han sido de gran utilidad para escribir Una erasmus en Bruselas, su primera novela.

Ficha técnica

Editorial Funambulista

Precio: 19,50€ Páginas: 448

Grand Place de Bruselas. Un turista noctámbulo finge fotografiar una mansión, pero su cometido es vigilar, a través del ventanal, a un poderoso personaje que en esos momentos habla por teléfono. Dicha conversación, lo que ocurre después y la reacción del falso turista nos sumergen de lleno en las peripecias de Cristina Vilanova, una joven española que vive en Bruselas una experiencia muy peculiar como estudiante erasmus: una intriga que se remonta al siglo XVII, cuando Flandes pertenecía a la corona española, y que la vincula con una antigua e influyente familia de la aristocracia flamenca. Una circunstancia que ella ignoraba y que la convertirá en pieza clave en un rompecabezas de pinturas barrocas, joyas aztecas, antepasados cuya existencia desconocía, esculturas que hablan sin decir palabra y espías que no son lo que parecen. Y todo ello aderezado con los exámenes, las juergas y los vaivenes sentimentales de todo erasmus que se precie.

Con Una erasmus en Bruselas, Alfredo Escardino nos traslada a la Bruselas optimista y cosmopolita de finales de los ochenta. Una novela magníficamente ambientada, de fácil lectura y narrada con fina ironía, en la que los que han pasado algún tiempo en el extranjero se verán reflejados. En definitiva, la novela que a todo erasmus le encantará leer… y tal vez la historia que a todos nos gustaría haber vivido.

2 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *