Las 101 cagadas del español de María Irazusta

las-101-cagadas-del-espanol_9788467041378

Las 101 cagadas del español, de María Irazusta (ed. Espasa, 2014) es una obra amena, divertida y didáctica que nos propone “Reaprender nuestro idioma y descubrir algunas curiosidades”.

La presentación de la autora nos permitirá comprender el propósito de este libro. Licenciada en Ciencias de la Información, periodista de formación y corazón; directiva y empresaria, de profesión, su amor por el lenguaje esta cimentado sobre sus más de veinte años de experiencia como periodista y experta en Comunicación. Actualemente está consagrada a mantener su agencia de consultoría estratégica, Irazusta Comunicación, como uno de los más prestigiosos referentes en el ámbito de la Comunicación.

María, junto con un grupo de periodistas, se ha propuesto en este libro “defender la preciada y preciosa lengua de Cervantes de las tropelías ortográficas, desafueros sintácticos y semánticos que comenten bellacos, felones e indolentes de toda laya y condición”. Nuestro idioma se desangra por las reiteradas puñaladas que recibe, curiosamente en un tiempo en el que hay el mayor número de licenciados universitarios y en el que la comunicación escrita está adquiriendo un protagonismo sin precedentes a través de instrumentos como las redes sociales o el whatsapp.

Escrita con un tono divulgativo e irónico, con constantes ejemplos sacados de la actualidad y de nuestro pasado, el libro nos permite realizar un recorrido por nuestro idioma, señalando los errores más frecuentes, “las cagadas” más cotidianas, algunas de ellas protagonizadas por escritores como Lope de Vega, Umbral, Torrente Ballester o el mismísimo Delibes.

En su cruzada contra los enemigos del idioma los autores han “dado caza a polizones lingüísticos, rescatado palabras moribundas al borde del precipicio del olvido léxico y desenmascarado otras que bien merecerían ser ejecutadas al amanecer. Y nos ha quedado tiempo para conocer el origen de algunas curiosidades o frases tan utilizadas como…”

Los diferentes temas se van alternando a lo largo del libro, con entradas muy breves y prácticas que convierten la obra en una herramienta eficaz para tener a mano y consultar en momentos de duda. En su contenido encontraremos ejemplos de cómo lo políticamente correcto ha llevado a absurdos lingüísticos como “los miembros y miembras” o a imprecisiones por enmascarar la realidad con expresiones como “interrupción del embarazo” en lugar de “aborto” o “moderada subida de los salarios” en lugar de “bajada”.

Descubriremos cómo los medios de comunicación “actúan de correa de transmisión de usos erróneos del idioma”, la frágil existencia de palabras moribundas como pazguato, fresquera, estulticia, ignoto, hogaño o ajuntar, y de los errores más habituales relacionados con la doble negación, las puntuaciones, los vulgarismos, el uso de la tilde, los anglicismos, el “asimismo”, dequeísmos, leísmos y laísmos, etc.

La obra también nos descubre curiosidades como las singularidades lingüísticas en los diferentes países que hablan español, el influjo del árabe en nuestro idioma o el origen de expresiones como irse de picos pardos, tener más cuento que Calleja, ser más feo que picio, parecerse al corral de la Pacheca, más tonto que Abundio, más moral que el Alcoyano, ¡Qué nivel, Maribel!, dormirse en los laureles, el quinto pino o aquí hay gato encerrado.

Y el libro finaliza con la explicación del origen de “hacer mutis por el foro”, culminando una lectura que no solo resulta entretenida sino también muy útil, por lo que tendremos que tenerla a mano para recurrir a ella en cualquier momento…

 

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

700x370

Escrito por María Irazusta

María Irazusta, fundadora y socia directora, es licenciada en Ciencias de la Información (Periodismo) y PDD por el IESE. Cuenta con más de 20 años de experiencia como periodista, en los que ha desarrollado diversas funciones en distintos medios, fundamentalmente, económicos. Durante más de 10 años, ha estado dedicada a la Comunicación Empresarial. Tiene un completo perfil profesional que cierra el círculo de la Comunicación: ha trabajado como periodista en distintos medios, ha sido directiva de empresas y, con todo el expertise adquirido, creó su propia Agencia de Comunicación.

Ficha técnica

  • Páginas: 184 14,90€
    No faltan en el mercado obras dedicadas a promover el buen uso del idioma. Pero ninguna como esta. Con rigor y humor, este divertido “bestiario de desafueros lingüísticos” sale al rescate de nuestra maltratada lengua siguiendo la consigna platónica de que aprender es recordar.
    Una obra que, además de desvelar los errores más frecuentes, consuela al lector señalando que hasta Lope de Vega, Umbral, Torrente Ballester o el mismísimo Delibes la cagaron.

4 Responses

  1. Esto está mal.
    1.- Las cagadas son de RAE, que dice gobernar el idioma.
    2.- 101 se queda corto.

    El RAE acoge, acepta y aprueba miles de modismos y cagadas sudamericanas como propias del español; y no corrige estupideces arraigadas que requieren corrección y extirpación. Dejen a los sudamericanos hablar sus cagadas y que creen sus propios diccionarios con sus propias maneras sin meterlas al castellano.
    Guaraní, quechua, aymará, y demás vulgo no tienen cabida en el español.

    “Ya es muy tarde ésta tarde, así que mañana por la mañana pensaré cómo como el pan que vino con el vino”
    Debería transformarse a algo así : “Ya es muy tarde ésta vesper, mañana por la matina pensaré cómo mangio el pan que vino con el ví” O algo por el estilo pero más inteligente ingeniado por los cultos.

    La cagada que más me pudre es el mal uso de la conjugación futura de los verbos, imitando el inglés: hasta el rey dice sus cagadas y en abundancia por radio y televisión; cuando tales narradores deberían cuidar el idioma más que nadie al ser difundidas al público. Se convierten en corruptores del idioma a mayúscula escala.

    “Vamos a tener elecciones” -NO-
    “Los futbolistas van a venir a jugar mañana” -NO-
    Conjugación verbal, cuarto grado de enseñanza elemental:
    “Tendremos elecciones”
    “Los futbolistas vendrán…”
    Tan común que nadie se entera que dicen cagadas.

    -NI RAE QUE HAGA NADA SENSATO-

    1. Hey, discriminando extrangeros quedaràs mal parado, solo recordad que vos teneis errores tambien.

      Saludos desde norteamerica. 🙂

  2. En la página 158 correspondiente al artículo, más largo que un día sin pan
    en lo refernte a las quince mil palabras que contienen las cinco vocales usted
    pone como una de ellas JERARQUIA… yo creo que esto tambien es una cagada

  3. Estimada María: Sobre “Descambiar” (página 32): estoy de acuerdo en que “descambiar” es deshacer el intercambio o trueque comercial de un producto que se ha comprado a cambio de la devolución del dinero pagado por él. Ejemplo: si voy a una tienda a devolver una camisa que he comprado para que me devuelvan el dinero, eso sí es “descambiar”. Pero si voy a la misma tienda NO A QUE ME DEVUELVAN EL DINERO por la camisa que he comprado, sino a que me cambien la camisa que había comprado por otra cuya talla se aproxime más a la mía, eso no es “descambiar”, sino “cambiar” a secas, puesto que no estoy “descambiando” (o sea deshaciendo un trueque comercial), sino “cambiando” una camisa por otra, sin que intervenga en absoluto la devolución del dinero que había abonado por la primera compra. Está bien utilizar “descambiar”en el primer caso y es tan correcto como utilizar “cambiar” en el caso que acabb de plantear, ni a la inversa.El problema es que(a ambas operaciones se les llama “descambiar” y allí reside el error garrafal y no una mera “falsa incorrección”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *