Kassel no invita a la lógica de Enrique Vila-Matas

kassel-no-invita-a-la-logica_9788432221132Cada libro de Enrique Vila-Matas es en realidad un capítulo más de una de las obras más sólidas, coherentes y reconocidas de la literatura europea, pero ‘Kassel no invita a la lógica’ es, sin duda, uno de los más notables. Además, su autor trasciende aquí ese catálogo de afecciones del escritor del que se venía ocupando: el síndrome de Bartleby, el mal de Montano, la inclinación a desaparecer del doctor Pasavento, o la tendencia a la inactividad de los miembros de la sociedad Aire de Dylan, y lo hace para centrar sus divertidas y profundas reflexiones en el polémico mundo del arte contemporáneo.

Todo transcurre en la Documenta de Kassel, la cita quinquenal de las vanguardias, a la que el narrador/Vila-Matas (cada vez más tenue la separación entre ambos), es invitado como reconocido escritor de estilo poco convencional. La propuesta de las comisarias es que el autor  pase los últimos días de la muestra escribiendo en un rincón de un restaurante chino, permitiendo que los visitantes interactúen con él, y quedando así convertido en el actor de una auténtica ‘performance’. El escritor acepta interesado en ampliar la materia exclusiva de sus obsesiones, la literatura, otorgando al viaje, además, otras cualidades que vienen a fortalecer su decisión, posibilidades tan peregrinas y ambiciosas como desvelar el misterio del universo o encontrar un hogar en el camino.

A partir de este planteamiento tan propio del autor, el lector entrará de lleno en su terreno, un territorio en el que las elucubraciones más melancólicas y profundas quedan desdramatizadas de inmediato con giros de una ligereza no menos trascendente, y en el que las continuas digresiones van aportando una serie de ‘leitmotivs’ de una sutil ubicuidad. Son elementos metafóricos, complementos explicativos, como la corriente de aire que define una de las instalaciones y que el narrador interpreta como un impulso, relacionado, a su vez, con el recuerdo de un escalofriante soplo en la nuca. O ese método Synge con el que el antropólogo nos animó a interpretar sin trabas cualquier discurso pronunciado en un idioma desconocido, y en el que se apoya Vila-Matas para invitarnos a descifrar el lenguaje de las vanguardias. Se va elaborando así un discurso de una consistencia incontestable aunque aparentemente sustentado en motivos arbitrarios que, al ser incorporados a la narración e interrelacionados entre sí, parecen decisivos para el descifrado de algún código secreto. El resultado es irónicamente unificador y parece imponerle al universo una significación impostada.

Precisamente es el conocido gusto de Vila-Matas por la impostura el que nos lleva a interpretar  en clave de parodia algunas de las instalaciones que describe, tan disparatadas y firmadas por nombres tan certeros que nos parecen excesivas: las dos moscas tse-tsé del tailandés Pratchaya Phintong, la pequeña colina del chino Song Dong germinada a partir de desperdicios traídos de su tierra, el ‘Sanatorium’ del mexicano Pedro Reyes, donde diversos terapeutas atienden a los visitantes, o la versión cantada del ‘Tractatus’ de Wittgenstein, a cargo del finlandés Numminem. Pero al comprobar que todo eso es rigurosamente real comprendemos que el juego de Vila-Matas consistía en que no estaba jugando: estaba mostrando la verdad del arte contemporáneo para que el lector se asombrara de su indiferencia por la descalificación, de su lógica desconocida.

El autor logra contagiarnos, así, el entusiasmo del narrador por alguna de las intervenciones más sugerentes que se nos acaban haciendo tan familiares como comprensibles, como el cuarto oscuro de Tino Sehgal, en cuyas tinieblas se mueven y canturrean algunos ‘performers’, o el estercolero de Huyghe , representación de la decadencia de Europa y símbolo del rechazo de la belleza clásica. Y ese renovado interés por las vanguardias, deudor del afán por lo nuevo, nos retrotrae a los alegres tiempos en los que las propuestas innovadoras, el experimento formal, eran valores en sí mismos, y la subversión de modelos anquilosados un objetivo irrenunciable. Un tiempo en que la exigencia de la juventud podía mostrarse, sin embargo, benévola ante las más delirantes ocurrencias del arte de vanguardia. El tiempo de las ilusiones intactas.

Finalmente, no faltan tampoco a la cita los autores de referencia de Vila-Matas: Duchamp, Kafka, Walser o Beckett, cuyas reflexiones parecen siempre disponibles para un oportuno cameo, aunque es el Raymond Roussel de ‘Locus Solus’ el que, con la descripción de sus alucinados artefactos, aporta aquí el modelo literario a una obra que defiende el arte como vía hacia el conocimiento, un arte para ser vivido sobre las ruinas que le rodean.

Reseñado por Rafael Martín

700x370

Escrito por Enrique Vila-Matas

Nació en Barcelona en 1948. De su obra narrativa destacan Historia abreviada de la literatura portátil, Suicidios ejemplares, Hijos sin hijos, Bartleby y compañía, El mal de Montano (Seix Barral, 2012), Doctor Pasavento, Exploradores del abismoDietario voluble, Dublinesca (Seix Barral, 2010), Chet Baker piensa en su arte y Aire de Dylan (Seix Barral, 2012). Entre sus libros de ensayos literarios encontramos Para acabar con los números redondosDesde la ciudad nerviosa, Aunque no entendamos nada, El viento ligero en Parma, Perder teorías (Seix Barral, 2010) y El viajero más lento. El arte de no terminar nada (Seix Barral, 2011). Traducido a 32 idiomas, ha obtenido un amplio reconocimiento internacional y ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de la Crítica, el de la Real Academia Española, el Ciutat de Barcelona, el Herralde de Novela, el Fundación Lara, el Leteo, el Argital, el del Círculo de Críticos de Chile, el Meilleur Livre Étranger, el Fernando Aguirre-Libralire, el Médicis- Roman Étranger, el Jean Carrière, el Ennio Flaiano, el Elsa Morante, el Mondello, el Bottari
Lattes Grinzaine y el Gregor von Rezzori. Es chevalier de la Legión de Honor francesa, pertenece a la Orden de Caballeros del Finnegans, y es rector (desconocido) de la Universidad Desconocida de Nueva York (McNally Jackson).

Ficha técnica

Páginas: 304 Precio: 19,50€

Una extraña llamada interrumpe la rutina de un escritor. La enigmática voz femenina al otro lado de la línea le dice que los McGuffi n quieren invitarlo a cenar para desvelarle la solución al misterio del universo. Pronto descubrirá que se trata de una convocatoria para participar en la Documenta de Kassel, la mítica feria de arte contemporáneo, donde su cometido será convertirse en instalación artística viviente y sentarse a escribir cada mañana en un restaurante chino de las afueras.

En Kassel, el escritor comprueba sorprendido que su estado de ánimo no decae al atardecer y que, en cambio, el optimismo lo invade mientras pasea impulsado por una energía inagotable que late en el corazón de la feria. Es la respuesta espontánea e imaginativa del arte que se levanta contra el pesimismo.

Con humor, hondura y lucidez, Enrique Vila-Matas cuenta la historia de una gran expedición: la del paseante solitario que, rodeado de rarezas y maravillas, se atreve a traducir un idioma que no conoce, participa en bailes invisibles, pernocta en su particular tierra prometida y, fi nalmente, encuentra un hogar en el camino. Desde su terraza de Kassel, este paseante nos invita a ver el mundo desde otro ángulo y desvela la esencia misma de la literatura: la razón, la verdadera razón, para escribir.

One Response

  1. […] Rafael Martín en El placer de la lectura: “Cada libro de Enrique Vila-Matas es en realidad un capítulo más de una de las obras más sólidas, coherentes y reconocidas de la literatura europea, pero ‘Kassel no invita a la lógica’ es, sin duda, uno de los más notables. Además, su autor trasciende aquí  (sigue leyendo) […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *