El país de los ciegos de H. G. Wells, ilustrado por Elena Ferrándiz

fgr17022014111530

Con esta obrita se nos ofrece un producto especial. Es un relato o, más bien, un cuento, por su intención aleccionadora o moral, en el que el escritor y teórico político británico HG Wells desarrolla una especie de utopía. La edición es bilingüe, lo cual se agradece, y va asimismo ilustrada con unos dibujos muy acertados y estéticamente relevantes, en escala de grises.

Wells imagina un espacio inaccesible, en plena cordillera andina, donde un pequeño grupo atrapado por las nieves y encerrado en un valle vive durante generaciones sin contacto alguno con el exterior , hasta el punto de olvidar su existencia e imaginar toda una mitología que explique su vida en tan idílico espacio. Porque aquello es un paraíso, un pequeño paraíso en el que los en principio forzados habitantes acaban por acomodarse y por ser felices, adaptandose a ese tipo de vida.

Pero hay una peculiaridad: entre ellos empieza a desarrollarse la ceguera y a transmitirse de modo congénito hasta el punto de que todos los habitantes, pasadas unas generaciones, son ciegos. Completamente ciegos, desarrollando, eso si, al máximo, sus otros sentidos. Ciegos hasta el punto de adaptar su cultura y su cosmovisión  a su naturaleza, olvidando incluso las palabras relativas a aquellos órganos cuya función había desaparecido. Un mundo táctil, de perfumes y olores, de sonidos y músicas, de sabores y gustos.

¿Qué ocurre aquí? Pues el problema se produce cuando, en una expedición montañera de Bogotá,, un expedicionario queda perdido y aislado por completo, y viene a dar por casualidad con este pueblo  ancestral.

Tras una primera sorpresa e incredulidad, el protagonista, Núñez, imagina que va a hacerse el amo de la situación. Es el único que puede usar sus ojos y aunque se da cuenta que ha encontrado un pueblo excepcional, primitivo pero con una sociedad bien organizada y muy activa, piensa que les lleva ventaja por se el único que puede ver.

Craso error. En una sociedad de ciegos, el tuerto no es el rey, al contrario de lo que pudiera pensarse. El forastero es recibido como un advenedizo, como alguien distinto que por un lado suscita compasión (por no ser como ellos, ciego) y por otro, incomprensión y peligro, por ser distinto y por no ser capaces ninguno de entender qué es eso de la vista. Por más explicaciones que da Núñez, nadie le entiende y le toman como un loco o un pobre infeliz que esta enfermo. Pero siempre como un peligro para la comunidad.

Le hacen ver todas sus torpezas, porque si bien es capaz de usar la vista, es un tanto torpe con los demás sentidos, mientras que ellos se manejan perfectamente. De la incomprensión pasaron a la burla y de la burla a la violencia. Núñez no era bienvenido. Núñez lo intenta todo, desde defenderse a agredir, desde esconderse hasta huir, pero resulta un fracaso total. Llega a abandonar toda esperanza, y tratar de acomodarse a vivir con aquellas gentes, incluso llega a enamorarse de una joven.

Sin embargo, nada da los resultados apetecidos por todos y Núñez se siente sólo en medio de la multitud, se siente discriminado, ofendido y humillado. Los ciegos se creen superiores a él y no soportan la diferencia que supone tener ojos, lo consideran poco menos que una desgracia. La propuesta que le harán será terrible. Una propuesta demasiado igualitaria. Y Núñez no puede soportarlo.

En suma, un cuento moral, lleno de simbología y de connotaciones sociopolíticas, que, como sabemos, eran una de las facetas de Wells, además de la escritura. Bella edición, pues, correcta traducción y espléndidas ilustraciones.

Reseñado por Ariodante

700x370

Escrito por H. G. Wells

H. G. Wells (Bromley, 1866 – Londres, 1946).
Herbert George Wells. Narrador y filósofo político de nacionalidad inglesa. Es especialmente reconocido por la novela científica, cuyo auge comenzó con el fin de la Segunda Guerra Mundial y se convirtió pronto en un género popular. Las novelas de Wells destacan por su interés científico así como por su sólida estructura estilística y su prodigio imaginativo. Algunas de sus obras más conocidas son: La máquina del tiempo (1895), El hombre invisible (1897) y La isla del Dr. Moreau (1896). Durante la última época de su vida, Wells asumió la tarea de defender en escritos y conferencias todo aquello que consideraba positivo para el progreso, así como criticar los grandes conflictos bélicos que asolaron Europa.

Ilustrador / Elena Ferrándiz

Elena Ferrándiz vivió su infancia en San Fernando, Cádiz, rodeada de lápices de colores. Estudió Bellas Artes en la Universidad de Sevilla y desde entonces ha trabajado como ilustradora para numerosas editoriales y publicaciones. Asimismo ha publicado varios libros ilustrados de los que es también autora. Libros llenos de metáforas y guiños visuales, en los que imagen y palabra se unen para dar salida a su particular universo.

Ficha técnica

Ilustrador: Elena Ferrándiz
Traductor: Íñigo Jáuregui
Tamaño: 13 x 19 cm.
Encuadernación: Rústica
Páginas: 128
PVP: 16,50 euros
Un montañero llamado Núñez, en su intento por coronar el Parascotopetl, el Matterhorn de los Andes, resbala y cae por una ladera nevada. Al incorporarse comprueba aturdido que se encuentra en un valle aislado del resto del mundo por profundos precipicios, el País de los Ciegos. Los ancestros de sus habitantes huyeron de la represión española y una extraña enfermedad se propagó entre ellos, provocando que todos sus descendientes nacieran ciegos. Núñez cree que será fácil dominarlos, ya que según el refrán «En el país de los ciegos, el tuerto es el rey»…
Publicado en 1904 en The Strand Magazine, este relato es uno de los textos más brillantes sobre la ceguera como metáfora. Aborda temas como el conocimiento humano y la sociedad, y muestra de qué manera la comunidad somete al diferente a sus creencias, eliminándolo por ser distinto.

«Lamento haber descubierto a Wells a principios de nuestro siglo: me gustaría poder descubrirlo ahora para sentir aquella deslumbrante y, a veces, terrible felicidad.»Jorge Luis Borges

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *