Margen de error de Berna González Harbour

margenderror

Berna González Harbour presenta su segundo libro publicado en Serie Negra de RBA. La comisaria María Ruiz se reincorpora al trabajo tras una larga convalencia después del desenlace de Verano en rojo. El Madrid otoñal ha cambiado durante su recuperación y los indignados toman las calles mientras las multinacionales aparecen en las crónicas de sucesos debido a los suicidios de algunos de sus antiguos trabajadores. Un hombre aparece muerto en el Retiro. Todo apunta a un suicidio pero la comisaria no lo tiene claro. Menos aún tras haberse comprado el finado un coche de más de doscientos mil euros la semana anterior.

La subdirectora de El País afronta con ilusión la promoción de esta segunda entrega basada en la comisaria Ruiz. Quería un personaje contrario a los masculinos estereotipos del género. Le irritaba ese mundo violento, misógino a veces y quería crear un nuevo ambiente de novela negra en el que la mujer tuviera su papel protagonista.

La denuncia social, omnipresente en el genero negro, aparece aquí en formatos diferentes a los clásicos. Los despidos vistos desde perspectiva de la empresa y a la par de los trepas que consiguen excluir a sus compañeros, no parece argumento suficiente para una obra de trescientas páginas. Ahí es donde se ve el oficio periodístico de la autora quien ficcionando noticias reales y conectándolas entre sí crea un universo en el que ella se siente a gusto, su comisaria trabaja bien y los lectores les seguimos embelesados. La principal diferencia con el periodismo es que su trabajo de literatura surge como una liberación donde no necesita la veracidad de todos los datos.

La comisaria Ruiz no está al cien por cien en esta secuela, ni física ni emocionalmente. Por eso a veces se la ve llorar, estar preocupada incluso ausente. Este paréntesis antes de la tercera obra la hace más humana si cabe y crea una cierta empatía en el lector.

Cuando la comisaria comienza a tirar del hilo se da cuenta de que tras él se halla toda una estela de suicidios sucedidos en la misma empresa, Pétrole de France. De esta manera empiezan a quedar al descubierto los tejemanejes, de dudosa legalidad, que utilizan algunas empresas para despedir a sus empleados y ampliar sus cuentas de beneficios.

Junto a esta trama se cruzan otras dos no menos interesantes. Una de ellas tiene que ver con Luna, un periodista de El Diario, un veterano de la profesión al que le cuesta adaptarse a los nuevos tiempos del oficio. Luna recibe la noticia del secuestro de una niña en Toledo, la hija de una juez amiga suya. Ambas líneas acabarán cruzándose en un final vertiginoso.

Berna González Ha disfrutado mucho con la escritura de esta novela mucho, con un único día malo de escritura. Asegura que ha encontrado un universo literario que le hace muy feliz.

Una intrigante obra que devela una mujer valiente, tajante pero también sensible en un mundo en el que los buenos y los malos están demasiado cerca.

 

Reseñado por Pepe Rodríguez

700x370

Escrito por Berna González Harbour

DOCUDMO
Santander, 1965.

Es periodista, subdirectora del diario El País y colaboradora de la Cadena SER.

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, ha estado vinculada desde sus inicios a la cobertura de noticias de Internacional, ha sido corresponsal en Moscú, enviada especial en una veintena de países en conflicto y redactora jefa de esta sección. La información sobre el mundo, la política, los cambios sociales, el impulso de las mujeres, la transformación de un gran periódico en plena revolución digital y los libros son algunas de sus pasiones.

Con Verano en rojo, se estrena como novelista en el género policíaco.

Ficha técnicaRBA

Tras una larga convalecencia por las heridas sufridas en un duro cuerpo a cuerpo, la comisaria Ruiz ha vuelto. Lo hace el mismo día en que un hombre es hallado muerto entre los setos del Retiro. Es otoño en un Madrid enrarecido en el que las protestas de los indignados se mezclan con noticias de suicidios en una multinacional. El cadáver encontrado en el parque parece cuadrar en este grave asunto laboral y, sin embargo, algo no encaja. La joven comisaria se verá arrastrada más pronto de lo que debería a un combate entre lo que le dicta su instinto y su salud. Ella y el veterano periodista Luna quedarán atrapados en una batalla propia de una era de codicia y desigualdad.

Tras Verano en rojo, novela que supuso el deslumbrante debut literario de la comisaria Ruiz, Berna González Harbour presenta en Margen de error su nuevo caso, una historia perturbadora capaz de dejar sin aliento al lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *