La puñalada de Marià Vayreda

lapunalada

La puñalada es una de esas novelas decimonónicas condenadas al ostracismo por falta de sensibilidad editorial a la hora de su traducción y edición en español. Firmada por el pintor Mariá Vayreda y escrita en un catalán prenormativo que dificultaba la lectura incluso a los lectores en lengua catalana, tal y como afirma en el esclarecedor postfacio el traductor Ramon Vilardell, su condición de clásico  y su difusión estaba circunscrita a ese ámbito lingüístico. Ahora, gracias a la editorial Funambulista tenemos la oportunidad de disfrutar de esta obra merecedora de trascender más allá de tan acotado espacio.

Marià Vayreda fue un pintor catalán sin demasiado éxito y eclipsado por la obra de su hermano Joaquín. En la última etapa de su vida decidió volcar su talento en la literatura, dejando algunos relatos sólidos y esta novela póstuma que en vida se publicó como un folletín por entregas. Su valor reside en el realismo de su narración, con precisión descriptiva propia del detalle pictórico pero aplicado a temas propios del romanticismo: el amor, las pasiones, la venganza y sobre todo, la vida de los bandoleros. Esa amalgama nos deja un relato apasionante y minucioso, tanto en lo meramente paisajístico como, y sobre todo, en el carácter de los personajes.

Es interesantísima la evolución del personaje principal, Albert, que experimenta una metamorfosis personal a lo largo de su triste peripecia vital narrada en primera persona. Sin embargo el protagonista deslumbra con la precisión de su análisis sobre sus sentimientos y la degradación personal que sufre en el transcurso de su peripecia frente a los pendencieros trabucaires a los que se enfrenta. Su narración crea un relato vibrante, complejo y certero, pese al final torticero que traiciona las convenciones establecidas por el narrador.

El valor más reseñable de la novela es que pese a ser un relato realista, que se puede tomar como parte de la crónica de una época y un lugar, no deja de exhalar cierto exotismo, por esa base romántica sobre la que se edifica la narración. Una historia pasional, capitalizada por bandoleros de vida libertina y salvaje, con el rapto de la amada, la traición de los viejos amigos, etc.,  parece propia de otro tipo de literatura, que sin embargo aquí tiene un tratamiento realista, crudo, a la vez que explora cierto costumbrismo. Pero además, lo más destacable de la novela es esa disección psicológica del protagonista, narrada en primera persona y hecha sin perjuicio de la sinceridad y crudeza en la exposición de la degeneración que sufre Albert en el transcurso de su desgraciada epopeya.

He experimentado muy buenas sensaciones con la lectura de esta novela justamente puesta en la circulación. Un acierto de la editorial y una excelente oportunidad para los lectores de disfrutar con una buena narración rescatada para el lector hispanohablante.

Reseñado por Daniel Vega

nubico-portada

Escrito por Marià Vayreda

Olot, 1853- id., 1903

Pintor y novelista español en lengua catalana, hermano de Joaquim Vayreda. Junto con su hermano, fundó el Círculo Artístico de Olot, el Instituto Olotino y las revistas L´Olotí y Sang Nova, además de colaborar en las revistas de Barcelona Cu-Cut! y La Renaixença. En su obra pictórica destaca el valor que concede a la figura (Las lavanderas, 1881; Figura; El viático en la montaña). Como escritor destacan sus novelas Sangre nueva (1899), La puñalada (1904) y el relato Recuerdos de la última guerra carlista (1898)

Ficha técnica

Editorial Funambulista

Traducción y postfacio de Ramon Vilardell

Páginas: 272 Precio: 23€

Una de las novelas más importantes de la literatura catalana (por fin traducida ahora al castellano), La puñalada —cuyo subtítulo es «una novela montañesa»— transcurre a mediados del siglo XIX, tras las primeras guerras carlistas, cuando las pequeñas poblaciones catalanas de los Pirineos vivían bajo la continua amenaza de grupos armados de trabucaires. La cobardía de los habitantes de la región y su colaboracionismo permitían la impunidad de los malhechores. En este ambiente de violencia crece la rivalidad entre dos amigos, Albert e Ivo, que desean a Coralí, la joven hija del molinero, incapaz de decidir su futuro entre ambos hombres. Bajo la apariencia de una novela de aventuras y romántica, asistimos a una bajada a los infiernos de la condición humana —donde la sed de venganza y el deseo carnal provocan la auténtica destrucción del individuo—, al tiempo que a un grito de indignación por la condición humana y a cierta seducción por el mito del bandolero heroico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *