A cada uno lo suyo de El Roto

A-cada-uno-lo-suyo

    No siempre ha de ser el texto como tal, desnudo y significativo, quien ha de hacernos la mejor compañía, la de la lectura y el entendimiento. Muchas veces (¡tantas veces!) es, por el contrario, el ‘santo’, la imagen, quien más y mejor nos lleva de viaje por la imaginación, por la inteligencia, por el camino de la postura de una capacidad crítica que nos ayude a entender la realidad que nos circunda y afecta, la que nos ayuda a ser más libres.

Andrés Rábago García, que tiene como nombre de autor ‘El Roto’, es ese dibujante casi oscuro (casi, pues al fondo de sus dibujos siempre hay una claridad, una clarificación) que nos aporta ahora, de nuevo, en este volumen, algunas premisas de sociología trascendente, algunos ejemplos de realidad semi-oculta en la que conviene reparar; algún paradigma de rica imaginación que invita (e incita) a deliberar a la vista de los escombros dejados, sobre todo, por la actividad político-económica de los gobiernos…

“Como alternativa al túnel nos ofrecen vivir a la intemperie” dice uno de esos personajes anónimos, llenos de sentido común por causa de la realidad a la que se les condena, a su pareja. O bien, leemos en una de sus ‘bocadillos’ epigramáticos: “La postura de la iglesia siempre ha sido la misma” y se ve la imagen de una iglesia invertida.

Cada página, así, se convierte, tal como diría el poeta, en un ‘redoble de conciencia’. Cada viñeta es una ventana abierta para observar más allá, más intensa y extensamente una realidad aciaga y perversa construida por unos supuestos vencedores que siguen sonriendo mientras nadan en las inmundicias supuestamente útiles y racionales que han generado: “Todo es coherente –dice para sí el camarero contratado por horas en la compañía multinacional- el contrato basura, el trabajo de mierda y la porquería que sirvo”

Ahora bien, cada breve texto, cada imagen, semeja que no han nacido como una invitación al lamento, sino para la consciencia, para reparar en una situación injusta, de ahí que nos conduzca a esa actitud con la que el libro concluye: ”Si no podemos cambiar de horizonte, cambiemos de perspectiva”

Procuremos, al menos, desde nosotros mismos, mantener viva la osadía de la libertad de conciencia, la libertad de ser.

Reseñado por Ricardo Martínez

nubico-portada

Escrito por El Roto
Andrés Rábago

.

Andrés Rábago (Madrid, 1947), conocido por los seudónimos de Ops y El Roto, es un historietista y humorista gráfico que cultiva la sátira social. Comenzó a publicar sus viñetas en la revista Hermano Lobo y desde entonces ha publicado en numerosas publicaciones. Actualmente publica una viñeta diaria en El País.
En esta colección ha publicado El pabellón del azogue, El libro de los desórdenes, Vocabulario figurado, Vocabulario figurado II , OPS. La edad del silencio, Viñetas para una crisis, Camarón que se duerme (se lo lleva la corriente de opinión) y A cada uno lo suyo.

«El núcleo esencial de la sátira es poner de manifiesto aquello que consideras que son falsificaciones o mentiras, las formas en las que se presentan las cosas para ser más digeribles. Arrancar esa careta es justamente lo que hace la sátira.» El Roto

Ficha técnica

MONDADORI

128pp. 8,95 €
«Al repasar las viñetas seleccionadas  e intentar darle una mínima estructura narrativa, apareció un mundo del que cabría sospechar su inminente destrucción y necesario renacimiento…» El Roto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *