Errores geniales que cambiaron el mundo de Mario Livio

Imprimir

“Se dice que el genio es la habilidad para cometer el máximo número de errores en el menor tiempo posible. El genio de Livio consiste en mostrarnos cuánto nos han enseñado esos errores.” Adam Riess, premio Nobel de Física en 2011.

Errores geniales que cambiaron el mundo (ed. Ariel, 2013) del astrofísico Mario Livio, autor del bestseller La proporción áurea, es un ameno y entretenido viaje que bucea en la vida de cinco destacados científicos (Charles Darwin, William Thompson, Linus Pauling, Fred Hoyle y Albert Eisntein), descubriendo que también los grandes genios de la historia cometieron errores garrafales y cómo esos errores se convirtieron en parte esencial de sus hallazgos llegando a ser fundamentales en el desarrollo de la investigación científica. El autor se embarcó en esta empresa con un objetivo simple: “corregir la impresión de que los grandes avances de la ciencia son historias de éxito redondas”.

En su recorrido por la vida de estos cinco genios, no solo demuestra esta peculiar premisa, sino que descubrimos con sorpresa que una mayor importancia del hallazgo está unida a una mayor metedura de pata. La conclusión del libro es rotunda y atrevida, el autor llega al convencimiento de que “la ciencia se basa en el error” y esta avanza conforme se van desmontando falsas ideas.

Para demostrarlo nos invita a realizar un apasionante viaje por algunos de los más notables empeños por comprender la vida y el cosmos. Y lo hace desde una perspectiva diferente, centrándose más en el proceso que en el destino, el foco de su objetivo se sitúa “en el proceso del pensamiento y en los obstáculos del camino hacia el descubrimiento antes que en los propios logros”.

Resulta curioso comprobar cómo estos errores, que en principio parecería que son un peligro para el progreso de la ciencia, se convierten en fundamentales para su avance, llegando a ser la base de algunos de los hallazgos científicos más importantes de la historia de la humanidad.

Darwin, Einstein, el físico lord Kelvin, el químico Linus Pauling y el astrofísico y cosmólogo Fred Hoyle, se convierten en referentes de cómo las meteduras de pata fueron esenciales para el progreso científico. Mario Livio no se queda en la anécdota, sino que profundiza en las causas psicológicas de los errores para descubrir las similitudes y diferencias entre estos grandes genios y sus teorías defendidas o descartadas.

La conclusión final del libro no es solo que todos nos equivocamos y que nadie es perfecto, sino que la ciencia está en continuo proceso de transformación, algo que debe llenar de cautela y humildad a este mundo de la ciencia tan dado a caer en el dogmatismo y la imposición de teorías como hechos definitivos.

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

http://megustan-loslibros.blogspot.com.es/

Escrito por Mario Livio

Mario Livio (Rumanía, 1945) es astrofísico y miembro del Space Telescope Science Institute, organismo encargado de operar el telescopio Hubble. Es autor de La proporción áurea, un libro que, además de haber sido un éxito en todo el mundo, le proporcionó el premio Pitagoras y el Peano. También ha escrito los libros ¿Es Dios un matemático? y La ecuación jamás resuelta, todos ellos publicados en Ariel..

Ficha técnica

Páginas: 512 PVP: 18,90€
Traductor: Joan Lluís Riera

Todos nos equivocamos. Nadie es perfecto.Y eso incluye también a cinco de los más grandes genios de la historia de la ciencia; Charles Darwin, William Thompson, Linus Pauling, Fred Hoyle y Albert Eisntein. Sin embargo, sus meteduras de pata fueron fundamentales en su investigación científica y condujeron hacia algunos de los más importantes hallazgos científicos de la historia de la humanidad. Es más, según Mario Livio, la ciencia se basa en el error. Se avanza conforme se desmontan falsas ideas.
Cuando era joven, Albert Einstein trató con insistencia de concebir una forma de describir la evolución del universo basado en la teoría general de la relatividad. No obstante, fue víctima de una noción errónea de simplicidad estética. Fred Hoyle era un eminente astrofísico que ridiculizó una teoría emergente sobre el origen del universo a la que peyorativamente catalogó de “Big Bang”.
Ambos, junto a Darwin y su teoría de la selección natural, Kelvin y su cálculo erróneo de la edad dela Tierra y Pauling y su modelo fallido de la estructura del ADN, fueron todos ellos hombres geniales y fascinantes. Sus meteduras de pata fueron esenciales en el progreso científico y ayudaron a profundizar en el conocimiento de la evolución dela Tierra, la vida y el universo.
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *