Bagheria de Dacia Maraini

bagheria-9788495587930

Pudiera decirse que la literatura del regreso, esto es, aquella que está entre la autobiografía y la ficción (por cuanto contiene necesariamente elementos personales y la memoria engendrada pero también una visión matizada por la existencia en un lugar distinto al propio paisaje, y ello propiciaría una cierta tendencia a la ficción), esta literatura, digo, exige un don especial por cuanto ambos elementos, autobiografía y ficción, han de convivir sin faltar al discurso real.

Y esta autora, a fe que posee ese don por cuanto el lector aprecia sin mimetismos exagerados lo que es una visión en perspectiva, una referencia de venir de un lugar distinto al paisaje propio que le ha visto nacer, y por otro llama la atención la delicadeza con la que retoma estética y personalmente el recuerdo propio, implicando en ello a aquellos con los que ha convivido.

Para el primer caso, teniendo en cuenta que el lugar al que regresa es Sicilia, escribe, aludiendo a los expolios a que ha quedado expuesta la propiedad familiar: “Parece un símbolo de la isla: la belleza arrancada, secuestrada, dos, tres, cien veces, la cabeza separada del busto, y un silencio de piedra que cubre cada desgracia con la representación elegante de la pérdida de sí. Desconocida para sí misma, encerrada en una desconfianza sin remedio, presa de un dolor sin voz”

En cuanto a la alusión a lo más cotidiano, al recuerdo emocional de lo inmediato, leemos: ”Aún hoy en Bagheria se hacen helados exquisitos: pequeñas flores de chocolate rellenas de pasta helada blanda y perfumada, de jazmín, de menta, de fresa o de coco”  Aquí la alusión resulta tan vívida, personal y entrañable que la dota de una fuerza humana no solo bien expresa, sino de una alta calidad en su prosa.

Cualquier lector se sentirá aludido, en la práctica o emocionalmente, a estas situaciones, a estas descripciones que han hecho, y hacen, de la literatura un ejercicio de redención, tan necesario, por otro lado, en estos tiempos de tribulación donde no está definido, o aparece convulso y degradado, un horizonte constructivo, educado, tranquilizador.

Ficha técnica

Editorial: MINÚSCULA |Traducción de Juan Carlos de Miguel y Canuto Páginas: 172 | Precio: 14 euros
Una niña llega en 1947 a la costa siciliana en barco, procedente de Japón. Con ella están sus padres y sus hermanas. La joven familia busca refugio tras los sufrimientos de la guerra en Bagheria, cerca de Palermo, en la mansión solariega materna. Aquella niña descubrirá allí con particular intensidad sus orígenes, tan enrai zados en aquel paisaje acunado por el sol ardiente, el mar y las playas, la agreste naturaleza. Muchos años después, ya adulta, Dacia Maraini regresa a Bagheria. Recorre y evoca los viejos escenarios, la maravillosa y temida Sicilia, y se abandona a la memoria. Retorna así su amor por la literatura, la historia y el arte; todo ello sin cejar en su defensa de la mujer y en su crítica comprometida a los abusos perpetrados en aquella tierra..

Reseñado por Ricardo Martínez

Escrito por Dacia Maraini

Dacia Maraini (Fiesole, 1936), una de las principales protagonistas de la literatura italiana contemporánea, es autora de novelas, obras teatrales, poemas, textos autobiográficos y ensayos que han sido traducidos a veinte lenguas. Hija de un antropólogo y de una pintora, su niñez transcurrió en Japón, adonde su familia se trasladó en 1939; allí estuvieron internados en un campo de concentración entre 1943 y 1946. De regreso en Italia, se establecieron en la localidad siciliana de Bagheria, en la gran casa señorial de los abuelos maternos. A los dieciocho años se trasladó a Roma. Participante activa en la vida cultural y cívica, en sus obras aflora un constante interés por las condiciones de vida de las mujeres y los problemas de la infancia. Ha recibido numerosos e importantes premios, como el Campiello (1990), el Strega (1999) y el Campiello a la trayectoria (2012). Entre sus libros traducidos al castellano destacan La larga vida de Marianna Ucrìa, Voces, Pasos apresurados y El tren de la última noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *