La solterona de Edith Warthon

9788415578734

Especialista en el mundo de la alta sociedad neoyorquina, mundo al que Edith Wharton pertenecía por nacimiento y por matrimonio,  del que se distanciará paulatinamente en su mirada literaria, esta novela se enmarca dentro del conjunto de obras en las que la autora disecciona personajes y ambientes, describe costumbres, modas y relaciones que le han sido conocidas desde su infancia. Pero Wharton llega aún más lejos, buceando en el alma humana, sobre todo el alma femenina, viviendo en una época de cambio, nadando bajo aguas turbulentas.

En una época en la que las mujeres empiezan a reclamar un espacio propio, un protagonismo y un cambio en la consideración de su papel en la vida, Wharton nunca lo reclamó explícitamente, pero sí de facto, en su propia vida.

En esta novela posteriormente llevada al cine e interpretada por Bette Davis y Miriam Hopkins, es un duelo entre las dos protagonistas. Un mano a mano terrible, dramático, feroz, en algunos momentos. En la poderosa familia Ralston se encuentran con un dilema: a punto de desposarse con Joe Ralston, Charlotte Lovell revela un terrible secreto a su prima Delia Ralston. Charlotte ha de tomar una drástica decisión y recurre a Delia como confesora y consejera, además de que, por otras razones está indirectamente implicada. La decisión que tomen cambiará el rumbo de sus vidas.

A lo largo de la convivencia común, ambas asistirán a la repetición de situaciones ya vividas, proyectadas en las siguientes generaciones. Los problemas femeninos de una generación a otra son los mismos: en esa época, las mujeres han de realizarse en el matrimonio, a costa de lo que sea. Fuera de este, son un cero a la izquierda. El honor de la familia hay que mantenerlo a toda costa, por lo que no se pueden transgredir las rígidas normas que rigen la sociedad.

La traductora, en su nota final, destaca que son precisamente las propias mujeres las que más cruelmente obligan a sus congéneres a no incumplir las reglas del juego, ya que en el momento en que se infringen, ponen en entredicho todo el entramado social. Por eso todos los intentos de Delia y finalmente de Charlotte acaban por aceptar el sacrificio. Son, curiosamente, los hombres, Clem Spender y el doctor Lanskell, –como también destaca la traductora–, los que sugieren las posturas menos convencionales.

Oscilando entre el amor maternal y las convenciones sociales, por una parte, y el recuerdo del amante perdido y su fruto, por otra, la lucha psicológica es constante entre ambas primas, que se posicionan como dos puntos contrapuestos, aunque a la vez tratan de llegar a acuerdos razonables por el bien de terceros, concretamente, de su común objetivo: Tina, en cuya figura ven personificados tanto virtudes como defectos que ambas han conocido en su juventud respectiva. Preservar la felicidad de Tina es prioritario y es precisamente lo que conduce a los más dolorosos sacrificios en Charlotte.

Wharton, que no tuvo hijos y cuyo matrimonio fracasó estrepitosamente, supo entender bastante bien los sufrimientos de la maternidad. No tanto los físicos, sino las preocupaciones que conlleva encauzar una vida intentando  –a veces inútilmente–evitar los fracasos, los errores y las desilusiones que se han vivido en carne propia. Pero, sobre todo, Wharton disecciona con ojo certero la sociedad de la época  y la posición de la mujer en ella. La describe minuciosamente y muestra los aspectos que deberían cambiar, sin hacer en ningún momento un discurso “feminista”, pero abriendo la puerta a otras vías, otros modos de vida posibles y deseables.

Reseñado por Ariodante
/

Escrito por Edith Wharton

Nueva York, 1862 – Saint-Brice-sous-Forȇt, 1937
Edith Wharton nació en Nueva York en 1862. Su nombre de soltera era Edith Newbold Jones. Su familia era de clase alta, comparable a la aristocracia europea, y consecuentemente recibió una esmerada educación privada.

Ficha técnica

Páginas: 112 PVP: 11,50€
Trad.: Lale González-Cotta
En 1850 la alta burguesía neoyorquina disfruta de una desentendida prosperidad. Delia, «reina» del endogámico clan de los Ralston, ultima los detalles de su vestuario para brillar en el acontecimiento social del año: el enlace de su prima Charlotte Lovell con Joe Ralston, que además sellará una alianza entre las dos familias hegemónicas de Nueva York. Cuando nada parece poder desbaratar tan idílico porvenir, una desquiciada Charlotte irrumpe en casa de Delia para desvelarle un secreto que alterará para siempre la placidez de sus vidas y que, de saberse, tumbaría los códigos éticos de los que ambas se han venido nutriendo. Los destinos de Charlotte y Delia quedan trágicamente atados bajo la inviolabilidad del secreto que comparten, consolidándose entre ambas una tormentosa relación en la que convergerán los celos, la compasión, el amor filial y la suspicacia.

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *