El último invierno de Raúl Montilla

timthumb

El último invierno es la novela ganadora del del Primer certamen Internacional de Novela histórica Ciudad de Úbeda. El jurado dijo de ella: «la novela, original tanto en su planteamiento como en su desenlace, es un fresco muy bien dibujado de los últimos días de la Guerra Civil española en Barcelona. Con un ritmo cinematográfico y una prosa sencilla, sobria y ágil, narra una historia emocionante, muy bien enmarcada dentro de unos hechos históricos, desde el punto de vista de un perdedor, sin lanzar juicios de valor ni caer en la miseria. Unos hechos que conviene no olvidar narrados mediante unos personajes muy bien trabajados y creíbles.»

La obra se centra en la “liberación” de Barcelona por las tropas franquistas durante la última semana de enero de 1939. Una entrada casi triunfal, con muy poca resistencia, que supuso más que una ocupación un cambio de mentalidad radical en la gente que había luchado y sobrevivido en la Ciudad Condal. Los triunfadores también tuvieron que adaptarse a un cambio de papel pasando de una vida militar a otra más estable en una ciudad que había perdido su identidad.

Raúl Montilla ha creado una novela coral siendo ese es el mejor formato que le podía dar. Pinceladas aquí y allá salpicadas de personajes de diferentes cataduras que de la noche a la mañana se encuentran cambiados de casilla unos, al borde de la cárcel o la muerte otros, luchando por amanecer al día siguiente la mayoría.

Así, hallamos a Miguel soldado republicano que junto con el bachiller ha perdido su batallón y tiene que recular hacia la urbe escondiéndose dónde puede. Vicenç, un adolescente que se enrola voluntario y al que su madre quiere salvar. El viejo coronel, un anciano sin nada que perder que se queda esperando a los fascistas o Matías, el capitán de los regulares que vuelve a su ciudad para encontrar que no reconoce a su mujer. También la burguesía catalana aparece reflejada en diversos personajes que se irán labrando un porvenir amargo dentro de la misma semana.

Es cierto que el ritmo es cinematográfico pero quisiera destacar el formato. Grossman en su gran obra Vida y Destino lo utilizó dándole a la guerra la fuerza que le otorga su multiplicidad. No es lo mismo una historia exprimida hasta el último detalle, que varias, casi una decena que por acumulación y variedad reflejan el clima de un acontecimiento. El formato de El último invierno incluso la temática son muy similares a Vida y destino. Ahí radica la fuerza de esta historia, la de una ciudad que es realmente la protagonista principal, la de una guerra que es el marco de circunstancias y la de unos personajes que son títeres en manos de ese destino al que Grossman glosaba.

No, no es una novela más sobre la guerra, es una obra con identidad propia y un ritmo y formato adecuados para quienes gusten de las buenas historias y para quienes se sientan comprometidos con la sociedad de aquel tiempo y de este.

Reseñado por Pepe Rodríguez

Escrito por Raúl Montilla

Raúl Montilla nació en Barcelona en 1979. Es licenciado en Periodismo por la UAB. Trabaja en La Vanguardia desde el año 2003, y donde comenzó como corresponsal del Baix Llobregat y L’Hospitalet. También desarrolló su actividad profesional en la edición catalana de El Mundo y fue responsable de la sección de cultura del semanario comarcal El Far y coordinador de su anuario. El último invierno es su primera novela.

Ficha técnica

Precio: 17,90€ Páginas: 242
Durante la madrugada del 24 de enero de 1939, Miquel siente que casi ya no tiene fuerzas para empuñar su fusil, mientras permanece escondido en un oscuro sótano. Es consciente de que el ruido de los proyectiles no va a cesar, ni el rumor de los pasos de los moros que recorren la vivienda en su busca, tampoco. Junto a él, el Bachiller, que lleva ya tres años de guerra, y el teniente; los tres ocultos y con un único deseo: sobrevivir. No lejos de allí, hay muchos personajes más: una pareja de militantes del POUM que ahora teme que los llantos de su bebé pueda alertar de su presencia al resto de los vecinos; o Vicenç, quien por fin vuelve a casa, huyendo de la guerra, junto a su madre; o el capitán de los regulares Matías Puig, quien recién llegado a Barcelona, pasa de ser militar de carrera a investigador a la búsqueda de rojos; mientras su suegro, don Jacinto, se reúne en el Zúrich con sus amigos, en lo que tendría que haber sido una celebración de cariz muy distinto. Y también el viejo coronel, doblado por el lumbago y desahuciado en una vieja pensión de La Rambla, que con la guerra espera que acabe todo lo demás.

Empieza a leerlo AQUÍ:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *