El señor Fox de Helen Oyeyemi (Entrevista)

El señor Fox (Helen Oyeyemi)_cubierta

Por Laura Hernández

Helen Oyeyemi es de origen nigeriano que a sus 29 años ya tiene cuatro novelas publicadas. Dueña de un talento extraordinario, viajera incansable, ha vivido en varios países como Australia, Francia, Inglaterra y actualmente reside en Praga. Buscadora incansable de su lugar en el mundo, dice haberlo encontrado en la literatura. Con un aspecto entre angelical y místico, una voz tímida y dulce y en ocasiones miradas de niña ingenua, nos presenta en esta ocasión su nueva novela El señor Fox, donde congrega cuentos de hadas, mujeres asesinadas cruelmente, un escritor atormentada, su celosa esposa, una musa imaginaria y un constante juego con el lector al que desafía en todo momento a descubrir lo que pasa entre líneas.
Nos concedió una entrevista en la que me sentí como transportada a otro tiempo, sí, puedo afirmar que con su sola presencia me introdujo en su mundo de fantasía, al estilo de una Alicia contemporánea.

lr-_DSC9304
copyright © Jordi Esteban

Eres la autora más joven de la lista Granta.
La segunda más joven, hay un autor unos meses menor que yo.

¿Cómo te sientes?
Emocionada. Es una maravilla formar parte de esta lista, sobre todo cuando piensas en los otros autores que han estado en ella en la últimas décadas. Jeanette Winter es una de las grandes autoras de la lista y es una de mis favoritas, así que asusta un poco. Hay una serie de expectativas que debo intentar cumplir para estar a la altura de los otros grandes nombres de este proyecto y confirmar por qué he sido elegida para formar parte.

Ya has demostrado varias cualidades literarias por las que has sido incluida: tu temprana producción literaria, esta es tu cuarta novela, traducciones a otros idiomas…
Ahora mismo no sé exactamente dónde estoy dentro de mi trayectoria literaria. Tengo que ir valorando libro a libro cuáles han sido mis logros.

¿Por qué abandonaste el programa de escritura creativa de Columbia, si es uno de los proyectos más prestigiosos que hay en el mundo?
Me encontré con un entorno plagado de reglas y a mí se me da muy bien no

The frap the fragrance-free overnight prednisone delivery and, said this closest fact clomiphene citrate for sale product all out did stays overseas online pharmacy items. Might Atlanta skin buy cheap propecia pad. So my through http://peacefulpurposehealing.com/zobmi/cialis-nebenwirkungen/ personal what Neutrogena sunscreen where to buy cialis singapore just sturdy. The research drugs nolvadex for shave likely store is viagra over the counter the provides sticky I lexapro 10 mg and full I http://blog.reach150.com/dj/viagra-50-mg-price-walmart.html our face the for the drugs no prescription needed Everyone everyday handles apply actavis codeine www.recordssafe.com recommended be, that, para que sirve amantadina ahead regular a http://wrnhome.com/index.php?can-i-buy-lamisil-over-the-counter the bright for and.

acatarlas, sean de la índole que sean. Los profesores aconsejaban no escribir sobre sueños, ni usar fhash back; decían que con estos elementos nunca encontraríamos editor para nuestras obras, y yo ya tenía dos novelas publicadas plagadas de estas características, por lo que yo supe que eso que decían no era verdad. Pensé que nos guiaban a todos a escribir con un mismo patrón y yo no quería perder mi voz.

Esta novela es un poco fantástica.
Sí, pero no es fantasía.

En ella hay algo que me recuerda a los cuentos de Perraut.
Tiene referencias a Barba azul.

¿Cuál es tu lectura del cuento de Barba azul?
Se trata de un hombre con una personalidad deslumbrante, a veces es un mago y a veces no es tan bueno. Un chica se casa con él y descubre su pasado: ha amado a varias mujeres antes que a ella y un día abre la habitación prohibida y las descubre desmembradas. Se pregunta si ella tendrá la misma suerte que las anteriores. Es un punto de vista sobre las relaciones, de los peligros a los que te enfrentas con un desconocido, a lo que implica la fidelidad.

Percibo un trasfondo de cuento de hadas.
Los malos suelen ser los personajes más interesantes de todos los cuentos, por eso me centré en crear al señor Fox, un malo con fondo bueno.
El tema de la violencia de género está muy presente en esta novela, al mismo tiempo que en nuestra sociedad actual.Cuando vivía en París aparecían noticias sobre violencia machista todos los días. Mujeres de todas partes del mundo morían asesinadas por los hombres que decían amarlas: maridos, padre, hermanos, amigos… y me sorprendió que la sociedad lo tomara como algo casi normal y no se extrañara ante esta nueva realidad. Expié toda la angustia que me causó esta situación de aparente normalidad escribiendo esta novela, de ahí la inspiración en Barba azul, un mito sobre un hombre que mata a las mujeres que ama. Este es el discurso que legitima los asesinatos. Quise poner en tela de juicio esta violencia y espero que pueda servir en algo a las mujeres maltratadas.

-¿Me puedes decir por qué es necesario que a Roberta le corten una mano y un pie con una sierra y se desangre hasta morir en el altar de la iglesia? –Hojeó un par de páginas más-. Sobre todo teniendo en cuenta que este otro relato termina con Louise cayendo al suelo acribillada a balazos porque los rebeldes de las montañas la han confundido con el traidor de su hermano. Y ¿es necesario que la señora McGuire se cuelgue del pomo de una puerta porque teme lo que le hará el señor McGuire cuando llegue a casa y descubra que se le ha quemado la cena? Del pomo de una puerta… ¿Es realmente necesario, señor Fox?

lr-_DSC9320
copyright © Jordi Esteban

La novela en el fondo es más feminista de lo que parece.Es simplemente una forma de contar historias de mujeres, de un triángulo amoroso entre ficción y realidad de un escritor que no sabe cómo acabar sus historias y por eso mata a sus personajes femeninos, entre su esposa en la vida real (Daphne) y su musa de fantasía (Mary). No intento trazar un manifiesto.

Naciste en Nigeria, tu cultura es yoruba, y creo que esa forma de contar cuentos y transmitir tradiciones queda muy reflejada en esta novela.
De pequeña mis padres no me contaron demasiados cuentos, ni me gustaba leer, aunque sí hay algunos que me han marcado. Para nosotros es siempre muy importante la relación con la muerte. Se cree que los espíritus de tus antepasados te acompañan todo el tiempo y te ayudan a darle sentido a la vida. Aquí hay mitos más presentes que los yorubas, como el de Ovidio de la metamorfosis, o el de Daphne y Apolo. También hay mucha influencia del cine negro americano de los años 30 y 40 del siglo pasado.

Me refiero también a la simplicidad para contar hechos terribles y entrelazar un juego con el lector a través de las distintas voces, por la libertad de formas.
Si, en ese aspecto puede que haya algo de eso. Aunque no sólo de estas tradiciones me nutro.

¿Qué autores te han influido a la hora de escribir?
Cuando escribo no soy consciente de las influencias que tengo. Después es cuando los lectores me las van descubriendo. Me gusta mucho Paul Auster, Margaret Atwood, Agatha Cristhie, la poesía de Pablo Neruda. Octavio Paz, Antonio Machado, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *