El monje y la pulga y otros relatos (V Premio de Hislibris)

portada_hislibris_V

El portal web conocido como Hislibris convoca cada año un concurso de relatos de tema histórico. Los relatos son colgados en un foro, donde el público puede ir leyéndolos y votando dentro de una escala, los relatos que más les gustan. El jurado, de los seleccionados en las votaciones del público, selecciona a su vez, y entre estos ya, otorgan los premios. Como colofón, la editorial Evohé, vinculada a Hislibris desde hace años, publica los relatos premiados y añade una selección para completar el libro. Pues bien, este año, el resultado de estos premios y selecciones es El monje y la pulga, título del relato ganador, al que se suman diecisiete relatos más.

Hay  en el conjunto una variedad de épocas en las que se ambientan los relatos: Grecia clásica, Roma, la Inglaterra y Alemania medievales, el Japón y la China medievales, el dieciocho en Trafalgar, la Rusia revolucionaria, varias historias ambientadas a finales del siglo XIX y comienzos del XX, tanto en Europa como en América, del norte y del sur, la guerra civil española, etc. Como nota general, opino que no todos los textos se ajustarían a lo que podríamos considerar propiamente relato. Hay algunos que tienen más carácter de cuento y otros que me resultan inclasificables.

De los premiados, los que considero más destacables son: Que se le honre como  merece, relato que discurre durante la batalla de Trafalgar pero al margen de ella, aunque acaba confluyendo en su final, llamativo y curioso. Bien contado, y con marinos de por medio. Que ni nos va ni nos viene, ambientado en el comienzo de la guerra civil española, tiene una estructura de pincelada, marcando los distintos puntos de vista de dos personajes, un padre y un hijo que reaccionan de forma harto diferente ante la guerra que se inicia. Más allá del espectro es un relato en clave de humor y algo surrealista, con Galdós y Gómez de la Serna como protagonistas, pero que, curiosamente, también hay un personaje, William Hope Hodgson, que es común a otro relato: ocupa el eje central de El hombre de niebla. Hodgson, escritor, inventor y visionario, precursor de la literatura de terror y de ciencia-ficción, en el primer relato es tratado de modo satírico y humorístico, pero en el segundo, el autor prefiere pintar momentos de su vida y curiosas  ideas. La coincidencia del mismo personaje en ambos es lo que me resulta chocante.

Al margen de los premiados, yo quiero destacar aquí aquellos que más me han llamado la atención, ya que hablar de todos ellos podría resultar excesivamente prolijo. Mi amado amo Parmenio creo que es uno de los que más se ajustan a la categoría de relato. Breve, ameno, en un tono amable y con un erotismo difuso y atractivo, ambientado en una Grecia clásica en la que un esclavo mantiene una especial relación con sus amos, muy bellamente contado. Como también lo es Adquiera su propiedad en el nuevo territorio de Kansas, si bien el título es lo único que me resulta poco acertado, tan largo.  Este texto, ambientado en Nueva Inglaterra, tiene todas las características de un buen relato corto. Un breve encuentro en la vida de dos personas que seguirán destinos diferentes.

Algunos me parecen francamente notables: Un escenario en la penumbra trata un tema romano (la guerra civil entre Mario y Sila) como si fuese  una puesta en escena teatral contemporánea, lo cual crea un efecto doble: lo llamativo de contraponer elementos contemporáneos con el tema, antiguo (Roma) y la implícita relación de aquella guerra civil con cualquier guerra civil. Nómada también narra el enfrentamiento entre hermanos; es un relato -aunque más cercano al cuento- intemporal, que me ha parecido muy bien construido y con un lenguaje cuidado, en el que nos mantiene en un espacio- tiempo difuso, concentrándose en la historia. Susurros en el bosque es otro de los que me ha impactado: ambientado en el limes germánico,  (año 9 D.C.) recrea la desastrosa batalla de Teutoburgo donde muere el general Publio Quintilio Varo, (batalla tras la cual la frontera con Germania queda fijada en el Rhin), y lo hace desde la mirada de un legionario, Sexto Canino. El clima de miedo ante lo desconocido, representado por los espesos bosques, la niebla, la invisibilidad de loe enemigos pero la escucha de sus gritos y los gritos de los prisioneros, así como los despojos que van apareciendo, todo ello crea un relato casi de terror. Muy bien llevado, aunque con un final quizá en exceso oscuro, demasiado simbólico, que rompe con el tono mantenido en el resto de la narración.

La siembra me ha producido sensaciones encontradas: me ha gustado por su lenguaje, y por el clima que recrea; pero  la manera de contar la historia de Hans Böhm, llamado «tamborilero de Niklashausen» y ajusticiado como hereje en 1476, me ha parecido algo confusa, aunque creo que, en general, refleja el clima que pretende: la ingenua idea de un «salvador» entre el pueblo dominado por la Iglesia y los señores feudales, y su fracaso final. Tanto La capa atemporal  como El anciano general llegó temprano a la cita, quedan difusos en su tema; si bien ambos usan el lenguaje de modo atractivo. No hay historia propiamente qué contar, es el lenguaje lo único a valorar, un lenguaje muy cuidado en ambos textos, eso sí. Pero en el primero quedamos con la sensación de que hay algo que se nos escapa, que quizá haya una doble lectura y no llegamos a leerla.  En el segundo es un toque de nostalgia lo que se desprende; nostalgia y remembranza del pasado.

En ninguno de los dos relatos basados en tema oriental, La concubina imperial y El camino del samurái  he conseguido introducirme. En el primero hay un fuerte toque de relato fantástico y en el segundo la historia del aprendizaje y veteranía del samurái no me han llegado a conmover. La egoísta es un relato fallido, en mi opinión, quizá porque cuanto más corto, es más difícil. Adagio en la oscuridad resulta más un cuento que un relato, un homenaje más que una narración propiamente dicha. La idea de Ilich, conversación entre Lenin, Stalin y Trotski, me parece que podría haber expresado lo mismo en muchas menos palabras: el tema se alarga en exceso. Tampoco me he podido sumergir en la narración que da título al libro y que es el relato que se llevó el primer premio. El tono humorístico, mezclado con la fantasía que supone que sea una pulga la que narre la historia, y también la algo complicada construcción resultan difíciles de digerir. El tema, el intento de encontrar un artilugio que permita al hombre volar, por parte de un monje británico medieval, resulta muy interesante, si bien el modo de tratarlo y las digresiones que la autora se permite mediante el personaje de una Pulga sabelotodo me resultan demasiado forzados. Un tono que remite más bien al cómic…aún así, hubiera resultado un relato cómico muy bueno sin necesidad de introducir el personaje de la pulga, que en mi opinión da una nota discordante en el conjunto. De todas formas ha tenido una estupenda acogida del gran público en el foro y el jurado lo ha valorado positivamente.

Como todas las antologías de relatos que conjuntan diversas autorías, el libro resulta, obviamente, desigual, tanto en calidad como en longitud y estructura. Hay relatos bastante cortos,  aunque la mayoría oscilan entre las cinco y las diez páginas. Se echa en falta un prólogo o pequeña introducción que nos hable un poco de los autores, de los cuales no sabemos nada, aunque esto parece ser habitual en todas las ediciones de los sucesivos concursos de relatos en Hislibris.  Sin embargo, valorando el conjunto, podemos afirmar que merece la pena, y que como resultado del concurso anual se han sacado a la luz textos francamente interesantes.

Ficha técnica

Páginas: 248 PVP: 16,40€

Aventuras, humor e ingenio (nos da una pista certera el título de esta edición, tomado del relato ganador: El monje y la pulga), pasiones, zoología, romanticismo, belicismo, costumbrismo… Desde ancestros bíblicos hasta la Guerra Civil española, pasando por Grecia, Roma, el medievo o el oeste americano, por la acción más plena y por las reflexiones más profundas, y un largo etcétera de tiempos, espacios y circunstancias.
Todo ello unido, una vez más, por la historia y la literatura, por hechos y ficciones de quienes han vuelto a celebrar con sus letras, y es la quinta vez ya, lo que nos une cada año, y de qué manera, en el Concurso de Relato Histórico Hislibris.
.

Reseñado por Ariodante

Escrito por VVAA

Los autores y sus relatos:
-El monje y la pulga, Sandra Parente
-La egoísta, Andrea Rovira
-Que ni nos va ni nos viene, Leandro Herrero
-La siembra, Antonio Calvillo Berlanga
-Que se le honre como merece, Blas Malo
-Adagio en la oscuridad, Raúl Borrás San León
-La capa atemporal, Ruiz de la Muela
-Más allá del espectro, Óscar Pérez Valera
-Adquiera su propiedad en el nuevo territorio de Kansas, Jaime del Moral Lacárcel
-Concubina imperial, L. G. Morgan El anciano general llegó temprano a la cita, Eric D. Haym-Fielitz

-El camino del samurái, Joaquín Sanjuán Blanco
-El hombre de niebla, Juan Luis Gomar Hoyos
-La idea de Ilitch, Luca Moratal Roméu
-Mi amado amo Parmenio, Isabel Muñoz Valenzuela
-Nómada, Josep Asensi
-Susurros en el bosque, Javier Veramendi

-Un escenario en penumbra, Óscar González Camaño

One Response

  1. García Márquez pone el título de este cuento como título de toda la obra. Y con razón, porque éste es, entre todos los relatos del libro, el más largo y el mejor estructurado y escrito. Los personajes alcanzan aquí una mayor consistencia, sin llegar a revelar —más que en Ulises, y, ocasionalmente en Eréndira— mucha hondura. Y es que, en toda la obra no se encuentra un solo personaje que tenga fondo. Son todos personajes lineales, sin tercera dimensión. Viven en el momento y, si acaso, recuerdan viejas grandezas, como la abuela desalmada (p. 98: “la abuela navegaba por las ciénagas del pasado”), sin que repercutan en sus acciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *