Tierra de David Vann

tierra-9788439726562

¿Sería tal trama sostenible sin la inhóspita Alaska? ¿Es la naturaleza el atrezzo o es la protagonista? Las mismas preguntas pueden ser aplicables al magnetismo del suicidio. El resultado, con seguridad, lo determinarán sus próximas obras.

Así me expresaba año y medio atrás después de reseñar Caribou Island sobre las virtudes de David Vann. Ahora con Tierra empiezo a vislumbrar algunas respuestas aunque prefiero seguir disfrutando de las dudas anteriores.

La razón es sencilla, el paisaje, el medio natural como protagonista sigue teniendo su papel preponderante. La muerte sobrevuela la novela siendo la tierra del título un símbolo de la misma (en Caribou Island el símbolo era la cabaña). Y algo de lo que no hablaba en el corolario anterior, las relaciones familiares -de pareja en las anteriores, madre e hijo en esta- tallan con gubia el tempo de toda la trama.

1985. Galen vive en la desértica California con su madre a la espera de ir a la universidad. Diversas razones retrasan el viaje, la actitud posesiva de la madre, los motivos económicos y la abuela que comienza a demostrar un estado avanzado de Alzheimer en la residencia donde está recluida. Galen se apoya en la espiritualidad de Gibran, las relecturas de Juan Salvador Gaviota y cualquier trasunto como el hambre misma para darle sentido a la vida. Algo inasible que el carácter de su madre, su abuela y su tia siempre descabalan. El ‘samsara’ la desazón que él siente al no progresar y más aún al desear a su prima Jennifer de continuo lo sacan de sus casillas.

En este punto Vann demuestra sus dotes narrativas. Empieza a estrechar las paredes. Encierra a todos los personajes en un viaje y una cabaña -de nuevo- donde agobiados por el espacio, el clima, y las tensiones familiares explota todo.

La segunda mitad del libro da un giro radical partiendo del regreso de Galen y su madre dejando al lector sin aliento hasta el final.

Si Caribou Island era un libro cerrado Tierra es una obra abierta. Una ventana de unos pocos días en la que lo importante es el presente, tallado por un pasado que solo intuimos y por un futuro incierto que Vann deja a nuestro entender.

Un escritor duro y fuerte con una narrativa potente que de nuevo consigue sacar a la luz esos apéndices feos y retorcidos que componen nuestra vida.

Reseñado por Pepe Rodríguez

Escrito por David Vann

David Vann nació en la isla de Adak, Alaska, y en la actualidad vive en San Francisco, donde imparte clases en la universidad. Es autor de Legend of a Suicide (volumen de relatos que incluye la nouvelle Sukkvan Islan) y de Caribou Island (Literatura Mondadori, 2011). Legend of a Suicide obtuvo el prestigioso Prix Médicis al mejor libro extranjero publicado en Francia; además, fue seleccionado por la revista New Yorker como mejor libro del mes y obtuvo el Premi LLibreter 2011. La memoir A Mile Down: The True Story of a Disastrous Career at Sea fue bestseller en Estados Unidos. Otro de sus libros de ensayo, Last Day On Earth: A Portrait of the NIU School Shooter, Steve Kazmierczak fue galardonado con el premio AWP Nonfiction.
La lista de galardones y reconocimientos a su obra es extensa, pero destaca la beca Guggenheim 2011. David Vann ha obtenido más de diecisiete premios literarios, su obra se traduce a dieciséis idiomas, sus libros han aparecido en listas de libros más vendidos de cinco países. Su página web es www.davidvann.com

Ficha técnica

Traductor
LUIS MURILLO FORT
Páginas 256 Precio 21,90 €
La historia de una familia desestructurada, cuyos rencores les arrastrarán a un punto oscuro y sin retorno.
La nueva novela de David Vann abandona Alaska, el mítico territorio explorado en Caribou Island, para instalarse en la soleada California. Allí, el joven Galen vive con su madre en un ambiente familiar en plena descomposición. La disputa por una sustanciosa herencia será la causante de tensiones domésticas y la sombra de la fatalidad planea sobre sus cabezas…

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *