Diccionario de música, mitología, magia y religión de Ramón Andrés

9788415277934    Mi ascendencia celta, estaba seguro, había de llevarme a satisfacer mi curiosidad acerca de este libro prometedor de maravillas a un término acorde a ese origen declarado. Entré en la palabra ‘roble’ y, lo confieso, tardé muchísimo en salir. ¿Por qué? Pues verán ustedes: por la aportación riquísima de datos a propósito de las propiedades, cualidades y misterios vinculados a este milenario árbol. Pero también por la relación intrínseca con la música –además de la propia nacida del melancólico susurro de sus hojas-, por la reciedumbre de su nombre, inscrito en las más variadas mitologías; por la belleza imaginativa que representa sólo por el pensar en él…

Y todo ello elaborado bajo la premisa de un exhaustivo conocimiento vertido por el autor, por el lenguaje sencillo que emplea para contar las cosas que acaecen a este magnífico representante de la naturaleza; más aún, por la vida añadida que crea, a sabiendas de que alimenta en sus ramas no solo a ‘la rama dorada’ sino a todo el mundo poético que deviene de esa hermosa palabra, el muérdago, cuya planta enraíza y crece teniendo como soporte el roble. “Como suele, en pleno invierno, florecer el muérdago, y ajeno al árbol en que crece, ciñe/ con su  gualdo follaje el recio tronco,/ tal del oscuro roble entre la fronda/ brillaba y recrujía entre en tenues láminas/ el ramo de oro al viento” Frazer lo sabía bien, tomando de tal milagro de la naturaleza el título para su imperecedero libro.

Como quiera, a la vez, que “solo un hombre que surgió del mar” pudo derribar al viejo roble según el Kalevala, fuime (una vez más respondiendo a mi origen celta-marino) a la palabra mar, y ahí, sin ser directamente aludido, sí encontré alusiones musicales y hermosas a propósito de la Trompa de Tritón y a la Caracola (ese precioso “diseño de caracol marino cuya concha se emplea como instrumento de viento desde el Neolítico, y que, dado que su abertura recuerda el órgano sexual femenino, su presencia musical fue asidua en los rituales de fertilidad”) . Luego me fui al trueno, y el mundo volvió a ensancharse de sabiduría complementaria, de relación  entre culturas, de humanismo más o menos simbólico, de música siempre…

Ramón Andrés, un raro sabio en estos tiempos de penuria cultural, nos lega en este libro un placer inmenso y sostenido (siempre un pasaje, una palabra, una alusión lleva a otra) habiendo bebido, como no podía ser menos, de Frazer, de Dumezil, de Eliade… Y qué bien bebido.

Aquí sí puede cumplirse la fórmula: “Lege féliciter”

Ficha técnica

Páginas: 1776
Precio: 59.00 €
Extracto del libro

En este diccionario sin precedentes, Ramón Andrés, poeta, ensayista y a la vez reputado estudioso de la música, nos acerca al análisis de la naturaleza y los sonidos, así como a la interpretación de los símbolos que en ellos se contienen, al nexo de unión que la música establece entre los dioses y los hombres, que constituye, al cabo, una detallada muestra de la evolución del pensamiento humano. Mitologías como la griega, la hindú, la céltica o la escandinava, permiten adentrarnos en las grandes leyendas de la cultura indoeuropea, conocer a los héroes transformados en arquetipos de nuestra cultura, desvelar el contenido simbólico del Universo, los árboles, las plantas alucinógenas y los animales, que forman parte de un extraordinario escenario mágico que acogió la primera historia del hombre y que se recoge en la música. Un trabajo de hondo calado que no nos propone sin embargo la mera consulta aislada de sus voces, sino que se convierte, por derecho propio y en su lectura lineal, en una obra de referencia amena y entretenida.

Reseñado por Ricardo Martínez

Edición de Ramón Andrés

amón Andrés (Pamplona, 1955) ha escrito numerosos artículos sobre música y literatura, y publicado libros como el Diccionario de instrumentos musicales. Desde la Antigüedad a J. S. Bach (1995-2001), W. A. Mozart (2003-2006), El oyente infinito. Reflexiones y sentencias sobre música (De Nietzsche a nuestros días) (2007) y, en Acantilado, Johann Sebastian Bach. Los días, las ideas y los libros (2005; Premio Ciudad de Barcelona), El mundo en el oído. El nacimiento de la música en la cultura (2008), No sufrir compañía. Escritos místicos sobre el silencio (2010) y Diccionario de música, mitología, magia y religión (2012), además de la edición de Oculta filosofía. Razones de la música en el hombre y la naturaleza (2004), de Juan Eusebio Nieremberg. .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *