La tragedia de Arthur de Arthur Phillips

El regreso del sello Bruguera está trayendo consigo la aparición en castellano de atractivas obras del mercado norteamericano que difícilmente hubieran llegado a nuestras manos por otros medios. La tragedia de Arthur es una de ellas y dentro de poco nos ocuparemos también de Los náufragos (The Lifeboat).

Arthur Phillips no solo es el autor de esta obra, también es el nombre de personaje principal de esta tragedia. Centrándonos en el autor debemos decir que su versatilidad ha sido aclamada por la crítica norteamericana y que La tragedia de Arthur ha conseguido ser la plena confirmación suya como una de las voces de la literatura estadounidense a seguir con más empeño.

La tragedia de Arthur es una impostura inteligentísima de tomo y lomo. Además ejerce de sí misma con todo descaro y aplomo, lo cual lejos de restarle méritos consigue encumbrarla. Arthur’s tragedy es la obra oculta de Shakespeare, una tragedia en cinco actos que supone el apéndice de este libro cuando debería ser la base. El alter ego del autor recibe de su padre -un impostor, falsificador y estafador en toda regla, amante de Shakespeare- y de su hermana Dana, una cultísima chica con una vida atribulada el único original de la tragedia shakesperiana de Arthur que existe. El actual Arthur decide hacer uso de su herencia publicándola por lo que llega a un acuerdo con RHM para conseguirlo reservándose la introducción. Claro, nadie iba a pensar que la introducción constaría de casi cuatrocientas páginas mientras que la obra dramática con acotaciones no superaría las cien, pero los contratos están para cumplirse.

Así encontramos en ella la verdadera historia de Arthur, su padre, su hermana y sus devaneos con Shakespeare y las falsificaciones contadas por un perdedor cuya vida desde la prisión marcará su padre, más aún con el legado que le ha cedido como albacea.

El autor disfraza con la voz de los protagonistas todo un ensayo teórico sobre el mundo shakesperiano, las relaciones familiares, el éxito y el fracaso y sobre todo la honestidad comparada con las falsificaciones.

Obra inteligente, cultivada, divertida y tragicómica que revisita al Shakespeare más puro en el mundo actual, aparte de regalarnos una tragedia clásica que el lector deberá juzgar si está al nivel de El Bardo o se queda en mera pose.

Por tanto un dos en uno audaz para lectores exigentes y cultos. Enhorabuena a la resurrección de Brugera

.

.

Escrito por Arthur Phillips

Arthur Phillips, uno de los autores internacionalmente más aclamados y vendidos, ha cautivado a medios como The New York Times, Library Journal o Kirkus Reviews. Autor del best seller El egiptólogo, su última novela, la presente La tragedia de Arthur, ha sido ampliamente reconocida como mejor libro del año y su autor como una de las nuevas, y fundamentales, voces de la nueva narrativa norteamericana.

Ficha técnica

Páginas: 496 / PVP: 19.50 €
Sinopsis

El siempre original Arthur Phillips, autor que ha estado en el radar de la crítica norteamericana más prestigiosa, se ha superado a sí mismo en este inteligente juego literario, mezcla de narrativa, teatro y autobiografía, con él mismo como socarrón personaje que se infiltra en el mundo de Shakespeare, en la industria editorial y en su propia familia, provocando un divertido efecto .
Arthur Phillips y su hermana gemela, Dana, mantienen una relación poco común con su padre, también llamado Arthur Phillips, un falsificador apasionado por distorsionar y envolver de magia lo cotidiano. A punto de morir, Arthur, padre, le entrega a su hijo una obra maestra de Shakespeare que él mismo ha descubierto luego de que permaneciera oculta durante siglos, y lo invita a editarla.
Como albacea literario de este patrimonio, Arthur, hijo, se cuestiona a menudo la autenticidad de la obra, al tiempo que pone en tela de juicio, durante el proceso filológico que emprende para comprobarla, la fiabilidad de su tan excéntrica como disfuncional familia. Porque Arthur está plenamente convencido de que esa obra shakespeariana es la mayor estafa llevada a cabo por su padre…

Reseñado por Pepe Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *