El asesino del pentagrama de Sergio Mira Jordán

“las casualidades que creemos simplemente productor del azar aparecen después, no importa el tiempo transcurrido, para darnos la clave de un enigma o la resolución de un misterio”.

“Unos sanguinarios crímenes empiezan a cercar un tranquilo conservatorio de música habitado por unos personajes ambiguos y misteriosos, atrapándonos como notas de un pentagrama mortal. Y siempre bajo el enigma de las Variaciones Goldberg, de Johann Sebastian Bach”.

El asesino del pentagrama (Cuadernos del Laberinto, 2012 ) del escritor y compositor Sergio Mira Jordán es una novela policíaca que mezcla con acierto la investigación policial con el mundo de la música y las matemáticas.

El protagonista de la novela es David Busquiel, profesor de armonía e Historia de la Música en el conservatorio del ficticio pueblo de Del Monte, situado en el valle del Vinapoló, en Alicante. David llegó ocho años antes al pueblo huyendo de un matrimonio fracasado y añorando el cariño de su hija. Después del correspondiente periodo de adaptación, disfruta de una rutinaria vida hasta que un crimen convulsionará tanto su vida como la del pueblo y la de sus compañeros de conservatorio.

Un ex profesor de violín del conservatorio, jubilado cinco años antes de la llegada de David, ha sido brutalmente asesinado. Sobre su cadáver, el asesino ha dejado una partitura que podría contener un mensaje oculto sobre el siguiente asesinato. Beltrán, el sargento de la Guardia Civil encargado de la investigación, acudirá al conservatorio y solicitará la ayuda de David. El sargento es un detective algo atípico, con una incipiente barriga y unas gafas oscuras de miope.

Desde ese momento, el profesor se verá involucrado en una investigación contrarreloj para atrapar al criminal antes de que pueda cometer un nuevo asesinato. Por las páginas de la novela desfilarán los miembros del conservatorio entre los que puede estar el asesino… o la próxima víctima. Personajes como Laura, la elegante y enigmática profesora de flauta; Pablo, el extraño profesor de guitarra; Eduardo, el conserje, todo un correveidile profesional…

El asesino del pentagrama combina la trama policíaca con las referencias a la obra de Bach, concretamente a las misteriosas Variaciones Goldberg, que se convierten en hilo conductor de la novela. Además de la investigación criminal, también habrá lugar para el amor y para la lucha del protagonista por establecer una relación más estrecha con su hija.

El autor consigue atrapar al lector con la intriga planteada además de implicarle en la investigación con una frase al comienzo que hay que tener muy en cuenta y no olvidar hasta el final “las casualidades que creemos simplemente productor del azar aparecen después, no importa el tiempo transcurrido, para darnos la clave de un enigma o la resolución de un misterio”.

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

Escrito por Sergio Mira Jordán

(Novelda, Alicante. 1983)
Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante, escritor y compositor. Poemas suyos pueden leerse en las antologías Hablan los poetas (2004), Con plumas y pinceles (2007), Coloquio de las artes (2009), todas publicadas por la editorial ECU, y en el volumen Silencios encontrados (editorial Corona del Sur, 2011). Su cuento Un trabajo bien hecho fue seleccionado por Mariano Sánchez Soler para El taller de los cuentos oscuros (ECU, 2007).

Ha compuesto también distintas obras sinfónicas para banda (pasodobles, música festera, marchas de procesión…) y piano, así como también las BSO para los cortometrajes Un pacto a la vida, Sed de aire (Primer premio del V Festival Internacional de Cortos «Cinemobile» 2012 de Sevilla), y la música de la canción principal del corto 5 con 5.

Ficha técnica


330 páginas • 15€
Si hay un tiempo de los asesinos, como escribió Arthur Rimbaud, bien podríamos encontrarlo en el desarrollo de esta novela negra, donde, bajo la conexión de un conservatorio de música, comienza a sucederse una serie de crímenes, como notas en un pentagrama mortal compuesto por sangre, música, enigmas de la historia y sentimientos enfrentados entre unos protagonistas que pueden ser criminales y, al mismo tiempo, víctimas: David, profesor divorciado que añora el cariño de su hija lejana y que se verá involucrado en una relación sentimental y en la resolución de los casos; Laura, la elegante y enigmática profesora de flauta; Pablo, el extraño profesor de guitarra; Eduardo, el conserje, todo un correveidile profesional…

Las famosas Variaciones Goldberg, de Johann Sebastian Bach, actúan como hilo conductor en el ambiente claustrofóbico del conservatorio, donde el sargento Beltrán, de la unidad de homicidios de la Guardia Civil, tratará de hallar la solución y cerrar el enigma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *