Cama de David Whitehouse

portada de 'Cama'La primera novela del inglés David Whitehouse (Nuneaton, 1981) nos sumerge en el entramado de dependencias y servidumbres que, si es habitual encontrar en una familia normal, con mayor razón estará presente en la de Malcolm Ede, personaje que, en lugar de asumir las responsabilidades que conlleva el acceso a la vida adulta, decide, al cumplir los veinticinco, permanecer en cama de forma indefinida y acumular grasas hasta convertirse, con media tonelada, en el hombre más gordo del mundo. Su hermano menor será quien nos relate los antecedentes y las consecuencias de una actitud que expresa la pérdida de toda esperanza, la frustración que supone aceptar la inviabilidad de nuestros sueños.Malcolm ha sido desde pequeño un niño excéntrico, tiránico y caprichoso, con la comprometedora costumbre de desnudarse en los lugares y momentos más inoportunos: en el supermercado, en el teatro, en el aeropuerto o en casa cuando hay visitas. Su fuerte personalidad le lleva a través de una adolescencia triunfante hacia una juventud cuya plenitud garantiza la presencia de su novia Lou, pero en la que, a la monotonía de su vida laboral se une la decepción por un futuro predecible, para, finalmente, conducir a Malcolm a tomar una decisión que, en el presente del relato, lleva manteniendo durante veinte años y medio.

Durante todo ese tiempo su abnegada madre vive exclusivamente para cuidarlo y alimentarlo, a fin de cuentas lo que mejor sabe hacer, y su taciturno padre se afana en la buhardilla construyendo ingenios mecánicos con los que busca redimirse de una culpa que lo acompaña desde que el ascensor que construyó para una mina en Sudáfrica sufrió un accidente mortal. Mientras, Malcolm se niega a ver a Lou que a su devoción por este, añade ahora una desinteresada dedicación a su desconsolado padre, al que acaba rescatando de la tristeza y la desidia tras la pérdida de su esposa.

Pero todo esto se complica, además, con los sentimientos que Lou provoca en el hermano menor, y que este convierte en el motivo central de una narración que, a pesar de llevarle hasta Estados Unidos, parece certificar la imposibilidad de escapar del campo gravitatorio creado por la masa de su hermano. Una fuerza de atracción que hace orbitar a su familia, y que implica, también, el acoso de los periodistas televisivos, la acumulación de correspondencia y la constante presencia de curiosos.

De esta forma, antes que someterse a una vida convencional, Malcolm ha preferido inmolarse, pero transformando, desde su punto de vista, un acto puramente egoísta en un generoso sacrificio propio de un verdadero Redentor, proporcionando a sus padres una forma de realización personal basada en el servicio a los demás, y a su hermano, la posibilidad de convertir en realidad sus deseos. Y como tal Redentor debería tener derecho a una sublime Ascensión a los cielos. Pero de ese eventual suceso sólo podrá tener noticia el lector que se deje llevar por la ágil prosa de Whitehouse hasta el final.

Rafael Martín

FICHA DEL LIBRO
Título: Cama | Autor: David Whitehouse | Editorial: Libros del Silencio | Páginas 328 | Precio 20€ | Reseñado por Rafael Martín

Escrito por David Whitehouse

David Whitehouse (Nuneaton, 1981). Igual que el narrador de Cama, trabajó en una carnicería durante su adolescencia, tras lo cual estudió Periodismo en el London Institute. Fue redactor de la revista Jack y miembro del consejo de edición de Maxim. A partir de 2006 empezó a escribir artículos (algunos de los cuales resultaron premiados) en medios como The Guardian, The Sunday Times, The Independent, Esquire, Time Out o The Observer Magazine. Realizó el guión del cortometraje The Archivist, que se proyectó en festivales como los de Berlín, Seattle y Múnich. Después de pasar por la revista Heat, actualmente es uno de los editores de Shortlist.Cama, su primer libro, recibió en 2010 el premio To Hell with Prizes a la mejor novela inédita..

Reseñado por Rafael Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *